Inicio Nota al pie Búrlate de mí, que yo haré música

Búrlate de mí, que yo haré música

Género, diversidad sexual y cambio social.

Un dúo de rap se presentó en el concurso musical Britain’s Got Talent y pasó directamente a la ronda de shows en vivo. Su trofeo fue haber compartido un hecho doloroso de su vida.

cómo responder al bullying en el colegio
Charlie y Leondre se presentaron en Britain’s Got Talent con una canción sobre el bullying que sufrió uno de ellos. Foto: Mirror.co.uk

Leondre, un niño galés de 13 años, tuvo que cambiarse de colegio por el permanente acoso que sufría por parte de sus compañeros. En la nueva institución conoció a Charlie, de 15 años, con quien conformó el dúo de rap Bars and Melody.

La sorpresa que se llevaron los televidentes y los jurados de Britain’s Got Talent (entre quienes se cuenta el reconocido productor londinense Simon Cowell) no fue tanto por lo prodigiosas que pudieran ser sus voces, como ha sucedido en ocasiones anteriores, como por el contenido de la canción que eligieron para iniciarse en la competencia.

En ella, Leondre utilizó la experiencia de bullying que vivió durante su infancia para componer la canción “Hopeful” (“Esperanzado” o “Con esperanza”) utilizando la melodía del duelo entre los raperos Twista y Faith Evans, “Hope”.

Lo que resulta más conmovedor e interesante es que Leondre recogió episodios dolorosos de su infancia, como tener que soportar golpes, robos, comentarios irrespetuosos sobre su madre y momentos de soledad, para crear una oportunidad de aprendizaje y convertirla en un camino hacia la búsqueda de sus sueños.

En algún punto de la canción, Leondre le habla al señor Bully y le pregunta qué ha hecho para merecer lo que vive y qué debe hacer para que lo acepte. Lo curioso de todo esto es que, en últimas, Leondre no esperó a que el señor Bully le diera una respuesta (que probablemente nunca llegaría) sino la buscó él mismo sin necesidad de ser aceptado por quienes lo hacían sufrir.

Aunque esta presentación pueda ser utilizada por el mundo del espectáculo para conseguir más público o anunciantes, es sin duda un ejemplo y una oportunidad para que muchos padres y educadores comprendan que el bullying escolar no es algo “de toda la vida, que todos han tenido que vivir” y punto.

Una canción compuesta y cantada por alguien que experimentó situaciones de dolor puede ser una mina de señales sobre el comportamiento de otros niños que están pasando por lo mismo y una oportunidad para abrir los ojos frente a situaciones de dolor que pueden ser evitadas con las medidas pertinentes.

Le agradecemos a María Paula Ariza, quien compartió el video en la Fan Page de Sentiido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here