De la familia y otros cuentos

Inicio Blogs De la familia y otros cuentos
Tatyana Fazlalizadeh

Señales equivocadas

Me pregunto cómo evitar ese corto circuito de la comunicación cotidiana, en que una mirada o una frase es malinterpretada por el interlocutor. Uno...
Amistad entre hombres y mujeres

Él y yo

Suele creerse que un hombre y una mujer solo pueden estar juntos si tienen una relación o un amorío, porque la amistad con el...
Un falso te amo

Te amo mucho y otras perlas

Las palabras pueden engañar o revelar verdades, liberar o crear traumas, unir o separar. Es tal su poder y la fascinación que me despiertan que...
Amerika LGBT Buenos Aires

Descubriendo otra Amerika

Aunque suene a frase de cajón, existe una nueva América. Una que viene escribiéndose con “k” desde hace más de 20 años, pero no...
"El fin de semana pasado fui a conocer el monte Fitz Roy, un terreno bastante empinado. Me encantó encontrar hombres y mujeres de edades avanzadas que subían y bajaban por la pendiente". Foto Lila Forero.

Nunca es tarde para subir la montaña

Aunque aún hay gente que se ría de que pasada cierta edad uno quiera arriesgarse a hacer otras cosas, nunca es tarde para empezar...

Los dueños de la pirámide

"Porque soy su papá y punto", "el jefe siempre tienen la razón" o "me respeta que yo no soy de su nivel", son frases...

“Mucho gusto, soy Colombia”

Una colombiana radicada en Argentina revela que, de no ser por amor, nunca se habría ido de su país. Contrario a otros de sus...
Caricatura del chileno Alberto Montt. www.dosisdiarias.com

¡Ay, Dios mío!

Me niego a creer en un Dios que enseña a punta de sufrimiento, que disfruta viendo a las mujeres sometidas a regímenes extremos, que margina a...

Cuando el amor se confunde con posesión

¿Por qué algunas personas creen que "amor" es sinónimo de "posesión" y que los vínculos otorgan derechos sobre el cuerpo del otro? Por esto vemos...

Cuando el mundo se divide entre bonitos y feos

Dicen algunas religiones que el cuerpo es el templo del alma. Y si allí solamente habita el alma, ¿por qué algunas personas se sienten con...