Inicio A Fondo “Busco hombre acuerpado y cero plumas”

“Busco hombre acuerpado y cero plumas”

Género, diversidad sexual y cambio social.

6. Manuel Meza

Abogado colombiano.

Manuel Meza. Foto: archivo particular.

¿A qué le atribuye la discriminación que se dice existe entre algunos hombres homosexuales por razón de su apariencia o comportamiento?

No solamente por el hecho de ser gays los hombres discriminan a otras personas. Creo que esto depende más de factores a partir de los cuales las personas están construidas: nivel educativo, estrato socioeconómico, raza, saberes culturales y populares etc. Estamos en una sociedad que discrimina constantemente y en la que, por un lado, hay un sujeto dominante y, por el otro, alguien dominado: el rico contra el pobre, el letrado contra el analfabeta, el hombre contra la mujer, el blanco contra el negro, el bonito contra el feo, el atlético contra el gordo o el masculino contra el afeminado. Es una situación más cultural que refleja lo que se ha aprendido y desde donde se tejen relaciones que evidentemente resultan discriminatorias contra quienes no representan ese estatus de poder.

¿Existe entre buena parte de hombres homosexuales un “culto al cuerpo”?

Hemos sido educados bajo una lógica de reconocimiento frente a lo que me puede dar estatus social: mi posición socioeconómica, mis títulos universitarios o mi cuerpo y belleza. Y todo esto junto es algo que se cree debe mostrarse y exaltarse porque a partir de allí puedo gustar más. Pero es algo que no pasa solamente con los hombres gays, muchas personas se sienten atraídas por esos factores. Lo que sí es evidente es que dentro de las dinámicas de la mayoría de hombres homosexuales, Internet ha sido un facilitador de encuentros y citas. Y venderse bajo la idea de guapo, atractivo o sexy por ahí es muy efectivo.

¿Qué opina de la manera en que algunos hombres homosexuales se anuncian (con fotos de la zona genital, de los glúteos o sin ropa) en grupos y redes sociales concebidas para concretar encuentros entre ellos?

Creo que estos chats o grupos han sido utilizados por todos los hombres gays y cada cual tiene sus intereses y búsquedas. Estas páginas permiten que se generen todo tipo de dinámicas, desde el chico que se encuentra aún en el clóset y quiere conocer otros hombres, hasta el que ofrece servicios de acompañamiento. Ambas son válidas. El hecho de mostrar fotos de contenido sexual refuerza el estereotipo de lo que comúnmente se conoce como promiscuidad, entendida desde el moralismo con el que va cargada esta apreciación. El sexo es algo cotidiano y común y los hombres gays lo reconocen como una necesidad e Internet es la forma más fácil, informal y casi que clandestina de conseguirlo.

¿Qué tan frecuente es el matoneo entre los hombres gays cuando no se cumple con ciertos parámetros físicos o manera de vestir, por ejemplo?

Es alto, pero depende de la construcción de cada persona y de sus búsquedas. Si vemos un chico que vive en Chapinero (Bogotá), de 25 años, profesional, que sale a rumbear cada ocho días y va a diario al gimnasio -el estereotipo falso del hombre gay-, es probable que él también esté en una búsqueda similar y descarte o rechace personas que no cumplan con algunos de esos parámetros.

¿Cuál sería su propuesta para empezar a superar esos “mandatos” como que los hombres gays deben ser “masculinos” o “cero plumas”?

Entender la diferencia y procurar no formar parte de ese juego. Si yo respeto y valoro las capacidades y singularidades de cada quien, contribuyo a construir un mundo menos violento y discriminador.

Ir a la página siguiente…

2 Comentarios

  1. Bien por Fabian Chibcha, me parece la intervención más aterrizada, un saludo desde Tunja, lo importante al final es el respeto y la valoración

  2. La felicidad consiste en hacer lo que a cada uno le gusta. Si su felicidad es “matarse” en un gym sacando el cuerpazo, hágalo. Si su felicidad es comer papas fritas y gaseosa hasta parecer un balón, hágalo. Quien realmente es feliz, lo es sin importar lo que piensen los demás y sin detenerse en los rótulos que ciertos pseudogurús quieran imponer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here