Salir del clóset por televisión

Las series web son otra alternativa para conocer qué se produce por fuera de las grandes programadoras, generalmente interesadas en hacer dinero más que contenidos de buena calidad.
 

Afiche del primer episodio de la primera temporada. Foto: www.outwithdad.com

El 8 de julio de 2010, hace casi tres años, se estrenó una serie web llamada Out with Dad (algo así como, “Saliendo del clóset con papá”), escrita y dirigida por Jason Leaver. La producción, que estrenará su tercera temporada en 2013, cuenta la historia de Rose, una adolescente que empieza a descubrir sus sentimientos y atracción hacia personas de su mismo sexo.

El conflicto de la protagonista no gira en torno únicamente a su despertar sexual; su madre ha fallecido y debe enfrentar este paso en compañía de su padre, quien hace todo lo posible por mantenerse cerca de ella a pesar de que entiende poco de lo que está sucediendo.

La serie tiene varios puntos a favor. Es un espacio en el que muchas jóvenes pueden verse identificadas; es una producción bien lograda, con episodios cortos y contundentes, que atrapan al televidente en pocos minutos; los actores y actrices no tienen que hacer un gran despliegue de capacidades y aún así logran ser realistas, creíbles y verosímiles; es una serie para papás, mamás, abuelas, tíos y todos aquellos que quieren saber cómo acompañar a sus “protegidos” en el proceso de reconocerse como personas libres y conscientes de su sexualidad.

La búsqueda

Uno de los temas que parece mejor tratados en Out With Dad, es su interés por dejar espacios vacíos. No pretender dar todas las respuestas o, al menos, no presentarlas como la única verdad. Esto se manifiesta por medio de la búsqueda en la que está inmerso cada uno de los personajes.

Nathan, el padre de Rose, busca su camino como padre soltero y como un hombre que quiere compartir su vida con alguien. En este camino se encuentra con personas que le ayudan a entender la situación por la que atraviesa su hija y a entenderse a sí mismo en este proceso.

Vanessa, la mejor amiga de Rose, lucha por descifrar sus sentimientos y por comprender por qué las personas deben catalogarse como “malas” o “buenas” según la educación que ha recibido en su casa. Esto la conduce a buscar una identidad propia más allá de las imposiciones de su madre.

Las búsquedas de cada uno de los personajes permiten construirlos como individuos independientes a pesar de que todos están conectados por medio de las vivencias de Rose. Dado que la adolescencia involucra descubrimientos sobre el propio cuerpo, los gustos, intereses y miedos sobre la vida, Out With Dad logra problematizar sobre esta etapa de la vida sin necesidad de acudir a los consabidos dramatismos de telenovela que involucran generalmente los mismos condimentos: sexo, lágrimas y venganza.

¿Qué hay con las series web?

Las series web son una opción interesante para quienes buscan contenidos alternativos a lo que transmiten las grandes programadoras. Tal como se lo contó a Sentiido hace unos meses Juliana Ramírez, la directora de la serie web Casa de Muñecas, a los representantes de algunas programadoras les parece que proyectos televisivos con temáticas LGBT “no son necesarias” en estos momentos.

La afirmación, un tanto desconcertante, obliga a preguntarse si “realities” como Protagonistas de Nuestra Tele, El Desafío o telenovelas con temáticas poco originales (o mejor, refritas) llenas de dramas escasamente elaborados, “son necesarios” en estos momentos.

Si la supuesta “necesidad” radica en que atraen más público y por lo tanto mayor cantidad de pautantes, es posible. Sin embargo, desconocer que muchas personas pueden identificarse con personajes representados de manera sensata, con matices y no tanto en las dinámicas de Bueno/malo, macho/loca, sano/VIH, etc. es subestimar a los televidentes.

Finalmente, hacer uso de recursos de difusión masiva como la televisión también es un camino generalmente efectivo para ser formadores de opinión. Este punto, seguramente, es uno de los que mejor uso pueden hacer las series web que ofrecen otras perspectivas de entretenimiento. Out With Dad ha logrado, con el apoyo de su público, producir dos temporadas y probablemente otras más que vienen en camino.

¿Una serie como esta no es necesaria? Bastará leer las estadísticas sobre consultas legales, médicas y profesionales de familiares que tienen dudas sobre cómo afrontar la orientación sexual o identidad de género de sus hijos, sobrinos o hermanos para darse cuenta que es un espacio con muchas posibilidades, alcances y respuestas de quienes ven series hechas responsablemente. Para la muestra, compartimos uno de los comentarios que alguien dejó en la página oficial de la serie:

“¡Hola Out With Dad! Mi nombre es Liz y sólo quería decirles que esta serie me ha ayudado mucho a mí y a mis amigos. Soy una niña gay de 12 años. Cuando salga del clóset (dentro de un año), trataré de donar dinero. De nuevo, debo decir que esta serie me ha hecho reír, llorar y todo lo que hay en medio. Gracias por ayudarme a mí y a tantos jóvenes como yo. ¡Estoy ansiosa por ver la tercera temporada!”

Acá puede verse el primer episodio de la serie:

Comentarios

Comentarios

Powered by Facebook Comments

  • Dianacab1

    Todo lo que se haga por la difusión de la problemática sexual de los adolescentes, las exigencias, lo que esperan los mayores, siempre será un paso adelante en la comprensión, la ayuda y el desarrollo de una vida plena.
    Mi infancia y mi juventud fueron un torbellino de ideas contrapuestas, de ocultar, mentir y terminar acomodándome a lo que se esperaba de mí, desperdiciando quien sabe cuántas oportunidades para mi vida plena.
    Tuve que esperar a estar vieja para lograrlo y ciertamente no deseo eso para los jóvenes.