Inicio A Fondo El día en que nació David Alexis

El día en que nació David Alexis

Género, diversidad sexual y cambio social.

La experiencia con su hijo, motivó a Juan Carlos Tapia a crear un sitio web para orientar a padres y madres de familia sobre transexualidad. Su propósito es ayudarles a que tomen decisiones pensando en el bienestar de sus hijos.

que es ser transgenero
De izquierda a derecha: Juan Carlos Tapia, su hijo David Alexis y su esposa Mónica Jorquera, quienes viven en Chile. Foto: archivo particular.

Parecía que iba a ser un día más. Uno sin mayores novedades. Mónica Jorquera recogió a su hija en el colegio. Pensó que al subirse al carro, Andrea le contaría cómo había estado su día y que al llegar al apartamento, almorzaría y se pondría a hacer sus tareas. Otro día más.

No fue así. Ese día cualquiera, Andrea le reveló con angustia a su mamá, como quien no aguanta más un secreto, que se sentía un hombre atrapado en el cuerpo de una mujer. Con dificultad y sin entender del todo las palabras de su hija de 12 años, Mónica llegó al apartamento donde Juan Carlos Tapia, su esposo y el papá de Andrea, alistaba el almuerzo.

Al ver las caras de preocupación de las dos, les preguntó: “¿qué pasó?” Su hija le repitió lo que le dijo a su mamá y agregó que se sentía así desde muy niña.

Juan Carlos recuerda que su corazón se aceleró y que sus piernas empezaron a temblar. Fue un momento difícil y extraño en el que parecía que el tiempo no pasaba. Sin embargo, su reacción no fue echar a su hija de la casa ni decirle que estaba equivocada o que ella había nacido mujer y así tenía que quedarse.

Mientras Andrea lloraba, Juan Carlos la abrazó con fuerza para recordarle que su amor era incondicional. “Te queremos mucho y siempre te apoyaremos”, fueron sus palabras. Le prometió, también, que buscarían asesoría de los mejores especialistas en el tema.

Juan Carlos veía que Mónica contenía el llanto. Le parecía que sufría sin entender muy bien lo que pasaba. Lo que sí sabían era que tenían que estar ahí, acompañando a quien hasta entonces se identificó como Andrea.

Esa tarde nació David Alexis, quien hoy tiene 14 años. Enfrentar los primeros meses fue una de las tareas más difíciles porque no encontraron información confiable en Internet ni profesionales que pudieran asesorarlos en Chile, país en el que viven.

“No encontramos entidades, organizaciones, fundaciones o grupos de personas que atendieran a niños, niñas y adolescentes transexuales. Las que existen, están enfocadas en adultos”, señala Juan Carlos.

Se necesitan leyes

En Chile, explica, tampoco hay leyes que reconozcan a esta población, ni políticas públicas para que las instituciones educativas aborden el tema de una manera apropiada. “Aunque actualmente se está discutiendo un proyecto de ley de identidad de género que incluye a niños y niñas”.

Para Juan Carlos, la parte legislativa es fundamental porque les permiten a las minorías protegerse de las mayorías que abusan de su poder. “Si la mayoría dice que las personas transexuales están enfermas, ¿se debe aceptar el daño que intentan imponer?”.

Solamente en Santiago de Chile, señala, hay siete casos confirmados de niños, niñas o adolescentes transexuales, quienes son atendidos por profesionales. La menor es de cinco años y, el mayor, de 15.

“Seis de estos niños han sido rechazados en algún momento por sus familia o han tenido que cambiarse de colegio por problemas de aceptación o por el mal manejo que docentes, directores y padres y madres de familia le dan a la situación. En muchos casos, no reciben atención profesional a tiempo y cuando la tienen, no es por personas que sepan al respecto”, afirma Juan Carlos.

David Alexis es el único de los siete casos conocidos que desde el principio recibió total apoyo de su familia, amigos y compañeros de curso. En el colegio ha sido respetado por el cuerpo docente, el director y demás funcionarios.

Después de una ardua búsqueda, Juan Carlos y Mónica encontraron algunos profesionales en psicología que atendieron a su hijo. Actualmente también es tratado por un endocrinólogo. “Adicionalmente conocimos a integrantes de la Organización de Transexuales por la Dignidad de la Diversidad (OTD) y nos sumergimos de lleno en el tema de la transexualidad”.

Ahora el objetivo de Juan Carlos es consolidar una red de profesionales que pueda atender a estos niños y a sus familias y disponer de un espacio donde se reúnan para compartir experiencias, participar en talleres y fortalecer habilidades.

También, con el ánimo de ofrecer información confiable y de calidad sobre transexualidad, Juan Carlos creó la página transexualidad.cl. “Este sitio nace para orientar a padres y madres con hijos transexuales, que no saben qué deben hacer o a quién dirigirse. Al estar informados, podrán tomar mejores decisiones”.

Un trabajo colectivo

Entre las personas que aportan contenido para el sitio web están las psicólogas Varinia Leiva y Francisca Burgos; Magdalena Fabri, de la Organización de Transexuales por la Dignidad de la Diversidad (OTD) y Paula Fritis Arcaya, educadora de párvulos.

También están Nicole Sepúlveda, profesora de educación media, Andrés Rivera, consultor en derechos humanos e identidad de género, Nayaded Lara, licenciada en Trabajo Social, Enzo Devoto, endocrinólogo, Alfredo Grande, psiquiatra, René Panozo, pediatra y las activistas Gabriela Mansilla y Jimena Norambuena.

Además de sentir que han madurado como personas y como familia, Juan Carlos cree que durante todo este proceso también se han cuestionado sobre el papel del activismo. “A diario se exige igualdad de derechos. Pero se requiere igualdad entendiendo que todos somos diferentes. Exigimos trato igualitario, pero sabemos que nuestros hijos necesitan una atención diferenciada”.

Hoy David Alexis vive, actúa y se viste como siempre quiso. Y el bienestar que irradia no es casual. Se debe principalmente al apoyo de su familia, a la perseverancia de sus papás para estudiar y entender algo que les resultaba nuevo y a la asesoría de los profesionales que han conocido por el camino.

Según Juan Carlos, ahora entiende que su hijo no estaba atrapado en un cuerpo que no le correspondía, sino que necesitaba de su apoyo para adecuarlo a su esencia y a lo que sentía, para que en últimas fuera más feliz. Lo que realmente le importa.

Enlaces relacionados:

 La historia de Camille, la hija de Fanny Kertzman
“Una mujer más, eso es todo lo que quiero ser”
El renacer de Eliana
¿Cis qué?
Los retos de la población transgénero
El caso de Valerie
“Desde que las niñas son rosadas y los niños azules, estamos jodidos”
Diferentes formas de ser transgénero

Comentarios

Comentarios

Powered by Facebook Comments