Diferentes formas de ser trans

Diferentes formas de ser trans

Género, diversidad sexual y cambio social.
Publicado en
Con un especial de varias entregas, Sentiido se une a las voces que en octubre le recuerdan al mundo que las personas transgénero no están enfermas. Primera parte.
qué es ser una personas trans
Lorena Duarte, mujer trans, durante una manifestación en Bogotá, 2011.

Lina caminaba por un tramo congestionado de la Carrera Séptima de Bogotá. Avanzaba tomada de gancho de su amiga Isabella.

De repente, una voz las sorprendió por la espalda: “Ahora sí se descararon. Basta con haberles dado unos derechos para que crean que pueden andar por la calle como quieran”.

El intento de insulto que esta persona les hizo a estas dos mujeres transgénero o trans, demuestra lo cruzadas que el peatón tenía (o tiene) sus ideas: pensaba que se trataba de dos hombres homosexuales que, “en la fase final de su gaysura” habían empezado a vestirse como mujeres.

Como esta persona, hay millones de colombianos que no tienen idea de qué es ser transgénero. De la sigla LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales), con esfuerzo llegan hasta la “G”.

La “T” es justamente la letra que agrupa a esta población. El manual ¿Dónde está la diferencia? elaborado en 2011 por Colombia Diversa, entre otras instituciones, las define como aquellas personas que desarrollan una identidad de género contraria a la esperada por su sexo biológico. (Ver al final del artículo recuadro con algunas variantes del transgenerismo).

Son a quienes se educa como hombre o mujer según su genitalidad, pero quienes sienten que ese género no es el que les corresponde: se identifican con el sexo opuesto y no tienen, por tanto, un comportamiento acorde con lo que la sociedad espera de ellos. Son hombres con pene que se construyen como mujeres o, mujeres con vagina, que lo hacen como hombres.

Se llaman mujeres trans a quienes nacieron con genitalidad masculina pero se identifican con el género femenino y, hombres trans, a las personas que llegaron al mundo con vagina pero se identifican con el género masculino.

Bienvenidos los grises

La construcción también puede ser hacia un estado que no sea exclusivamente masculino ni femenino, sino intermedio. Este es el caso de Lilith Natasha Border Line, directora de Transcity (comunidad transgenerista de Medellín). Pues, afirma, “nunca he sido ni completamente masculina ni femenina: soy transgenerista”.

Diana Navarro, mujer trans y quien se define como “negra, marica y puta”, agrega que no se nace ni hombre ni mujer. Por su genitalidad, las personas son clasificadas en uno u otro sexo y a partir de ahí se imponen roles masculinos o femeninos ignorando que la identidad de género no siempre va en concordancia con los genitales.

Desde los siete años Lina Montero, mujer trans de 34 años, sentía que su cuerpo no correspondía con lo que sentía. “Pero la gente me decía: usted es un niño y tiene que portarse como tal. Así que vivía en un conflicto interno porque me sentía bien de una manera pero me obligaban a comportarme de otra”.

Las personas trans quieren que su mente y cuerpo hablen el mismo idioma. Para esto acuden entre otras alternativas a terapia hormonal y a procedimientos quirúrgicos. Las investigaciones médicas señalan que la transición más frecuente es de hombre a mujer.

Sin embargo, según Elena Martin, psiquiatra y docente de la facultad de medicina de la Universidad Nacional de Colombia, desde hace unos años cada vez se ven más mujeres con identidad masculina y personas más jóvenes, no tan adultas, iniciando el tránsito hacia el otro sexo.

Lina Montero empezó este proceso hace dos años, a los 32, cuando conoció casos de quienes ya lo habían hecho. Antes vivía su identidad de género en la privacidad de su cuarto. “Lo bueno fue que no tomé mi decisión viciada con tanta información que circula por ahí de que tal producto saca tetas o que es aconsejable inyectarse aceite en la cola”.

Comentarios

Comentarios

Powered by Facebook Comments