Inicio A Fondo “Busco hombre acuerpado y cero plumas”

“Busco hombre acuerpado y cero plumas”

Género, diversidad sexual y cambio social.

2. Rodrigo Armando Aguayo

Estudiante de posgrado en psicología clínica con enfoque en diversidad sexual y de género de la Universidad George Washington (Estados Unidos).

Rodrigo Aguayo. Foto: archivo particular.

¿A qué le atribuye la discriminación que se dice existe entre algunos hombres homosexuales por razón de su apariencia o comportamiento?

Los esfuerzos de la sociedad para evitar la discriminación hacia las personas LGBT han ignorando que muchas veces estas personas también lo hacen dentro del movimiento. Existe una falsa noción de que ser miembro de una minoría implica la aceptación innata de los demás, pero en la práctica, esto no garantiza sensibilidad hacia la diversidad. Al crecer en un ambiente heteronormativo (donde las relaciones heterosexuales son las dominantes), la mayoría de hombres interiorizan esquemas de lo que el rol masculino implica, como tener cuerpos y expresiones que demuestren virilidad. El problema, en mi opinión, es el machismo/misoginia (odio hacia las mujeres). Existe la creencia de que para ser vista con igualdad, la comunidad gay debe seguir ciertas normas sociales heteronormativas. Esta es una estrategia distorsionada que fomenta prejuicios y discriminación hacia todos aquellos que no encajan ahí.

¿Existe entre buena parte de hombres homosexuales un “culto al cuerpo”?

El “culto al cuerpo” refleja la lucha continua por la autoaceptación y la de los demás. Existe la idea de que ésta se logra siendo perfectos en los distintos ámbitos de la vida. La búsqueda de una perfección inalcanzable es más evidente en aspectos como nuestros cuerpos, en los cuales tenemos mayor control. El problema emerge cuando el “culto al cuerpo” se convierte en obsesión por recibir la aprobación continua de los demás y donde aceptarse uno mismo implica la aprobación de otros basados en nuestra apariencia.

¿Qué opina de la manera en que algunos hombres homosexuales se anuncian (con fotos de la zona genital, de los glúteos o sin ropa) en grupos y redes sociales concebidas para concretar encuentros entre ellos?

Los hombres, en general, le dan especial énfasis a la zona genital cuando el objetivo es tener relaciones sexuales. En mi opinión, los hombres gays que tienen como objetivo tener encuentros sexuales utilizan técnicas inspiradas en los negocios debido a que son consumidores y vendedores a la vez y compiten los unos con los otros. Por esto, en plataformas donde el objetivo es el encuentro sexual, la manera de tener éxito es demostrando las habilidades y cualidades que reflejan sus ventajas. Y enfocarse en el área genital es una estrategia que aumenta la probabilidad de éxito.

¿Qué tan frecuente es el matoneo entre los hombres gays cuando no se cumple con ciertos parámetros físicos o manera de vestir, por ejemplo?

La discriminación entre los hombres gays es frecuente porque los prejuicios establecidos determinan nuestro comportamiento con los otros. Al igual que el resto de la población, también rechazamos a todos aquellos que no siguen las normas sociales que fomentamos. Rechazamos a otros de la misma manera que lo hacemos con nuestra propia expresión de género porque refleja el temor de ser asociados con aquellos que han acogido una presentación que va en contra de lo que se ha establecido “debe ser” un hombre gay.

¿Cuál sería su propuesta para empezar a superar esos “mandatos” como que los hombres gays deben ser “masculinos” o “cero plumas”?

Una manera de superar las barreras establecidas sería aprendiendo a respetar a los demás aunque no compartamos sus mismas perspectivas, y evitando imponer nuestras creencias y actitudes. Pero no solo los hombres gays, todos en general podríamos superar barreras acogiendo la diversidad de expresiones de género y sexualidad. Nos han enseñado que encasillando a las personas en categorías llegaremos a entenderlos, pero la realidad es que cada individuo es un ser mucho más complejo que la etiqueta que se le atribuye. En términos de género, el binario hombre y mujer fomenta la discriminación porque no tomamos en cuenta que, independientemente de la orientación sexual, existe un espectro de expresiones de género. El problema de los hombres gays no es acoger una presentación de lo “masculino” en términos de lo físico y de comportamiento, sino tratar de imponerlo a otros.

Ir a la página siguiente…

2 Comentarios

  1. Bien por Fabian Chibcha, me parece la intervención más aterrizada, un saludo desde Tunja, lo importante al final es el respeto y la valoración

  2. La felicidad consiste en hacer lo que a cada uno le gusta. Si su felicidad es “matarse” en un gym sacando el cuerpazo, hágalo. Si su felicidad es comer papas fritas y gaseosa hasta parecer un balón, hágalo. Quien realmente es feliz, lo es sin importar lo que piensen los demás y sin detenerse en los rótulos que ciertos pseudogurús quieran imponer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here