Inicio Miradas Marcha ¿al desnudo?

Marcha ¿al desnudo?

Género, diversidad sexual y cambio social.

Para cerrar el primer especial sobre ser trans en Colombia, algunas voces opinaron para Sentiido acerca de un tema polémico: los desnudos de la población trans en la marcha del orgullo gay o de la ciudadanía plena.

Opiniones sobre los desnudos en las marchas LGBT
Mujer trans durante la más reciente marcha del orgullo gay o de la ciudadanía plena en Bogotá.

Si hay un tema que genere voces encontradas es el de los desnudos, especialmente de la población transgénero (trans), en la marcha anual del orgullo gay o de la ciudadanía plena.

Mientras que para algunas personas este es un gesto político, una manera de visibilizarse y de reclamar la atención del Gobierno, para otras es un comportamiento de mal gusto o un asunto de la vida privada que debe evitarse en este tipo de eventos.

Para cerrar el primer especial trans de Sentiido, que incluyó diez artículos, diferentes voces opinaron sobre el tema:

Lorena Duarte – Activista trans

“La mayoría de mujeres trans ha pasado por un largo proceso de intervenciones físicas y esfuerzos económicos para conseguir el cuerpo con el que se identifican. Y cuando una persona logra algo, lo más normal es que quiera mostrarlo. Esa puede ser una de las razones de los desnudos de las mujeres trans en la marcha. Sin embargo, lo que sí me gustaría es que cuando les preguntaran a ellas por qué se desnudan tuvieran una respuesta contundente, para evitar que los medios de comunicación las presenten con cierto morbo”.

Lina Montero – Activista trans

“A mí me gustan los desnudos de las mujeres trans en la marcha porque son cuerpos bonitos que vale la pena mostrar. Además, es lo único que la sociedad nos ha permitido construir. Es también una manera de responderle a la gente que se empeña en quitarnos nuestra identidad y en seguir llamándonos por nuestros nombres masculinos. Es mostrar nuestro sueño de ser mujeres. Los desnudos son una manera de recordarle al mundo que los cuerpos trans son los más visibles del movimiento LGBT”.

Diana Navarro – Activista trans

“Yo resumo mi posición frente a este tema en una frase que alguna vez dijo la activista Elizabeth Castillo: ‘no hay nada más político que las tetas de una trans’. Y yo le sumaría ‘el cuerpo de una trans’, porque transgrede todos los cánones que nos han querido imponer respecto a lo que ‘debe ser’ un hombre o una mujer. Nuestros cuerpos son nuestra principal herramienta política y de incidencia”.

Lilith Natasha Border Line – Fundadora y directora de TranScity

“A mí estos desnudos me parecen perfectos. Aunque no todas las mujeres trans tienen la conciencia política y crítica para saber lo que están haciendo, es una manera de denunciar la exclusión que padecen en el ámbito de la salud y de decir ‘me inyecté aceite porque no tengo un sistema de salud que me garantice una terapia hormonal’. Es también la manera de decirle a la gente que nosotras los 365 días del año visibilizamos con nuestro cuerpo la diversidad sexual y de género. Los desnudos son una manera de decir: construí un cuerpo porque decidí ser hombre o mujer y tengo derecho a transformarlo a mi voluntad. Es una forma de reclamarle a la sociedad y a la misma población LGBTI esa barrera que nos ponen cuando modificamos nuestros cuerpos. Es manifestar: tengo derecho a este cuerpo que construí de la manera que pude”.

Bernardo Useche – psicólogo y Ph.D en salud pública. Realiza investigaciones en sexualidad y salud sexual

“La marcha es una reacción natural a la discriminación. Es un acto de protesta. Es un evento que cumple, además, el papel simbólico de demostrar estar juntos y de cohesión social en el avance por unos derechos. Sin embargo, en mi concepto, los desnudos forman parte de la vida privada. Entre más expresiones eróticas se presenten, más se alejan de las normas de convivencia, lo que impacta y molesta a los demás. No me parecen de buen gusto esas formas de expresión”.

Diana Patricia Ardila – Mujer trans

“A título personal nunca he participado en una marcha del orgullo gay. Por culpa de unas pocas mujeres trans que asisten desnudas, borrachas y drogadas, se perjudica la imagen de otras tantas. Ellas no entienden la responsabilidad que tienen porque la gente tiende a generalizar y a decir que todas son iguales. Pero es algo que está cambiando. En futuros desfiles se va a buscar transmitir otros mensajes”.