Inicio A Fondo “Busco hombre acuerpado y cero plumas”

“Busco hombre acuerpado y cero plumas”

Género, diversidad sexual y cambio social.

8. Esteban Paulón

Presidente de la Federación Argentina de Lebianas, Gays, Bisexuales y Transgeneristas.

Esteban Paulón. Foto: archivo particular.

¿A qué le atribuye la discriminación que se dice existe entre algunos hombres homosexuales por razón de su apariencia o comportamiento?

Hay distintas formas de vivir y expresar la sexualidad y el género, pero lesbianas, gays, bisexuales y transgeneristas formamos parte de esta sociedad diseñada para moverse entre determinados estereotipos y nosotros mismos los reproducimos al interior del colectivo. Muchas veces pareciera que se permitiera que una persona tenga una determinada orientación sexual pero sin que se lo note. Yo creo que eso es reproducir los prejuicios y la discriminación que la sociedad impone porque nosotros no luchamos por la aceptación a partir de la adaptación sino por la aceptación tal cual somos.

Nuestro lema es ser lo que uno es, expresarse como uno es, y muchas veces la sociedad nos impone determinados modelos y, nosotros mismos, que somos un colectivo discriminado terminamos discriminando a aquellas personas que al interior del mismo no responden a ciertos estereotipos. Así como el modelo antes era la heterosexualidad ahora se nos impone un “modelo” de homosexualidad: cómo debe ser un gay, cómo debe ser una lesbiana o una persona trans. En ese sentido la idea es reivindicar el derecho a ser como cada uno quiera. Poder vivir abiertamente como se es, es también una reivindicación política.

¿Existe entre buena parte de hombres homosexuales un “culto al cuerpo”?

Sí. Y tiene mucho que ver con una búsqueda. En un contexto de discriminación y exclusión, nosotros mismos intentamos adecuarnos a lo que vemos. Muchas veces se dice que los gays somos más aplicados y trabajadores y a veces esto puede ser una respuesta a una sociedad que nos discrimina. Uno intenta hacer lo que uno cree que pueda ser una estrategia de aceptación: el estudio, el carácter o la apariencia física. Y son todas reacciones a la discriminación reinante. Si las personas no juzgaran a las demás por su orientación sexual o identidad de género, seguramente todas podríamos expresarnos de manera más libre e independiente.

¿Qué opina de la manera en que algunos hombres homosexuales se anuncian (con fotos de la zona genital, de los glúteos o sin ropa) en grupos y redes sociales concebidas para concretar encuentros entre ellos?

Aunque hay sitios de citas para heterosexuales y lesbianas, quienes más consumen este tipo de comunidades son los hombres gays. Como las reglas del juego son claras en estos espacios, se juega mucho con lo explícito, con no dar vueltas sobre el tema. Si se busca a alguien para una relación sexual, la mayoría de la gente opta por ser muy clara en lo que busca y ofrece. En estos casos la imagen tiene un valor enorme: encontrar lo que cada uno está buscando de la manera más directa posible.

¿Qué tan frecuente es el matoneo entre los hombres gays cuando no se cumple con ciertos parámetros físicos o manera de vestir, por ejemplo?

Es muy frecuente. Nosotros, lamentablemente, reproducimos lo que la sociedad impone y, en sectores discriminados, hay una mayor presión por ser incluidos. Como existen menos lugares en los cuales un hombre gay es aceptado, los espacios comunitarios son clave. Y esa necesidad de aceptación e inclusión en los propios lugares comunitarios ha llevado a que quien no cumpla con determinados parámetros sea discriminado cruelmente. Quien no responde al estereotipo dentro del colectivo probablemente también tenga dificultades por fuera de éste. Se da así una doble discriminación.

¿Cuál sería su propuesta para empezar a superar esos “mandatos” como que los hombres gays deben ser “masculinos” o “cero plumas”?

Se requiere un cambio social. La disminución de la discriminación y la aceptación social eliminarían la presión sobre el colectivo gay acerca de la necesidad de la inclusión. Es una vía interesante para pensar en una sociedad más incluyente que permita que cada quien sea como es, sin miedo a la discriminación. Después, también, sería importante la promoción de referencias positivas y por fuera de los estereotipos existentes como parte de la política pública para la población LGBT. Destinar algunos esfuerzos por combatir esos estereotipos y mostrar otras realidades porque en el mercado y los medios lo que se suele mostrar es la imagen más estereotipada de la vida gay: la rumba, los bares, el turismo, los viajes y el consumo.

Ir a la página siguiente…

2 Comentarios

  1. Bien por Fabian Chibcha, me parece la intervención más aterrizada, un saludo desde Tunja, lo importante al final es el respeto y la valoración

  2. La felicidad consiste en hacer lo que a cada uno le gusta. Si su felicidad es “matarse” en un gym sacando el cuerpazo, hágalo. Si su felicidad es comer papas fritas y gaseosa hasta parecer un balón, hágalo. Quien realmente es feliz, lo es sin importar lo que piensen los demás y sin detenerse en los rótulos que ciertos pseudogurús quieran imponer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here