Inicio A Fondo “Busco hombre acuerpado y cero plumas”

“Busco hombre acuerpado y cero plumas”

Género, diversidad sexual y cambio social.

3. Alejandro Jaramillo Hoyos

Artista, director de TV y docente de la Universidad Nacional de Colombia.

Alejandro Jaramillo. Foto: archivo particular.

¿A qué le atribuye la discriminación que se dice existe entre algunos hombres homosexuales por razón de su apariencia o comportamiento?

Hombres y mujeres hemos crecido en una sociedad patriarcal (o con la distribución desigual del poder entre hombres y mujeres, donde los primeros están favorecidos), con unas construcciones convencionales y binarias de masculinidad y feminidad. Por tanto, estas manifestaciones de discriminación responden a que algunas personas aún se encuentran sumergidas en esas convenciones rígidas. Repiten estereotipos machistas y discriminatorios porque eso es lo que la sociedad y la cultura han validado. Sin embargo, cada vez se puede ver más cómo avanzamos hacia un cambio cultural en donde todas las diferencias se aceptan y se celebran como parte de la construcción de lo humano.

¿Existe entre buena parte de hombres homosexuales un “culto al cuerpo”?

Creo que, en la base de ese “culto al cuerpo”, hay un gran potencial de resistencia. Esa misma sociedad que busca la homogeneidad, ha practicado y posicionado la idea de ocultar el cuerpo y la desnudez, así como su separación de la vida social-afectiva y de la razón. El cuerpo presentado como forma de relacionarnos, el cuerpo exhibicionista, es la evidencia de que podemos escapar de las normas ilógicas y de las represiones impuestas por una sociedad cuyos valores morales se construyen desde una enunciación religiosa y no desde el lugar progresista. A esta práctica en la que el cuerpo se resiste a ser ocultado le falta aún la celebración de la diversidad de cuerpos, la posibilidad de exhibición de múltiples formas como vemos en algunas manifestaciones de arte contemporáneo. 

¿Qué opina de la manera en que algunos hombres homosexuales se anuncian (con fotos de la zona genital, de los glúteos o sin ropa) en grupos y redes sociales concebidas para concretar encuentros entre ellos?

Hay allí una manera de relacionarse entre hombres por vías que el moralismo prohíbe. En ese sentido, veo muy positivo que existan estos espacios pues son la forma de construir un contexto de comunicación en el cual la orientación sexual y la identidad de género puedan mostrarse tal y como son. Las personas pueden elegir la manera de concertar citas y encuentros y la forma como se muestran en público. Uno de los mayores potenciales de Internet es que abrió paso para que el “entretenimiento adulto” se pueda vivir sin tantas restricciones y culpas impuestas socialmente. En cuanto a si esto fomenta el estereotipo de “hombre homosexual promiscuo” no le veo problema. Lo que se considera perverso por los sectores conservadores de la sociedad, se puede mirar como libre desarrollo de la personalidad. Siempre y cuando las prácticas sexuales sean consensuadas entre personas con las mismas capacidades para tomar decisiones, sin vulnerar ni abusar de nadie, no creo que deban ser calificadas o señaladas de ninguna forma.

¿Qué tan frecuente es el matoneo entre los hombres gays cuando no se cumple con ciertos parámetros físicos o manera de vestir, por ejemplo?

No puedo saber la frecuencia con la que esto ocurre. No tengo mucha experiencia en esto. Creo que puede haber ciertas formas de exclusión como que no le permitan a determinada persona entrar a un bar. Pero para hablar de matoneo se necesita que exista una situación de burla o persecución permanente. Esto se da más en entornos institucionales por parte de personas que se consideran mayoría y, por tanto normales, frente a quienes ellos consideran divergentes.

¿Cuál sería su propuesta para empezar a superar esos “mandatos” como que los hombres gays deben ser “masculinos” o “cero plumas”?

Las campañas de comunicación y educación en materia de diversidad humana deben ir encaminadas a que todas las personas nos sintamos parte de la diversidad y celebremos el potencial que ésta tiene. Lo humano es la diversidad. Por tanto, no creo que deba haber acciones dirigidas de manera exclusiva a hombres homosexuales en esta materia. Tener músculos marcados puede ser tan atractivo como una barriga velluda, todo depende de quién siente la atracción. Debería impulsarse a la sociedad entera a que haya un culto al cuerpo en el sentido de poder vernos y mostrarnos tal y como somos con nuestras diferencias, nuestras manchas, cicatrices, mutilaciones y deformidades.

Ir a la página siguiente…

2 Comentarios

  1. Bien por Fabian Chibcha, me parece la intervención más aterrizada, un saludo desde Tunja, lo importante al final es el respeto y la valoración

  2. La felicidad consiste en hacer lo que a cada uno le gusta. Si su felicidad es “matarse” en un gym sacando el cuerpazo, hágalo. Si su felicidad es comer papas fritas y gaseosa hasta parecer un balón, hágalo. Quien realmente es feliz, lo es sin importar lo que piensen los demás y sin detenerse en los rótulos que ciertos pseudogurús quieran imponer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here