En qué va el proyecto de matrimonio para parejas del mismo sexo

Algunas personas dicen que el proyecto de ley de matrimonio entre parejas del mismo sexo se aplazó y otras que el año entrante lo tumbarán. ¿Qué tan ciertos son estos rumores?

El Senador Armando Benedetti es el autor y ponente del proyecto de ley sobre matrimonio entre personas del mismo sexo actualmente en curso en el Congreso de Colombia.

Dos semanas después de haber sido aprobado en la Comisión Primera del Senado el proyecto de ley que busca legislar en Colombia sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, empezaron a circular rumores sobre el tema.

Algunos dicen que Roy Barreras, presidente del Senado, aplazó el proyecto y, otros más, que se archivó. También se comenta que el Presidente Juan Manuel Santos negoció con senadores del Partido Conservador para que ellos respalden la Reforma tributaria en sesiones extras en el Congreso, a cambio de que él les ayude a “embolatar” el proyecto de matrimonio igualitario.

Según Camilo Araque Blanco, abogado y asesor jurídico del Senador Armando Benedetti, integrante del partido de la U y autor y ponente de dicho proyecto, nada de esto es cierto. Para empezar, explica, el Senador Barreras, pese a ser presidente del Senado, no puede aplazar el tema sin consultarlo.

“Le resulta imposible tomar decisiones por 100 senadores. Adicionalmente, él también es del partido de La U y, por tanto, uno de los gestores de la iniciativa. Se pidió prórroga fue sobre el proyecto de eutanasia”.

Araque asegura que la iniciativa tampoco ha sido archivada. Esta decisión, agrega, tendría que tomarse en la comisión primera o en plenaria del Senado.

¿Senadores independientes?

En cuanto al rumor que más fuerza toma sobre el posible acuerdo entre el Presidente Santos y Senadores conservadores, Araque dice que cada Congresista es  autónomo y que su opinión debe estar alejada de cualquier injerencia presidencial. “Además, hay Congresistas del Polo Democrático, Partido Verde, Partido Liberal y de La U que ya han respaldado abiertamente el proyecto”.

“En la oficina del Senador Benedetti no tenemos conocimiento de que el Presidente esté haciendo las veces de freno de mano de la iniciativa. Por el contrario, en conversaciones con Benedetti le ha dicho que, tanto en ese tema como en el de eutanasia, no intervendrá porque son asuntos del Congreso”.

Para el asesor jurídico del Senador Benedetti, es importante que los Congresistas y el resto de colombianos tengan claro que el proyecto no aborda adopción de menores. “Algunos conservadores y grupos religiosos están difundiendo la idea de que la iniciativa incluye esto, pero no es cierto”.

Todo esto demuestra el miedo que despierta la aprobación del proyecto en algunos sectores. Araque cuenta que un grupo católico les envió una carta donde advierten que, de pasar, los excomulgarán. “También nos llegó un comunicado de un supuesto funcionario de la Nasa diciéndonos que, de ser aprobado, le quitarían al Senador Benedetti la capacidad de pensar y lo convertirían en una máquina”.

Y agrega: “Yo estudié mi especialización en la Universidad Externado de Colombia, institución tradicionalmente liberal, y en las clases me criticaban. Me decían: ‘ahí está Araque, ayudando a los gays ¿será que él también se va a casar?’  Yo no le presto atención a eso pero sí muestra que es un tema con una gran oposición”.

Biblia Vs. Constitución

Aunque en la oficina del Senador Benedetti no se rigen por creencias religiosas sino por la Constitución, Araque dice que es evidente que a Colombia aún le falta mucho camino por recorrer para ser realmente un Estado laico. “Procuradores como Alejandro Ordóñez y delegadas como las que él tiene así lo demuestran”.

Por ahora, ya superado el 25 por ciento del proceso que requiere el proyecto para convertirse en ley, el paso a seguir es presentar ponencia para el segundo debate. Se espera que esto tenga lugar a mediados de enero de 2013, una vez el Congreso reanude labores. Sin embargo, solamente podrá ser discutida en plenaria del Senado a partir del 16 de marzo.

“La ponencia ya está lista e incluye los cambios propuestos en el primer debate. Uno de estos fue el sugerido por el Senador Parmenio Cuéllar quien pidió referirse a matrimonio entre parejas sin especificar del mismo sexo”.

En la ponencia también se advierte que si el Congreso no legisla sobre el tema, el segundo semestre de 2013 entraría en vigencia la sentencia C-577 de la Corte Constitucional que le otorga derecho a las parejas del mismo sexo a celebrar un contrato solemne entendido como matrimonio. “Las parejas homosexuales podrán ir ante un notario y, con la misma solemnidad del matrimonio heterosexual, establecer un vínculo, con consecuencias similares a las de estas uniones”.

Una vez la iniciativa sea aprobada en plenaria del Senado, pasaría a la Comisión Primera de la Cámara de Representantes y, posteriormente, a plenaria en este mismo recinto. Si supera todos estos pasos vendría la sanción presidencial. “En esta instancia el Presidente podría firmar u objetar por razones constitucionales o políticas. En el primer caso, pasaría el proyecto a la Corte Constitucional y, en el segundo, lo regresaría al Senado”.

Más presencia LGBTI

Según Araque, es importante que en este tiempo las organizaciones LGBTI muestren mayor presencia. “Vale la pena que le hagan lobby a los congresistas para explicarles la importancia del tema. El día que se aprobó el proyecto en la Comisión Primera del Senado, estaban unas pocas personas apoyando la iniciativa”.

También, agrega, es clave que las personas LGBTI sean más activas en las redes sociales. “En Twitter, por ejemplo, las opiniones en contra del proyecto son abrumadoras. Las declaraciones del Senador Gerlein no lo perjudicaron. Es más, su postura tuvo un amplio respaldo. Así que falta más apoyo virtual, un acompañamiento legislativo y que promuevan más foros y encuentros con los congresistas. Necesitamos más apoyo de las personas LGBTI”.

En conclusión, el proyecto sigue vivo y en curso. El Congreso de hoy no es tan conservador como el de hace unos años. Muestra de esto es que a pesar de declaraciones como las del Senador Gerlein, proyectos como el de eutanasia y el de matrimonio igualitario ya superaron la primera parte del proceso. Sin embargo, en la política colombiana todo es posible y nada predecible.

Solo resta esperar que en 2013 se dé un debate con todas las garantías necesarias, que los Congresistas entiendan que estos proyectos son una tendencia mundial imposible de frenar y que los argumentos a usar deben ser constitucionales y no religiosos.

También, que los días de discusión del tema no surjan “imprevistos” tales como convocar a reunión a una bancada que apoya el proyecto para que no pueda asistir. Asimismo, se guarda la esperanza de que los Congresistas no lleguen con estudios poco rigurosos y cifras amañadas para desestimar el tema y, lo más importante, que el Presidente cumpla con su palabra de no entorpecer la iniciativa.

Comentarios

Comentarios

Powered by Facebook Comments

  • Juan José Sena Weill

    Tarde o temprano, las fuerzas de la regresión serán desmanteladas y el pueblo de Colombia aceptará este cambio que no deja de ser de lo más propicio para la humanidad toda. Tiempo al tiempo. Así como pasó con la Argentina, también -a su debido tiempo- ocurrirá en Colombia.