Inicio Expresiones Cuando sueño contigo…

Cuando sueño contigo…

Género, diversidad sexual y cambio social.
por qué Lila Downs le gusta tanto a los gays
La purpúrea Lila Downs. Carlos Mario Lema/IDARTES

Luego de una bella presentación de danza folclórica hecha por la Compañia Orkéseos, salió al escenario, toda vestida de color púrpura, la cantante mexicana Lila Downs.

Traía una falda hasta los tobillos, que, recortada por el frente, le cubría la parte posterior de sus (hermosas) piernas, mientras que por delante lucía una falda corta y muy brillante.

Su presentación en el teatro Jorge Eliécer Gaitán de Bogotá junto con su banda “La misteriosa”, que duró algo más de una hora, fue un espacio para encontrarse con tradiciones populares mexicanas por medio de su último álbum Pecados y Milagros, para tener la increíble experiencia de oírla cantar junto a Totó La Momposina la canción “Zapata se queda” y para enamorarse de su presencia y talento.

Esta es la tercera presentación de Downs en Colombia y poco a poco se va viendo cómo crece su popularidad en el país. Aunque no se necesitó de un escenario monumental para su concierto, era notorio que quienes llenaron el teatro disfrutaron de principio a fin el concierto.

Y no es para menos. El encanto de Lila Downs desbordaba el escenario. El registro de su voz le permite jugar en sus canciones y la estética que ha construido alrededor su espectáculo es uno de los aspectos más llamativos que tiene.

En algunas presentaciones y carátulas de álbumes se le ve representando una versión renovada de la estética de Frida Kahlo, con el pelo negro, muy negro, hasta la cintura, con vestidos de flores y una marcada influencia de la cultura popular mexicana.

En otras ocasiones, como la del concierto en Bogotá, llenó el escenario de un ambiente púrpura y para cada tema elegía un accesorio diferente para adornar lo que iba a cantar.

Rebozos de diferentes colores, un sombrero negro y una botella de mezcal fueron algunos de los objetos que le sirvieron para hacer de la música un acto teatral.

Mientras tanto, en el fondo del escenario se proyectaban imágenes de retablos de diferentes artistas que ayudaban a ilustrar el tema y que mostraban representaciones de la belleza y la imaginería popular, por medio de la crítica social, los agradecimientos a los santos y la constante presencia de lo sagrado y lo profano.

por qué Lila Downs le gusta tanto a los gays
Lila y Totó. Carlos Mario Lema/IDARTES

Bueno, y hay que decirlo. Se sentía en el ambiente la atmósfera de amor y de pasión hacia Lila Downs.

Personas de todos los géneros -hombres, mujeres, trans, inter, queer, pan, etc.- aplaudían con emoción al ver la atracción que producía su música, su voz, su cuerpo y todo el encanto que derrochaba con sus collares y espontaneidad. Hasta cuando nos dio la espalda para cantar una canción emocionó al público aunque no se le podía ver ni una pestaña.

Muy bien por todos los que pudimos ir al concierto de ayer, porque nos dejó un bello recuerdo de su paso por estas tierras y con ganas infinitas de que vuelva pronto. Muy bien, también, por la hermosa sorpresa de volver a ver a Totó La Momposina, siempre renovada, acompañando una de las composiciones más sentidas del último álbum de Downs. Eso sí, nos quedó debiendo “Cucurrucucú Paloma” y “Xochipitzahaua”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here