No tenemos miedo

No tenemos miedo

Abogada, experta en Derechos Sexuales y Reproductivos. Activista feminista por la no violencia contra las mujeres y por la igualdad de derechos LGBT. |La opinión de los colaboradores es personal y no compromete a Sentiido ni a institución alguna|
Publicado en

Si hace veinte años las personas LGBT no nos dejamos vencer por el cansancio o el miedo -cuando no teníamos ni una norma que nos protegiera- mucho menos lo vamos a hacer ahora que existe un marco jurídico claro y contundente.

Causas debate manuales de convivencia
Foto: allenran 917 con Creative Commons.

Esta semana se cumplieron dos años de la muerte de Sergio Urrego, 16 años, bisexual. Y ha pasado casi año y medio desde que murió Yessica, 14 años, lesbiana. Ambos discriminados en sus colegios. Ambos afrontando a su edad el acoso, el insulto y el chiste sucio, solo porque algunas personas interpretaron como una debilidad que no fueran heterosexuales.

Ambos debieron escuchar en las noticias, en sus casas, en sus colegios o en sus iglesias, afirmaciones de sacerdotes y pastores, de autoridades, de médicos o psicólogos que se amparan en su título para disfrazar sus prejuicios; de políticos cuya única muestra de gestión es un sistemático ataque a los homosexuales, diciendo que ser homosexual es malo, que algo peligroso hay de por medio, que lo mejor es que no existan y que por eso es mejor que no se reproduzcan y mucho menos que adopten. Ambos decidieron suicidarse.

Muchos pastores, ordenados o no, esparcen afirmaciones falsas que, al estilo enseñado por la  propaganda nazi, de tanto repetir han llegado a calar en sus seguidores. Han dicho que se puede retroceder en el marco de interpretación constitucional en materia de derechos humanos, una falsedad mayúscula que cualquier estudiante de primer año de derecho comprende.

Han dicho que los derechos de las minorías pueden ser resueltos por las mayorías y han dicho, sin ningún pudor, que la Corte Constitucional está siendo títere de una agenda macabra de la gente gay que quiere conquistar el mundo. Parece un chiste, y aunque ustedes no lo crean, hay gente que se traga ese cuento.

Esos pastores, políticos o religiosos -diferencia cada vez más difusa- han violado el mandamiento de no mentir y han engañado a sus seguidores una y otra vez. Les dijeron que habían ganado la batalla en 2011, cuando la Corte reconoció que somos familia y en 2013 les volvieron a convencer de que los matrimonios se podían anular por vía de tutela.

Una vergüenza de “criterio” jurídico enarbolada, con una terquedad inusitada, por una fundación de papel creada a la sombra de la omnipresente derecha religiosa más recalcitrante del país.

Han planteado un debate miserable, lleno de argumentos mediocres y carentes de cualquier sustento razonable. Y han vuelto a mentir a sus seguidores diciendo que saben lo que solo nosotros sabemos: cómo están nuestros hijos realmente. Qué clase de seres humanos son y qué hermosos y llenos de posibilidades se ven.

Nuestros hijos son criados con amor y nuestras relaciones suelen ser más amorosas, respetuosas, creativas y poderosas que las de miles de heterosexuales. En nuestros hogares hay amor, que es mucho más de lo que se concluye de las encuestas de demografía o convivencia del país, hechas por y para heterosexuales.

Con nuestros hijos conversamos, les enseñamos a respetar la diferencia, les damos elementos para que aprendan a identificar el matoneo, a no participar en él y a solidarizarse con quien lo sufre y les mostramos que hay otras maneras de vivir el mundo más allá de lo que esta cultura pretende imponernos.

También nos diferenciamos de muchos heterosexuales, en que no se nos ocurriría rechazar a un hijo solo porque no tiene nuestra orientación sexual.

Esos que recogen firmas o planean marchas, usando como pretexto para su discurso falso la protección de la niñez o de la familia, que se rasgan las vestiduras por el supuesto riesgo que corren los niños al tenernos cerca.

Esos que callan olímpicamente que las cifras anuales de abuso sexual en Colombia reportan más de cien mil casos, solo de los conocidos, que ocurren en su inmensa mayoría en hogares que se catalogan como “normales”, solo porque son heterosexuales.

Y es que no se trata de la orientación sexual, lo hemos dicho hasta el cansancio. Se trata de cómo se construyen las relaciones, incluidas las que tenemos con nuestras familias o con nuestras parejas.

Se trata de cómo muchas familias integradas por parejas homosexuales, conversan, construyen y se ríen con sus hijos, sobrinos, suegros, yernos o nueras. Nuestras familias nos aceptan y nos aman, respetan nuestras relaciones y también sufren al escuchar las mentiras y los ataques que nos dirigen.

Les tenemos noticias: existimos desde siempre y no tenemos miedo. Estamos acá y no van a lograr callar el amor que nos une y cómo ese amor se esparce por el mundo.

Escribo esta columna para informar a quienes pretenden retroceder en este asunto esencial de derechos que, si no nos dejamos vencer por el cansancio o el miedo hace veinte años -que no teníamos nada, ni una norma que nos protegiera siquiera medianamente- mucho menos lo vamos a hacer ahora, que existe un marco jurídico claro y contundente.

Un marco jurídico que reitera, de muchas maneras, que no existe ninguna razón válida – escrita o cultural-, que excuse el maltrato, la exclusión o la inequidad hacia las personas homosexuales, bisexuales o trans del país.

Solo quería que lo supieran. Estoy segura que hablo en nombre de muchas personas. Por ninguna razón nos van a arrastrar a ese fango infame desde el cual han planteado esta discusión, que no es más que un asunto básico de derechos humanos. De ninguna manera caeremos a ese nivel, porque eso no honraría la memoria de nuestros muertos, especialmente cuando se fueron niños.

Enlaces relacionados:

Ser LGBT no se aprende ni se impone
Los niños no son propiedad de sus padres
¿Quién adoctrina a quién?
Colegios: les llegó la hora de reconocer la diversidad sexual
El comienzo del fin del bullying por homofobia
El bullying por homofobia debe salir del clóset
Un marco legal contra el bullying
Un año después, Sergio Urrego vive
El colegio de Sergio Urrego, reflejo de la sociedad
Modelos para prevenir la intimidación escolar por homofobia
La guía que hizo falta en el colegio de Sergio Urrego
Ideas para respetar la diversidad sexual en los colegios

Comentarios

Comentarios

Powered by Facebook Comments