Inicio Miradas Canas al aire

Canas al aire

Género, diversidad sexual y cambio social.

La Eterna Juventud es un grupo de mujeres de la tercera edad, que se ha propuesto hacer valer su presencia y participación ciudadana en el municipio de Güepsa, Santander.

Por: Ludy Grandas*

Grupos activos de mujeres de la tercera edad Colombia
Grupo Eterna Juventud- Güepsa, Santander. Junio 2013. Foto: Ludy Grandas / Cortesía

La señora Bernarda, una mujer de mirada tan triste como dulce, observa desde el borde de la piscina cómo su grupo de compañeras ríen al tratar de hacer los ejercicios que el profesor de educación física les indica.

Ella no participa porque su salud se lo impide, pero prefiere estar allí, al aire libre y acompañada que en la cama, donde le recomendó el doctor. Doña Bernarda es tímida, no sabe leer ni escribir y luce muy gastada por los años. Toda la vida trabajó duro por su familia y su estado de salud parece recordárselo a diario.

Al lado de ella, unas 60 mujeres del municipio de Güepsa (Santander, Colombia) pasean, celebran cumpleaños, hacen ejercicio, ríen, se pelean, discuten, se reconcilian, ensayan bailes, participan en festivales, y hasta realizan excursiones a lugares que solo parecían posibles en sus sueños.

Además de sus históricos deberes hogareños, han logrado tener una vida social activa. Hoy por hoy conforman un grupo social importante que es tenido en cuenta en casi todos los eventos del municipio y más allá.

Los comienzos del grupo no fueron fáciles ya que en una sociedad patriarcal como la del pueblo, a las mujeres, especialmente a las “adultas mayores”, solo se les piensa en la esfera del hogar y no en la esfera pública.

Sin embargo, a pesar de los iniciales reclamos machistas y las burlas, las señoras poco a poco han ido ganando terreno y reclamando su derecho a organizarse, a exigir lo que les corresponde y a participar activamente en política.

De hecho, comentan con cierta  burla inocente que ellas no votan por los mismos candidatos de sus esposos o hijos. A propósito de estos últimos, cabe notar que la presencia masculina en este grupo es mínima excepto por el ocasional profesor de educación física, o los policías que toman en serio su papel social, y uno que otro político de turno.

De la ley a la práctica

La iniciativa de conformar el grupo de la tercera edad Eterna Juventud y al cual también pertenecen mujeres jóvenes (las edades oscilan entre los 40 y los 75 años), fue fuertemente impulsado por la administración municipal entre 2004-2007 la cual respondió a requerimientos en la creación e implementación de programas encaminados a la protección de la tercera edad en Colombia. La idea fue recibida con beneplácito ya que en el pueblo no existían organizaciones que acogieran a los adultos mayores.

Recordemos que el estado colombiano ha establecido leyes y normas para la protección de los adultos mayores desde hace varias décadas entre las cuales tenemos la Ley 26 de 1975; la Constitución de 1991 en su Artículo 46; la Ley 1276 de 2009 y sus Centros Vida, hasta la última de las modificaciones del Senado con la Ley 93 de 2012, la cual busca “Posibilitar el ejercicio pleno de los derechos de los adultos mayores que les permita el disfrute de una vida digna sin discriminación …y [la creación de] la defensoría del adulto mayor”.

Es bien sabido que de la ley en el papel a la efectiva implementación de programas tendientes al mejoramiento de la calidad de vida de nuestras madres, padres, abuelas y abuelos hay mucho trecho. Sin embargo, y a pesar de las dificultades, en distintas zonas del país, se observa que la formación y consolidación de estos grupos va en aumento.

La Eterna Juventud de Güepsa no es la excepción y el Departamento de Santander cuenta con un buen número de grupos de esta índole. Se han vuelto tan populares que con frecuencia se hacen encuentros del adulto mayor a nivel de provincia o del Departamento.

En otras regiones del país también se percibe su crecimiento. Por ejemplo, en Turbana, Bolívar, un municipio no tan distante de Cartagena, el grupo de la tercera edad cumplió su sueño de ir el mar.

En la Unión, Antioquia, el grupo Alegría de vivir celebró el día de la mujer con bailes, canciones y regalos. En Génova, Quindío, las señoras participan activamente en la vida artística del municipio.

Más allá de la compasión

Es innegable que ha habido un crecimiento sustancial en la formación de grupos de la tercera edad en todo el país y el apoyo de las administraciones locales y departamentales ha sido fundamental. Sin embargo, todavía hay trabajo por hacer.

Es fundamental dejar de ver la tercera edad como una población débil, enferma que solo merece compasión. Antes bien, es necesario buscar respuestas efectivas a asuntos tales como garantizar que los adultos mayores del campo tengan la misma oportunidad que en las zonas urbanas; ¿cómo hacer para que la tercera edad masculina comprenda la importancia de la socialización y se vincule activamente?

Además, ¿cómo garantizar dineros y fiscalizar su uso adecuado para que los grupos puedan contar con instalaciones adecuadas e instructores calificados y que organizar actividades para garantizar mayor cobertura?

El impacto de los grupos de la tercera edad es positivo. Las señoras de Eterna Juventud reportan que gracias al grupo y a la insistencia en la actividad física y chequeos regulares de la tensión arterial, su salud ha mejorado; que los dineros que reciben del estado, para quienes lo necesitan, alivian premuras; que a pesar de los trabajos del hogar y de la ocasional presión masculina, ellas se sienten importantes y orgullosas de pertenecer a una organización donde la camaradería y la solidaridad son el mejor remedio a los quebrantos de salud y del alma y nadie mejor que Doña Bernarda para confirmarlo.

No es de sorprender que pocos días después del paseo a la piscina, se le viera “echando” coplas en un encuentro musical.

Grupos activos de mujeres de la tercera edad Colombia

*Ludy Grandas. Doctora en Estudios culturales de George Mason University, Virginia. Profesora de Estudios culturales en American University (Washington DC).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here