Inicio A Fondo “Busco hombre acuerpado y cero plumas”

“Busco hombre acuerpado y cero plumas”

Género, diversidad sexual y cambio social.

11. Manuel José Bermúdez

Periodista y docente universitario en Medellín.

Manuel José Bermúdez. Foto: archivo particular.

¿A qué le atribuye la discriminación que se dice existe entre algunos hombres homosexuales por razón de su apariencia o comportamiento?

A pesar de que se han venido revisando, aún persiste en algunos sectores la creencia de que ser gay es ser bonito, exitoso, conquistador y tener dinero. Hay dos elementos que nos permitieron revisar esto: el Sida, porque la aparición del VIH permitió que nos diéramos cuenta de que nos podíamos morir y que teníamos que ser solidarios. Y el segundo, Internet, porque permitió escuchar otras voces. De alguna manera, este comportamiento de discriminación entre hombres homosexuales es una lucha contra la “loca” como la caricatura tradicional de ser homosexual.

Nosotros, además, apenas nos estamos descubriendo en la afectividad porque toda nuestra historia fue construida en el deseo del cuerpo, lo que implica un físico con unos estándares de consumo muy altos: un pene grande, un buen culo y ser estilizados para poder ser atractivos. Ahora hemos venido descubriendo el cuerpo desde una perspectiva más afectiva, entonces ya no nos “comemos” tanto sino que tratamos de construir otras relaciones. Nos enseñaron que ser marica es “comerse otro cuerpo”, entonces tal cual como sucede con la comida, queremos el mejor plato. Pero ahora que estamos descubriendo que también nos podemos querer, entonces empezamos a ver otras posibilidades relacionadas con el afecto. 

¿Existe entre buena parte de hombres homosexuales un “culto al cuerpo”?

Esto tiene que ver con una cultura heterosexista (la suposición de que todo el mundo es heterosexual y la creencia de que las personas heterosexuales son superiores a las homosexuales)  que ha dicho que un hombre que a los 30 años no tenga barriga es “marica”. Entonces eso que parece un chiste, de alguna manera indica patrones. La barriga es símbolo de heterosexualidad. Un marica con barriga casi que está traicionando la identidad homosexual. Esto tiene que ver con el cuerpo ideal que se manejaba en la Grecia antigua. Sin embargo, ahora también existen otras subculturas como la de los osos que defienden otras estéticas. Cuando uno empieza a socializar en los grupos gays, muchos de ellos no perdonan que uno no esté bien vestido o no sepa de moda. Se generan así presiones sociales que, de cierta manera, obligan a meterse en ese esquema.

¿Qué opina de la manera en que algunos hombres homosexuales se anuncian (con fotos de la zona genital, de los glúteos o sin ropa) en grupos y redes sociales concebidas para concretar encuentros entre ellos?

Estamos en una sociedad de consumo del cuerpo y del sexo. Esto tiene que ver con la manera como nos enseñaron a ser maricas, es decir “comiéndonos al otro”. Se nos “permite” comernos al que se nos dé la gana y las veces que queramos. Las redes sociales han ido cambiando esquemas pero, por supuesto, siguen siendo exitosas Manhunt y esas de conquista, pero en muchas otras también se encuentran hombres que quieren conversar y enamorarse.

¿Qué tan frecuente es el matoneo entre los hombres gays cuando no se cumple con ciertos parámetros físicos o manera de vestir, por ejemplo?

Es frecuente y evidente, especialmente, en los sitios de diversión homosexual. Hay discotecas donde el filtro de entrada no deja ingresar a una persona que considere está mal vestida. Eso es matoneo y segregación.

¿Cuál sería su propuesta para empezar a superar esos “mandatos” como que los hombres gays deben ser “masculinos” o “cero plumas”?

Tenemos que pasar del derecho a la diferencia al derecho a la indiferencia. Buscar cada vez más que el gueto se rompa, vernos menos como comunidad gay o LGBT y cada vez estar más inmersos en ser seres sociales y ciudadanos. Ser un gay indígena, un gay afro o de cualquier otro núcleo, pero donde lo gay no me implique matricularme en un determinado perfil sino poder vivir desde lo que soy, desde mi entorno, mi condición de homosexual.

Ir a la página siguiente…

2 Comentarios

  1. Bien por Fabian Chibcha, me parece la intervención más aterrizada, un saludo desde Tunja, lo importante al final es el respeto y la valoración

  2. La felicidad consiste en hacer lo que a cada uno le gusta. Si su felicidad es “matarse” en un gym sacando el cuerpazo, hágalo. Si su felicidad es comer papas fritas y gaseosa hasta parecer un balón, hágalo. Quien realmente es feliz, lo es sin importar lo que piensen los demás y sin detenerse en los rótulos que ciertos pseudogurús quieran imponer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here