Inicio Blogs ¿Y el laicismo?

¿Y el laicismo?

Abogada, experta en Derechos Sexuales y Reproductivos. Activista feminista por la no violencia contra las mujeres y por la igualdad de derechos LGBT. |La opinión de los colaboradores es personal y no compromete a Sentiido ni a institución alguna|

Soy una defensora acérrima de la laicidad del Estado. Pienso que no hay creencias, organizaciones ni personas de las que deba prohibirse hacer sátira o mofa.

qué es el laicismo
Esta imagen de Charlie Hebdo puede resultar ofensiva para los católicos, pero no por esto puede impedirse que existan.

La masacre en el semanario satírico Charlie Hebdo ha sido analizada y vuelta a analizar por muchos comentaristas en el mundo.

Seguirá dando de qué hablar porque marca un punto de inflexión para el debate en varios temas: libertad de expresión, extremismo religioso, los límites del humor cuando se trata de usarlo como crítica, etc.

Pero no han sido muchos quienes han puesto el foco en el laicismo, en su tradición en Francia y en la importancia que tendría en Colombia, un país laico atravesado por las venias al Sagrado Corazón, desde todas las instancias de poder.

Soy católica. Probablemente una católica mucho más comprometida y practicante que muchos de quienes leerán estas líneas.

Pero también soy una defensora acérrima de la laicidad del Estado. Pienso que no hay creencias, organizaciones ni personas que no puedan criticarse o de las que deba prohibirse hacer chistes, sátira o mofa.

La imagen que acompaña este artículo no es accidental. La seleccioné porque quiero explicar un punto: puede ser ofensiva para nosotros los católicos, de pésima factura estética y además irritante, pero no creo que por esto corresponda imponer una veda sobre la posibilidad de que este tipo de comentarios se realicen, simplemente porque pueden ofender a personas con filiación católica.

La sacralidad de lo religioso defendida al extremo tuvo consecuencias nefastas para muchos librepensadores y de paso atrasó varios siglos el desarrollo del pensamiento liberal y democrático.

La tentación actual es volver a lo mismo para proteger la sensibilidad y las creencias de las personas que profesan la religión musulmana. Y vale aclarar: de “algunas” personas que la profesan.

En este tema hay factores geopolíticos de gran calado y no sobra recordar que miles de musulmanes han acompañado las marchas de protesta contra la masacre en París.

La OEA hizo en 2008 la Declaración sobre difamación de religiones y la define con un criterio – a mi juicio – bastante sensato: “las religiones… como cualquier otra creencia, no tienen un derecho a la reputación.”

Y agrega: “Las restricciones de la libertad de expresión deben limitarse a la protección de intereses sociales y derechos individuales imperativos, y no deben usarse para proteger instituciones particulares ni nociones, conceptos o creencias abstractas, incluidas las de índole religioso.”

Me gustó mucho un artículo del New York Times titulado “La blasfemia que necesitamos”. El autor, Ross Douthat, señala que las blasfemias que implican un riesgo de muerte para quien las dice, son justamente las que deberían ser protegidas por un estado democrático porque bajo ningún punto de vista puede permitirse que la censura de las balas triunfe sobre la expresión, aunque en el fondo no tengamos un acuerdo respecto a los contenidos de esa expresión.

La masacre contra el semanario Charlie Hebdo merece todo el rechazo. Las consideraciones acerca de si se arriesgaron al publicar imágenes de contenido altamente ofensivo para los miembros de una confesión religiosa, no deberían resolverse sin abordar primero, con cuidado, los alcances de la laicidad.

¿Quién determina lo que es sagrado y la prohibición de burlarse de ello? Si se hace a criterio de la iglesia que lo defienda, me permito recordarles que María Luisa Piraquive es una santa para los miembros de su congregación.

Enlaces relacionados:

El camino para que Colombia sea un Estado laico.
Especial diversidad sexual y espiritualidad.
De iglesias y otros demonios. 

Comentarios

Comentarios

Powered by Facebook Comments