Inicio Miradas ​”Nuestra venganza es ser felices”

​”Nuestra venganza es ser felices”

Género, diversidad sexual y cambio social.

Carolina Garzón es una colombiana feminista radicada en Chile, que quiere apostarle al humor como estrategia para dejar atrás la idea de que las mujeres deben cumplir con ciertos roles y los hombres con otros.

cómo hacer reír en el activismo.
Carolina Garzón durante una de sus presentaciones.

El humor no suele ser una de las estrategias habituales en el activismo. Algunas personas consideran que se trata de dos lenguajes distintos donde el primero puede empañar y restarle “seriedad” a las acciones de cambio social propias del segundo.

Esto, sin embargo, no es lo que cree Carolina Garzón, una colombiana feminista radicada en Chile. Para ella, las reivindicaciones deben venir acompañadas del goce. De ahí que una de sus frases favoritas sea la consigna de Mujeres Creando, organización de Bolivia, que dice: “nuestra venganza es ser felices”.

Para Carolina, una de las razones por las que las organizaciones y activistas prefieren trabajar en los cambios sociales mediante informes, acciones legales y cifras de víctimas, es porque muchas veces el humor es visto como algo ligero, de relleno o banal.

“Es importante que el activismo se reinvente y salga del esquema de víctimas y victimarios. Hay que aprender a reírse”.

Carolina se empezó a interesar por el activismo feminista cuando tenía 27 años, poco antes de dejar Bogotá rumbo a Chile. Sucedió cuando cursó un diplomado en derechos humanos.

Esa experiencia la llevó a cuestionar creencias arraigadas en la sociedad, producto entre otras cosas, del bombardeo de imágenes en los diferentes medios de comunicación donde predominan las personas blancas, heterosexuales y acomodadas, como si no existieran otras realidades.

A esto se sumó el hecho de que cuando viajaba por tierra hacia Chile con el propósito de desconectarse de su cotidianidad, una y otra vez le preguntaron por su esposo e hijos partiendo de la base de que debía estar casada y de que una mujer no viaja sola.

“Llegaron, incluso, a ofrecerme compañía. Me sorprendió ver cómo se dan por hecho tantas cosas solamente por ser mujer y cómo le afecta a la sociedad que algunas opten por tener el pelo corto y estar solas”.

Así que una vez llegó a Chile, país en el que lleva cuatro años viviendo, se acercó a las redes de mujeres feministas y empezó a mezclar activismo y humor. La idea surgió en reuniones con amigos, a quienes les gustó su propuesta. Así que de ahí saltó al grupo “por humor al choro (la arepa)” con el que recorrió varias ciudades del país.

El grupo se acabó en 2014 y al año siguiente nació “Caru Garzón”, el nombre del stand up comedy con el que se ha presentado en Chile y Argentina.

cómo hacer reír en el activismo
Carolina Garzón estuvo recientemente en Colombia presentando su stand up comedy: “Mamá las chicas gustan de mí y otras formas de burlar el clóset”.

Según Carolina, le apostó al humor porque lo considera una poderosa estrategia feminista. “Nos ayuda a liberarnos de la música, las propagandas y los contenidos que refuerzan roles de género o que asumen que ser mujer implica comportamientos de fragilidad y actitud servil y el matrimonio y la maternidad como únicos destinos”.

Para ella, un comercial de televisión que fomente los roles de género, abona el camino para seguir construyendo estereotipos y situaciones de desigualdad en la cotidianidad .

“¿Quiénes suelen protagonizar las propagandas de aseo y productos de limpieza? ¿los Hombres?”

“Vale la pena acercarse al feminismo a través del humor y de mayor interacción. Se trata de burlarnos de tener que, supuestamente, cumplir con una determinada apariencia para garantizarnos la aprobación de los demás. Es reírnos del ‘deber ser’”.

Carolina recorrió varias ciudades de Colombia presentando su stand up comedy: “Mamá las chicas gustan de mí y otras formas de burlar el clóset”. Más adelante tiene previsto pasar una temporada más larga en el país para que más personas se animen a apostarle al humor como herramienta de cambio.

Enlaces relacionados: 

Nace un nuevo movimiento
Bienvenidos a mi comunidad LGBT
Los campos electrificados de sodoma
Pastas para todos los “gustos”
¡Lesbianas de clóset!
Ilva Myriam, embajadora de los LGBT en el vaticano
Nace la Corporación Esposo y Esposa
Conferencia – taller “Nos lo están metiendo con vaselina”