Derecho de admisión vs. discriminación en bares LGBT

Derecho de admisión vs. discriminación en bares LGBT

5
Periodismo, opinión y análisis LGBT.
Compartir

Edison cuenta que hace unos meses una mujer trans le dijo que un amigo suyo se había quedado con su cartera y que, por tanto, saldría de Theatron a recogerla y regresaría. “Le pedí al personal de seguridad que cuando volviera la requisaran nuevamente. Ella pensó que no lo harían y su bolso estaba lleno de droga”.

Para algunas personas, es evidente que en ciertos bares LGBT evalúan el ingreso de las personas según su imagen. Foto: flickr.com/photos/zdub/

Lo cierto es que muchas personas LGBT coinciden en que la discriminación que en ocasiones encuentran en los bares “heterosexuales”, es la misma que enfrentan en los lugares que supuestamente las protegen.

Andrea Barragán relata que un amigo suyo iba a entrar a Theatron acompañado de una persona con tatuajes y perforaciones. Les negaron el ingreso. “Mi amigo intentó entrar solo y pudo hacerlo, fue entonces cuando le manifestó su inconformidad a uno de los funcionarios del lugar, quien no tuvo problema en responderle: ‘y hablando de discriminación, ahora usted también se va’ y lo sacó”.

También se reclama que las excusas utilizadas para evitar el ingreso son: “tenemos fiesta privada” o “se requiere la tarjeta StarCard”. Y esto es, en opinión de muchos, una forma discreta de discriminar. Edison Ramírez confirma que en su establecimiento manejan la StarCard como una estrategia para incentivar la fidelidad de sus clientes.

Fiesta privada o excusa

No obstante, para Dila Marín, antigua administradora de Romeo, los argumentos de “fiesta privada” o “tarjetas VIP” no pasan de ser pretextos para conservar un estilo de clientes. En sitios como Theatron, agrega Daniel Sánchez de Village, la ropa que se lleve es motivo suficiente para reservarse el derecho de admisión.

Afirmaciones que no comparte Edison Ramírez. “Uno con qué objetividad dice este es bonito y puede entrar o este es feo y se queda por fuera. O quién está bien vestido y quién no. Eso es ridículo”.

Explica que en Theatron no se permite el ingreso de personas con chancletas y bermudas porque no es el código de vestimenta para el lugar, más que todo, por razones de seguridad. “Si se rompe una botella se corre el riesgo de cortarse. Y el hecho de que sean extranjeros quienes vengan vestidos así no significa que voy a ser más flexible con ellos. Las normas son para todos”.

Según Edison, Theatron es un bar al que en promedio asisten 4.000 personas un fin de semana. “¿Así que de qué discriminación puede hablarse? Las quejas que, por el contrario recibo, es que acá entra todo el mundo. Dentro del mismo mundo gay es donde más se critica y discrimina”.

Su establecimiento, agrega, sí tiene unas políticas de ingreso para garantizar una adecuada convivencia. “Más que un derecho de admisión, es un reglamento para impedir que entren menores de edad, personas tomadas, armadas o en mala actitud”.

Otro reclamo frecuente es que una buena parte de estos espacios parecen concebidos, única y exclusivamente, para hombres homosexuales. Así, por ejemplo, en junio de 2012, Caribe Afirmativo denunció al bar Studio 54, con sede en Cartagena, porque uno de sus meseros agredió a una mujer lesbiana.

Algo similar le sucedió a Andrea Barragán a la entrada del bar Tri3ar en Chapinero (Bogotá). “Como el chico de la entrada se me quedó mirando, por molestar le dije: yo soy todo un varón y él se sintió retado y casi se me va encima”.

Alanis agrega que en dicho lugar en una ocasión golpearon a una amiga suya porque un mesero la obligó a bajarse de una silla y ella no quiso hacerlo.

El problema de fondo es que quizás en Colombia no hay bares para personas gays, lesbianas, bisexuales y transgeneristas y lo que predominan son espacios para hombres gays, blancos y que puedan pagar consumos altos.

“Son establecimientos tan masculinos como un billar, un cuartel de policía o un monasterio, solamente que los hombres se dan besos entre sí. Cuando estoy en Theatron me siento en el ejército, con la diferencia de que los hombres huelen más rico”, dice Andrea García.

Son espacios, añade Alanis, con un altísimo grado de misoginia, transfobia, clasismo y racismo. “No son lugares de socialización sino de consumo que se han aprovechado de un mercado creciente llamado LGBT”.

Consumo “rosa”

Village Café, por ejemplo, completa Barragán, pertenece a una mujer heterosexual que encontró en la sigla LGBT una oportunidad de negocio. “Lo que nos sucedió en este lugar está encadenado a esa historia de los bares homosexuales como espacios netamente masculinos. Frente a eso, las demás personas no valen ni siquiera como consumidores”, enfatiza Alanis.

Para Andrea García, es una suerte de disfraz y falacia hablar de un espacio incluyente cuando están lejos de serlo. “Hay que acabar con esa payasada identitaria de lo LGBT: es ficticia y no genera inclusión sino que, incluso, legitima la violencia”.

Los llamados bares LGBT le parecen “antidiversos” porque, entre otras cosas, ponen restricciones para el ingreso de indígenas, afrodescendintes y hasta mujeres. “Son más cerrados que otros. Me siento mejor en sitios como El Goce Pagano, que no están marcados por sexualidades y no se lucran de una sigla”.

Lo cierto es que el racismo, clasismo y misoginia de la que se acusa a los denominados espacios LGBT no es una práctica propia de las personas diversas sexualmente, sino algo inscrito en la estructura social.

Sucede lo mismo en bares heterosexuales como en homosexuales porque hay un contexto que permea a unos y a otros. Las discriminaciones que existen dentro de la población LGBT son las mismas que persisten en el resto de la sociedad.

Para Wilson Castañeda, la sociedad está en deuda de implementar procesos de formación en temática LGBT donde los primeros en participar sean los dueños de bares, meseros, porteros y taxistas. “Es importante que esos establecimientos tengan acciones afirmativas con esa población a la que dicen estar dirigidos”.

Según César Sánchez-Avella, las personas LGBT no pueden seguir conformándose con “lo que hay” sino empezar a exigir sus derechos como seres humanos y consumidores. “Los comerciantes de este sector están confiados en que, como la oferta es limitada y son espacios que la gente necesita, pueden tratarla como quieran y hacer uso cada vez que les provoque del ‘derecho de admisión’”.

Un derecho que, dicho sea de paso, no puede convertirse en sinónimo de discriminación. Lo mínimo que un consumidor puede esperar, independiente de su raza, clase social u orientación sexual, es un trato digno. Bares y discotecas están en mora de hacer públicas sus reglas de juego, así como los derechos de los consumidores y los criterios por los cuales prohíben el ingreso.

¿Qué se puede hacer?

El abogado Mauricio Noguera propone algunas acciones en caso de discriminación en un establecimiento público:

  • Criterios discriminatorios: un  bar puede reservarse el derecho de admisión por unos criterios legítimos pero, para tal fin, no puede valerse de premisas discriminatorias prohibidas constitucionalmente.
  • Tutela: esta es una herramienta válida para el reconocimiento de los derechos fundamentales y evitar la discriminación.
  • Solicitar una sanción: como también se trata de una situación de maltrato comercial o de atención indebida, se le puede pedir a la Superintendencia de Industria y Comercio que sancione al establecimiento.

Comentarios

Comentarios

Powered by Facebook Comments