En 31 días nos vemos

En 31 días nos vemos

11
Periodismo, opinión y análisis LGBT.
Compartir

Daniel Zamudio y Agnes Torres, dos víctimas de prejuicios sociales.

La noticia de la muerte del joven chileno Daniel Zamudio recorrió por varios días las novedades de Facebook y Twitter. No era para menos, después de haber sabido que cuatro veinteañeros  que se autodenominan “neonazis” (sí, latinoamericanos) lo golpearon, torturaron y marcaron con esvásticas a punta de botellas rotas por ser homosexual.

Crímenes de odio como este no son nuevos, aunque las autoridades de muchos países se nieguen a reportarlos bajo este rótulo. A principios del mes de marzo se conoció el asesinato de la joven activista trans Agnes Torres Sulca en la ciudad de Puebla, México. Hace poco se ha sabido que los investigadores dictaminaron que su muerte se dio por “intento de robo” (¡Claro, le robaron la vida!).

Generalmente suele leerse en las redes sociales la rabia y la impotencia que noticias como estas causan en los usuarios, conduciendo a que se busquen culpables o responsables. A saber: la iglesia católica, el gobierno, la doble moral, etc. Estos acostumbran ser los blancos principales de señalamientos e injurias para procurar encontrar una respuesta a las causas más profundas de actos de violencia contra la población LGBTI.

Y nosotros, ¿qué? ¿Cuántas veces hemos tomado la vocería cuando vemos que en la calle alguien se burla de un hombre afeminado, de una mujer trans o de una pareja de novias que se toman de la mano? ¿Cuántas veces al año nos sentamos a hablar con nuestros amigos, compañeros de trabajo y estudio y familiares sobre la gran cantidad de realidades que existen en el panorama del ser humano?

Queremos ir más allá de "Me gusta".

Señalar es sencillo y más aún cuando se hace desde la comodidad de un computador o celular. El “activismo virtual” nos hace creer que nos estamos movilizando, cuando en realidad movemos el dedo índice para “compartir” información y después salimos a la calle o a las reuniones familiares como si nada de lo que hemos comentado en las redes sociales fuera de nuestra incumbencia.

Por eso, y para celebrar el primer aniversario de Sentido Contrario, hemos decidido invitar a los lectores a tomar acción a favor del respeto, la inclusión y el conocimiento de la realidad que viven todas las personas que no son sólo heterosexuales, sólo hombre o mujer, sólo… algo.

El plan es el siguiente: hoy 1 de abril de 2012, invitamos a que los lectores de este blog se pongan una meta para cumplir inicialmente en un lapso de 31 días. El sentido de dicha meta es ayudar a que una persona o un grupo de personas disminuyan su desconocimiento sobre la diversidad sexual y de género, lo que conducirá (esperamos) a la reducción o desaparición de un prejuicio que puede estar causando daño en el sector LGBTI. Este compromiso puede darse por medio del diálogo, la creación de volantes, la difusión de información clara y respetuosa, la adhesión a un grupo de trabajo, la investigación, la creación de una obra de arte… y todo lo que se les ocurra.

La condición es que ese propósito quede consignado acá abajo y que el 1 de mayo regresen para contarnos cómo les fue desde el día en que empezaron. No es una carrera, ni una competencia, ni un espacio para alardear frente a los demás. Es una manera de abrir espacios para que algún día quienes pretendan ignorar, rechazar, maltratar o discriminar a alguien lo piensen dos veces debido a que han tenido la oportunidad de conocer otra cara de la realidad y de ponerse en los zapatos de una persona diferente a él.

Aclaraciones:

  • No es necesario ser gay, bisexual, lesbiana, trans, intersexual, queer, etc. Sólo es necesario tener sensibilidad y ganas de mejorar la sociedad en la que vivimos.
  • Al introducir su comentario se solicitará su email, pero éste sólo será visible para los administradores de Sentido C. y no será publicado.
  • No es necesario poner su nombre real, en caso de que quieran permanecer en anonimato. Lo importante es animarse a participar y regresar a compartir los resultados de su trabajo o su no-trabajo.
  • No hay nada de malo si no logran cumplir la meta o si se dan cuenta que no están en capacidad de hacer lo que se propusieron. Lo importante es hacer una reflexión y buscar formas de mejorar.

Al cumplir los 31 días pueden enviarnos una breve crónica o reflexión de su experiencia y compartir fotos o videos para publicarlos en el blog de Sentido C.

Comentarios

Comentarios

Powered by Facebook Comments