Inicio A Fondo Colombia Diversa, 10 años de luchas

Colombia Diversa, 10 años de luchas

Género, diversidad sexual y cambio social.

El abogado Mauricio Albarracín, nuevo director de la ONG Colombia Diversa, habló con Sentiido sobre el panorama, el activismo y el movimiento LGBT del país.

quien es mauricio albarracin de Colombia Diversa LGBT
El abogado y activista Mauricio Albarracín, es director de la ONG Colombia Diversa desde el primero de abril de 2014.

La vida le ha rendido. Con 31 años, además de abogado y filósofo, Mauricio Albarracín, un nombre que resulta familiar en el activismo LGBT de Colombia, tiene dos maestrías en Derecho. Además, desde el pasado primero de abril de 2014 es el nuevo director de la ONG Colombia Diversa, organización que este año cumple una década de trabajo por el reconocimiento y la igualdad de derechos de las personas LGBT del país.

Esta ONG fue creada en 2004, a raíz de que en septiembre de 2003 se hundió en plenaria del Senado, el segundo proyecto de ley presentado por la entonces senadora Piedad Córdoba, que buscaba otorgarles reconocimiento jurídico a las parejas del mismo sexo.

En sus primeros años de vida, Colombia Diversa se enfocó en investigar y documentar la situación de Derechos Humanos de las personas LGBT.  A partir de 2006,  la organización inició acciones legales para lograr el reconocimiento de los derechos de las parejas del mismo sexo.

Además de ser uno de los responsables de que en Colombia hoy existan parejas homosexuales casadascon iguales derechos y deberes a cualquier otra– Mauricio Albarracín también es conocido por los debates que lidera desde sus blogs y redes sociales.

Mauricio se hizo aún más famoso el día que publicó apartes de la tesis de grado de Alejandro Ordóñez, procurador general de la Nación. Este documento se convirtió en un importante hallazgo, al revelar de manera palpable, cuáles son las aspiraciones de este funcionario para Colombia.

Por su conocimiento sobre la “obra literaria” del procurador, Albarracín podría contribuir en una biografía no autorizada de Ordóñez. Probablemente escribiría que en el año 2013, de no ser por este funcionario, Colombia se habría sumado oficialmente a los 15 países que cuentan con Matrimonio Igualitario.

“Colombia venía avanzando en la igualdad de derechos de las mujeres y las personas LGBT y, apenas llegó el procurador, el escenario cambió radicalmente. Ordóñez no solamente es enemigo del matrimonio entre personas del mismo sexo, sino de la adopción, las políticas públicas LGBT y las medidas antidiscriminación. Es un peligro para una democracia”, afirma Albarracín.

Marca registrada

Mauricio Albarracín es una marca registrada en el movimiento LGBT. Vive orgulloso de definirse activista y sus conclusiones y puntos de vista son lineamientos a seguir para muchas personas. Ha estado vinculado a Colombia Diversa de manera intermitente. Sin embargo, desde abril pasado asumió la dirección, en remplazo de Marcela Sánchez, trabajadora social que después de 10 años a la cabeza, decidió hacer un alto en el camino para estudiar fuera del país.

Albarracín llegó al activismo cuando aún era un estudiante de Derecho en la Universidad Industrial de Santander (UIS). Todo surgió a raíz de una investigación que estaba realizando sobre el movimiento LGBT y el Derecho Constitucional en Colombia. En últimas, el mismo tema que aún trabaja.

Como parte de la investigación, viajó a Bogotá a un encuentro nacional de activistas LGBT. Después de esa experiencia, decidió que no quería ser un observador imparcial. “Dije: soy gay y hay necesidades jurídicas en las que puedo aportar”.

En los 13 años que lleva como activista, ha sido protagonista y testigo de la transformación del movimiento LGBT de Colombia. “He visto la consolidación de numerosas organizaciones cada vez más estratégicas y con mejor discurso”.

Recuerda que hace 10 o 15 años no existían personas abiertamente LGBT en los partidos políticos, ni gente reclamando sus derechos, vía tutela, de manera tan masiva y organizada como ahora.

“En ese entonces era impensable que el Gobierno nacional trabajara políticas públicas LGBT y hoy eso es posible. Soy optimista sobre el movimiento: creo que cada vez es más grande, maneja una agenda más completa y está más articulado”.

Reconoce que, como en cualquier otro, en el LGBT también hay tensiones internas, algo que no le preocupa porque es señal de que está vivo. “Lo que sí siento es que necesitamos fomentar más el trabajo voluntario y lograr que más gente joven participe”.

Albarracín también quisiera que menos organizaciones estuvieran vinculadas con administraciones políticas y que un mayor número fuera de carácter civil, para ser más independientes frente a actores políticos e institucionales.

Uno de los momentos que más le emociona rememorar, es el 7 de febrero de 2007. Ese día, mediante la Sentencia C-075, la Corte Constitucional reconoció que la Ley 54 de 1990 que regula las uniones maritales de hecho heterosexuales (o unión libre), también debía proteger a las uniones del mismo sexo.

Recuerda como uno de los días más tristes el lunes 19 de junio de 2007. El viernes anterior, Albarracín junto con otros activistas, habían celebrado que prácticamente el Congreso había aprobado un proyecto de ley que otorgaba derechos patrimoniales y de seguridad social a las parejas del mismo sexo.

Sin embargo, ese lunes de junio les avisaron que el proyecto se estaba hundiendo. “Era una ley que estaba aprobada y que se cayó, en una votación de conciliación, por unos problemas de redacción. Y como faltaba un día para que se acabara la legislatura, el proyecto se hundió definitivamente”.

Otro momento doloroso lo vivió en abril de 2013 con el proyecto de ley de Matrimonio Igualitario. “Me sorprendió mucho la votación y la baja calidad del debate”. Pero también fue un momento emotivo porque sintió que la gente estaba brava.

Los momentos más brillantes en su historia como activista han sido en la Corte Constitucional y, los más oscuros, en el Congreso. De cierta manera, eso corresponde con la historia de la igualdad de derechos LGBT en Colombia: la Corte ha sido la defensora y el Congreso, el opositor.

1. En estos 10 años, ¿cuáles han sido los principales logros de Colombia Diversa?

Hoy las parejas del mismo sexo tienen derechos muy importantes gracias al trabajo que hemos adelantado directamente o con aliados. También, hemos recogido datos sobre violencia contra la población LGBT. Tenemos, más o menos, 600 homicidios registrados desde 2004. En ese tema en particular, las organizaciones LGBT son muy resistentes a trabajar, especialmente aquellas vinculadas a los gobiernos, porque hablar de esto es criticarlos y mostrar la ineficacia de las políticas públicas.

2. Algunos activistas dicen que la prioridad de Colombia Diversa es el Matrimonio Igualitario, más por presión internacional que por interés de las personas homosexuales en casarse. ¿Qué opina?

En este país, hasta antes de la Sentencia C-075 de 2007 de la Corte Constitucional, si una persona vivía con su pareja, legalmente eran amigos. Como desde entonces la Corte protegía los derechos de las parejas del mismo sexo, en 2010 un ciudadano consideró que era oportuno dar el paso al Matrimonio Igualitario.

Nosotros teníamos dudas de que pudiera lograrse, principalmente por el Artículo 42 de la Constitución Política de Colombia. Además, en ese momento ni siquiera habíamos logrado una implementación plena de los derechos de las uniones maritales de hecho. No obstante, respaldamos al ciudadano demandante.

Más adelante, otra persona presentó una demanda y, junto con otras organizaciones y voluntarios, decidimos que era el momento de hacer una demanda exprés argumentando por qué el matrimonio debía ser igualitario. Posteriormente, la Corte produce la sentencia C-577 de 2011, que señala que las parejas del mismo sexo sí constituyen familia pero que su protección debe estar dada por un debate político en el Congreso. Y con otros actores, Colombia Diversa acompañó este debate.

De manera simultánea nos preparamos para lo que pasaría después del 20 de junio de 2013, la fecha límite que la Corte le estableció al Congreso. Iniciamos una estrategia jurídica a la que tuvimos que buscarle financiación. Colombia Diversa solamente tiene dos profesionales para trabajar tanto en litigio como en el informe de Derechos Humanos. Es decir, un solo profesional se dedica a todo el trabajo en la Corte Constitucional.

Nosotros no decidió hacer un litigio sobre Matrimonio Igualitario, fueron los ciudadanos y las mismas parejas quienes empezaron este proceso. Ahora, el tema de la adopción por parte de parejas del mismo sexo se empezó a trabajar porque Ana Leiderman y Verónica Botero llegaron a Colombia Diversa a pedir ayuda. Llevamos cuatro años en este caso que hemos trabajado de la mano con el abogado Germán Humberto Rincón Perfetti.

Es injusto decir que trabajamos estos temas por capricho o presión de organizaciones internacionales. Es la gente la que busca el apoyo legal. Nosotros tenemos la agenda de los ciudadanos.

quien es mauricio albarracin de Colombia Diversa LGBT
El nuevo director de la ONG Colombia Diversa tiene una maestría en Derecho de la Universidad de Los Andes y otra de American University.

3. Activistas LGBT señalan que Colombia Diversa “acapara” todo lo LGBT del país. ¿Qué opina?

En Colombia Diversa trabajamos cinco personas y tenemos que conseguir la plata para funcionar. Es una organización que gestiona proyectos y busca donaciones. Trabajar en las demandas y esfuerzos que hacemos genera un reconocimiento público. Finalmente es una organización que tiene 10 años. Sin embargo, toda la información de Colombia Diversa es pública. Esta es una organización que nunca tiene utilidades y que, incluso, hay años en los que ha tenido pérdidas.

Hay quienes reconocen a Colombia Diversa como un referente en temas LGBT, no solamente en el país sino en América Latina, algo que se ha logrado a pulso. Esta es una organización que, en muchas ocasiones, actúa en coalición y si alguien nos pide apoyo, se lo damos. Además de injustas, esas afirmaciones resultan desmotivantes porque no solamente está el procurador diciendo que el matrimonio y la adopción es algo impuesto por agencias internacionales, sino que además hay activistas LGBT en el mismo plan.

4. ¿Cree que el activismo debe ser remunerado?

Las personas deberían poder trabajar y desarrollarse profesionalmente en el cambio social. De lo contrario, la gente tendría que buscar otras opciones laborales. Una persona no puede toda la vida ser un apóstol de la igualdad sin tener un espacio laboral y de crecimiento interesante.

5. ¿Qué opina del activismo de besatones, plantones y protestas?

Es un gran complemento del trabajo judicial. Toda buena movilización jurídica debe tener una movilización social. Lo interesante es eso: sacar el derecho a las calles, hacer protestas y vivir los derechos. Eso es lo que me gusta del activismo, que la gente se empodere de sus derechos.

6. ¿Cree que el activismo y la academia trabajan de manera articulada?

En nuestro caso, tenemos una muy buena relación con la academia jurídica. La Universidad Nacional también ha sido un actor muy interesante en el movimiento LGBT. Creo que la Universidad Javeriana es una institución liberal en una iglesia equivocada, que ha hecho esfuerzos como el Ciclo Rosa, que trajo una energía de discusión cultural refrescante. A pesar de estos ejemplos y de otros casos, siento que a las universidades les hace falta mucho. Sin embargo, esto también se gesta en los grupos universitarios que ponen temas y los mueven en sus espacios.

7. ¿Ve viable la articulación del movimiento LGBT con otros movimientos?

Con dos movimientos ya se ha hecho un trabajo de articulación interesante: con el de mujeres y con el de Derechos Humanos. Hoy, en estos dos, siempre se habla de LGBT. Y eso es un gran logro. Con movimientos afro e indígenas y en temas de desigualdad económica e inequidad hay que trabajar más.

8. Hay quienes critican el uso de la sigla “LGBT”, entre otras cosas, porque aseguran que encasilla a las personas en identidades fijas. ¿Qué opina?

Yo tiendo a hablar como la gente habla. No me parece que tenga que imponer una categoría. Uso la sigla LGBT porque muchas personas así lo hacen. Para mí no hay una gran discusión al respecto, lo más importante es que la gente entienda de qué estamos hablando y mantener el espacio político LGBTI que nos ayuda a representarnos frente a terceras personas, otros movimientos y el Estado.

9. ¿Qué opina de que los activistas se vinculen, laboralmente, a dependencias y organizaciones públicas?

El activismo tiene reglas y la primera de todas es la transparencia. Es importante que cuando existan conflictos de intereses, los activistas lo digan. No es para que dejen de hacer las cosas, pero la ciudadanía debe saber en qué están para evitar que jueguen doble.

El hecho de que un Gobierno haga algo por los derechos LGBT no lo hace inmediatamente “pro LGBT”. Hay unos que lo hacen por pura diplomacia o por aparentar. Yo creo que es bueno mantener una independencia crítica, incluso cuando se forma parte de las instituciones.

El Estado y las burocracias tienen formas particulares de ver el mundo, distintas a las del activismo. Y a veces es más fácil lograr cambios desde afuera. Es posible que en estos espacios haya personas comprometidas, pero la burocracia las tiene “encarceladas”.

10. ¿Son las personas LGBT las más indicadas para ocupar cargos en los que se aborden temas LGBT?

Más que ser LGBT o heterosexual, lo más importante es el compromiso y tener conciencia sobre la discriminación. Tiendo a pensar que las personas LGBT activistas tienen más desarrollado ese ojo crítico, pero esto no es un obstáculo para que alguien heterosexual trabaje en esto.

11. Algunos activistas dicen que Colombia Diversa es una organización mediática que se “roba” el protagonismo respecto a lo LGBT. ¿Qué opina?

Colombia es más diversa, plural y democrática entre más activistas y organizaciones tenga. Así como nosotros valoramos el trabajo de otras personas, también las invitaría a que valoren el ajeno. Somos respetuosos de los procesos de política pública, participamos como cualquier otra organización. Y como las demás, también nos falta personal y tenemos muchas demandas.

Ahora, Colombia Diversa tiene un conocimiento importante y no me parece un pecado ser destacados por esto. Los momentos judiciales y lo que ocurre en la Corte Constitucional suele ser mediático. Además, como las discusiones sobre Matrimonio Igualitario son globales, es un tema que está en la agenda de los medios de comunicación.

12. ¿Le parece importante que cada ciudad tenga una política pública LGBT?

Si la política pública es un papel que hizo un consultor, no me parece. Si se trata de medidas concretas en educación, violencia, Policía y servicios administrativos, estoy de acuerdo. Mi preocupación con las políticas públicas es que sean muy conceptuales y poco prácticas. Lo que más me gusta de la de Bogotá son los proyectos que uno puede ver, tocar y medir como la Casa Refugio o los Centros de Atención a la Diversidad Sexual.

13. ¿Cómo evalúa la política pública LGBT nacional?

Me preocupa que, después de cuatro años, aún no exista. Sigue siendo algo abstracto y muy pocas personas saben por qué es importante o cómo afecta su cotidianidad. Me parece que ha sido un proceso muy lento y poco transparente. Me gustaría que los responsables de esta política dijeran en qué van, quiénes están trabajando o qué hace falta. Sería interesante que existiera, por ejemplo, un sitio web con esta información. Hay que establecer medidas y sacarlas adelante.

14. ¿Cuáles son sus expectativas con el nuevo Congreso de Colombia?

Es un Congreso al que le falta legitimidad política si se suman los votos nulos, blancos y la abstención. Fue elegido con una votación muy bajita. Es interesante que haya personas como la representante Angélica Lozano, abiertamente lesbiana, porque va a ser más difícil insultar a las personas LGBT. Sin embargo, soy escéptico porque las fuerzas alternativas son muy pequeñas. No obstante, hasta en los partidos más tradicionales hay personas “pro LGBT” que podrían formar una coalición. Lo que pasa es que el tema de la paz va a ser el protagonista y no creo que haya mucho espacio para lo LGBT.

15. Después de 10 años, ¿qué viene para Colombia Diversa?

Tenemos los litigios del procurador contra el Matrimonio Igualitario. También, el tema de las mamás lesbianas de Medellín y un nuevo reto relacionado con los hijos de las personas LGBT. En la Corte, también hay casos muy interesantes sobre derechos de población trans, los cuales estamos monitoreando para que se produzca buena doctrina al respecto. Seguiremos también indagando sobre la violencia, homicidios y abuso policial contra las personas LGBT.