Inicio A Fondo “En temas LGBT todavía hay mucho por hacer”

“En temas LGBT todavía hay mucho por hacer”

Género, diversidad sexual y cambio social.

Daniela Villegas García, de 29 años, fue una de las representantes por Colombia en One Young World 2017, la cumbre de jóvenes más importante del mundo. Participó en el panel LGBT que le cambió la vida. Esta fue su experiencia.

"En temas LGBT todavía hay mucho por hacer"
Daniela Villegas García durante su participación en la séptima versión de One Young World que en esta ocasión tuvo lugar en Bogotá (Colombia). Foto: Archivo particular.

“Egoístas”, “desenfocados” y “perezosos”. Con estas tres palabras que ya suenan cliché, algunas personas describen a los millennials o a la generación que nació, aproximadamente, entre 1982 y 2000.

Simon Sinek, escritor y coach británico, afirma en un vídeo muy popular en redes sociales, que los millennials son difíciles de manejar porque, entre otras cosas, sienten que lo merecen todo.

En parte, puede tener razón, pero no solo por estrategias fallidas en su crianza como él lo propone. También, porque contrario a las generaciones pasadas, muchos millennials no están dispuestos a trabajar en donde sea sin importar si les gusta o no lo que hacen.

Tampoco quieren aguantarse malos jefes con tal de completar las semanas para pensionarse ni mucho menos cumplir con horarios laborales de 12 o más horas para que no los despidan. (Ver: El plan B de Mauricio Toro).

El mismo Sinek lo aborda bien: buena parte de los millennials quiere trabajar en organizaciones a las que no solamente les preocupe hacer dinero sino que aporten a la construcción de sociedades más justas e incluyentes.

Quieren hacer algo por cambiar ese mundo que las generaciones pasadas decidieron era el mejor para ellos y hacer respetar su derecho a vivir en paz. (Ver: Un imán llamado Juan David Aristizábal).

Muestra de esto son los cerca de 2.000 jóvenes entre los 18 y 30 años, procedentes de 194 países, que se reunieron entre el 4 y el 7 de octubre en Bogotá para participar en la séptima versión de One Young World, la cumbre de jóvenes más importante del mundo.

 “Hagan suya la paz. Este es un tema global, común y prioritario”, presidente Juan Manuel Santos.

El tema central: la paz. Tenía sentido. Después del triunfo del “No” en los acuerdos de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, fueron los jóvenes quienes se tomaron las calles para pedir que, sin importar este resultado, el país no se desviara del camino de la reconciliación. (Ver: Es un “No” más profundo).

Kofi Annan, ex secretario de las Naciones Unidas (ONU), les dijo: “Necesitamos de su energía para hacerles frente a los desafíos que enfrentamos: conflictos armados, terrorismo, violencia, polarización política y desigualdad”.

Una de las elegidas

Daniela Villegas García, 29 años, comunicadora social con una maestría en Comunicación y Marketing, fue una de las colombianas que participó en este encuentro.

"En temas LGBT todavía hay mucho por hacer"
A la izquierda, Daniela Villegas, cofundadora de It Gets Better Colombia, con otras de las personas que también se sumaron a esta versión de One Young World. Foto: Archivo particular.

Todo empezó en Bavaria, empresa en la que trabaja como gerente de marca de la cerveza Stella Artois. Hace unos meses la compañía abrió una convocatoria entre sus empleados para darles a siete de ellos un cupo en este evento.

Daniela no sabía nada de One Young World, pero más de un compañero de trabajo la animaron a aplicar. “Eres perfecta para esto”, le expresaban.

Se lo decían porque ella es una de las fundadoras de It Gets Better Colombia, iniciativa presente en 17 países que busca comunicarles a niños y adolescentes lesbianas, gais, bisexuales y trans (LGBT) que por difícil que a veces resulte ser quienes son, todo mejora. (Ver: Sí, todo mejora).

El paso a seguir: enviar un vídeo hablando de su aporte para cambiar el mundo. Llegaron 80 propuestas. Bavaria seleccionó siete. Una de ellas, la suya. Días después la llamaron de Londres para invitarla a formar parte del panel LGBT.

Daniela respondió “chévere” sin imaginar lo que su participación le traería a su vida: “Soy una persona antes y otra después”.

El panel estaba conformado por: Mark Tewksbury, nadador olímpico; Stephen Dauldry, director de la película Billy Elliot y Fabianna DykeZila Bonne, activista en Seychelles (África) donde logró revocar la ley que penalizaba la homosexualidad masculina.

También participó Antonio Zapulla, de la fundación Thomson Reuters, quien recordó un tema clave: los derechos de las personas LGBT no son privilegios ni “derechos especiales” sino simple y llanamente derechos humanos. Lo básico.

"En temas LGBT todavía hay mucho por hacer"
Daniela rodeada de sus compañeros del panel LGBT que tuvo lugar en One Young World 2017. Foto: Archivo particular.

Antes de empezar el panel, Daniela les había propuesto a sus compañeros de mesa que para que la gente se animara, invitaran a las personas LGBT a ponerse de pie. Concluyeron que no lo harían porque algunas podrían sentirse intimidadas.

Orgullosamente LGBT

Sin embargo, ante la emoción del momento, el moderador le sugirió a Daniela llevar a cabo su idea. Así que los cinco se pusieron de pie y le pidieron a la gente LGBT que se parara por sus derechos, porque se lo merecen, porque no son menos que nadie y porque vale la pena ser abiertamente quienes son. (Ver: Salir del clóset: justo y necesario).

Muchos lo hicieron en medio de fuertes aplausos. “Ese momento fue particularmente conmovedor”, recuerda Daniela.

La noche anterior a su presentación, ella había escrito sus palabras con ayuda de Lina Bravo, su esposa. Para tal fin, tomó algunas cifras de la encuesta de bullying LGBT realizada por Sentiido y Colombia Diversa.

Describió lo inseguros que muchos niños y adolescentes LGBT se sentían en sus colegios y contó lo que hacían en It Gets Better Colombia para mejorar su situación. (Ver: Resultados de la Encuesta Nacional de Clima Escolar LGBT).

Su mensaje final fue sencillo y contundente: “cuiden sus palabras y piensen antes de hablar para evitar hacer sentir mal a otras personas”.

Una vez se bajó del escenario quedó claro que su objetivo se había cumplido. Muchas personas se le acercaron para darle las gracias. “¿Te puedo dar un abrazo?”, le preguntaban.

"En temas LGBT todavía hay mucho por hacer"

En sus redes sociales, Bavaria compartió mensajes como este: “Estamos orgullosos de la tremenda participación de Daniela Villegas, gerente de Stella Artois, en #OYW2017. Su intervención sobre la fundación de apoyo a la comunidad LGBT que ella lidera fue ovacionada por los asistentes en la cumbre juvenil más importante del mundo”.

“El día del panel LGBT fue uno de los más felices de mi vida”.

No es la primera vez que la gente le agradece su trabajo. Hace un tiempo vivió una historia que aún la emociona: un día cualquiera una amiga le preguntó si podía presentarle una “fan” de 14 años que quería conocerla.

A las 6 pm de ese mismo día se encontró con Laura (su “fan”) y con Marcela, su mamá. Querían contarle que hacía unos días Laura había salido del clóset en su colegio y que tanto para ella como para su mamá los videos de It Gets Better Colombia habían resultado definitivos en este proceso. (Ver: Los jóvenes LGBT quieren ser escuchados).

Laura le entregó a Daniela una carta en la que le agradecía su trabajo y le pedía que la ayudara a ser un agente de cambio en su colegio de monjas.

“Pude sentir que el trabajo que he hecho en It Gets Better Colombia tiene mucho sentido”.

Algo similar le pasó cuando terminó su presentación en One Young World 2017: “me das esperanza para salir del clóset o me animas a tener la valentía de casarme con mi pareja”, le decían.

Útil para la vida

Una joven británica le expresó: “yo soy muy conservadora, no tengo amigos LGBT, pero tu mensaje me marcó y quiero aplicarlo en mi vida. Gracias”.

En efecto, su propuesta de cuidar las palabras, de sumarse al cambio y de sentirse orgullosos de ser quienes son, no es exclusivo de temas LGBT, sino útil en todos los ámbitos de la vida.

El último día del evento, un joven la buscó para contarle que donde él vivía ser gay está penalizado y que el día en que lo invitaron a pararse, aunque sintió miedo -sentimiento que suele acompañarlo en su país- encontró la fuerza para ponerse de pie.

"En temas LGBT todavía hay mucho por hacer"

One Young World también le cambió la vida a Daniela por todas las historias que tuvo la oportunidad de conocer. Su favorita, la del astronauta norteamericano Ron Garan quien puso sobre la mesa una idea aparentemente obvia, pero en la que no siempre se reflexiona.

Él hablaba de que la primera vez que vio el planeta Tierra en perspectiva, había pensado que los problemas de pobreza, desigualdad y corrupción que existen, son producto de las divisiones que los seres humanos han creado, pero el planeta en realidad es uno solo”.

“Somos un mundo, una sola raza: humanidad. Sus decisiones van a definir el curso de la historia”, presidente Juan Manuel Santos.

También le impactaron las palabras de Oscar Anderson, un joven activista en discapacidad. “A él le dolía que la gente en vez de hablarle a él, se dirigiera a sus padres y que en los restaurantes no le entregaran una carta a él sino a sus papás como si él fuera invisible”. (Ver: “Necesitamos apagar juntos el mismo incendio”).

Su mensaje fue: las personas con discapacidad existimos. “¡Por favor dígannos que nos ven, salúdennos, mírennos, háblennos!”.

Era un tema del que nunca me había preguntado y en el que seguramente he cometido errores por simple desconocimiento, por no saber qué hacer o cómo actuar”, señala Daniela. (Ver: 5 críticas a Teletón).

“No podemos jugar a que las personas con discapacidad son invisibles o que no están al frente nuestro”.

Caroline Casey, emprendedora social que trabaja por las personas con discapacidad, señaló que parte del problema radica en que muchas empresas no contratan personas en esta situación. (Ver: Inclusión, no Teletón).

Entre lágrimas pidió que los directivos de empresas interesados en poner en su agenda la contratación de personas con discapacidad, se pusieran de pie”. Lo hicieron nueve.

"En temas LGBT todavía hay mucho por hacer"
Daniela Villegas durante la marcha del orgullo LGBT de 2017, en Bogotá, acompañada de Lina Bravo, su esposa.

Sin embargo, uno de los mensajes que más le quedó a Daniela es no esperar a que las directivas de las empresas propongan los cambios. “Tomemos la iniciativa de hablar de igualdad de género e inclusión LGBT y discapacidad en las organizaciones, sin esperar a que otra persona lo haga”. (Ver: Ser LGBT en el mundo laboral).

Invitar a los jóvenes a actuar para lograr los cambios, fue uno de los mensajes en One Young World 2017.

Leyner Palacios, de Bojayá (Chocó), relató cómo en la masacre de 2002 perdió a 33 personas de su familia, incluidos sus papás y tres hermanos y cómo logró perdonar de corazón lo que para ojos de otros es imperdonable. “Para mí fue una sacudida, una enseñanza de que uno tiene que ir más liviano por la vida”, recuerda Daniela.

Fueron historias de resiliencia, de cómo la gente convirtió el dolor en herramienta de cambio social. Ese fue justamente el mensaje de Natalia Ponce de León: “ahora puedo decir que perdoné y soy una mujer feliz”, señaló. (Ver: Ataques con ácidos y el machismo de cada día).

“One Young World inspira a actuar. Compañeros de trabajo me han dicho que quieren sumarse al cambio”.

La gran lección que Daniela Villegas quisiera compartir es no solamente pensar en las principales ciudades del país, sino esforzarse para llegar a otras zonas. “Hay que apoyar más a los jóvenes LGBT de zonas rurales, hay que pensar en el país y no solamente en las grandes ciudades”.

Ser abierta y orgullosamente lesbiana anima a Daniela a aportar al cambio, pues no tiene la menor duda de que en inclusión LGBT todavía hay mucho por hacer. (Ver: ¿Dónde están las lesbianas?).

Después de participar en One Young World 2017 ratificó que trabajar para lograr mejores sociedades es su pasión y motor de vida. La clave: empezar. “Salta, ya aparecerá el piso”, tribu de los Navajos.

Enlaces relacionados:

Sí, todo mejora
¡Listos los resultados de la primera encuesta de bullying LGBT de Colombia! 9 voces opinan
El bullying por homofobia debe salir del clóset
El camino para decirle “no” al bullying por homofobia
El colegio de Sergio Urrego, reflejo de la sociedad
El “matoneo” escolar no se detiene
El acoso escolar virtual, ¿un mundo sin límites?
Él / Ella / Nosotros
Modelos para prevenir la intimidación por homofobia en Colombia