Inicio Miradas Cuándo será que…

Cuándo será que…

Género, diversidad sexual y cambio social.

Aunque a diario se escuchan y son comúnmente aceptadas, Sentiido seleccionó 31 premisas que merecen ponerse en tela de juicio. El debate está abierto.

Discriminaciones contra los LGBTI1. Las únicas banderas que las personas ondeen sean las de sus países, de manera que la de arco iris sea recordada como el símbolo de una población que décadas atrás fue discriminada por su orientación sexual o identidad de género.

2. Algunas personas dejarán de decir frases como: “es gay pero no se le nota”.

3. Se abandonará la idea de “defender” a los homosexuales con premisas como: “si vivimos rodeados de corruptos, delincuentes y asesinos ¿por qué no podemos con vivir con gays?”

4. El calificativo “es re-gay” producirá la misma risa que si alguien dijera “es re-heterosexual”.

5. Los colombianos seleccionarán los bares a los que asisten por la música que ponen pero no por la orientación sexual de quienes los frecuentan.

6. Algunos líderes LGBTI entenderán que quienes no piensan como ellos en cuanto a la forma de vivir los activismos, no están contra ellos.

7. Los niños les preguntarán a sus papás: “¿Cómo así que hasta el 2012 las personas transgénero estaban en un manual de enfermedades mentales? ¿Por qué?”

8. La palabra transgénero estará en el diccionario.

9. Los niños les preguntarán a sus papás, con el mismo asombro que uno les preguntaba por temas como la esclavitud: “¿Cómo así que hasta el 2012 (esperamos) las personas homosexuales no podían casarse?”

10. Ciertos funcionarios públicos, como el Procurador General de la Nación, no pondrán sus creencias por encima de sus funciones.

11. Algunos ciudadanos LGBTI entenderán que su búsqueda por el reconocimiento de sus derechos no implica vivir en estado de guerra contra el resto de la población.

12. Algunos hombres homosexuales tendrán claro que su orientación sexual no implica estar en contra de las mujeres.

13. Algunas lesbianas entenderán que su orientación sexual no implica estar en contra de los hombres.

14. Ciertos hombres heterosexuales entenderán que no son más “machos” por emborracharse, pelear en los bares y evitar llorar.

15. Las personas dejarán atrás frases como: “Es muy inteligente pero es gay”.

16. Nadie entenderá a qué se refieren frases como “él no camina derechito”, “es raro”, “es del otro equipo” o “es arepera”, a la hora de referirse a personas LGBTI.

17. A ningún “creativo” se le ocurrirán ideas tan brillantes como los letreros que venden para los carros con frases como “si pita es gay”.

18. En las reuniones, en sitios públicos o en cualquier otra parte la gente evitará preguntarse: “¿Será gay?”

19. Algunas personas dejarán de decir frases como: “yo no tengo nada en contra de los homosexuales, pero lo que sí debe quedar claro es que no pueden tener los mismos derechos que los heterosexuales”.

20. La gente se preguntará: “¿por qué antes hablaban de salir del clóset? ¿qué era eso?”

21. Algunas personas dejarán de utilizar como argumento para ir en contra del matrimonio entre las personas del mismo sexo una frase tan elemental como “Dios los hizo hombre y mujer”.

22. Los homosexuales no tendrán que ir a otro país para casarse.

23. La gente dejará de decir: “lo importante es respetar las orientaciones que cada quien elige”. Nadie la elige. Lo único que sí puede decidir es vivirla u ocultarla.

24. El argumento para justificar la igualdad de derechos entre homosexuales y heterosexuales dejará de ser “aceptar la diferencia”, cuando en temas legales todos somos iguales.

25. Dejará de existir discriminación entre los mismos homosexuales con argumentos como “son muy afeminados” o son “unas marimachas”.

26. Se abandonará la idea de que las personas homosexuales atractivas “son un desperdicio”.

27. Los sacerdotes dejarán a un lado la trillada frase de: “hay que defender la familia tradicional”. ¿Defenderla de qué? Y ¿cuál es la familia tradicional: la de papá separado y vuelto a casar o la de mamá en unión libre? ¿O la de la pareja que lleva 40 años casados por la iglesia y desde hace 20 no se dirige la palabra?

28. Algunas personas entenderán que frases como: “los homosexuales que hagan lo que quieran en sus casas, pero que en la vía pública nos respeten a los demás”, están lejos de ser incluyentes.

29. Algun@s activist@s entenderán que entre más sencillo sea su lenguaje y entre menos palabras y signos incluyan, más masiv@ y clarx será su mensaje.

30. Se creerá que discursos adornados con: “Muy buenos y buenas días a todos y todas. Hoy y hay queremos que ellos y ellas, niños y niñas, abogados y abogadas se encuentren bien…” alargan y enredan el mensaje.

31. Algunas personas con ánimo incluyente se olvidarán de premisas como “yo tengo un amigo gay y es súper normal”.

¿Llegará el día en que se abandone la idea de que permitir el matrimonio y la adopción para las personas del mismo sexo es una amenaza contra “la sociedad”? ¿Será que todos los heterosexuales van a divorciarse para casarse con alguien del mismo sexo porque se aprobó el matrimonio gay?

Es cuestión de mirar alrededor y darse cuenta que cada ser humano es distinto y tiene su propia manera de vivir. El mundo no es blanco ni negro: por fortuna, está lleno de matices.

1 Comentario

  1. Todas estan muy buenas , pero considero que desearia que llegara el dia
    que a una como mujer trans dejaran en la calle de verla como bicho raro
    y como si una viera salido de un circo o peor de una pelicula de terror,
    detesto cuando me miran y empiezan sera un hombre o una mujer, somos trans y punto y que no digan se ve tan bonita pero es un hombre no es un hombre es una chica trans, se construye de lo femenino y que por favor llegue el dia que no nos digan más señor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here