Inicio Miradas Deporte gay

Deporte gay

Género, diversidad sexual y cambio social.
Foto: www.advocate.com

La NGAAA (North American Gay Amateur Athletic Alliance) es una organización creada en Estados Unidos en 1977 que promueve el deporte especialmente entre personas LGBT.

Su fundación está sustentada por la Primera Enmienda de la Constitución de este país, que establece la libertad de religión y libertad de expresión.

En los últimos días se ha oído hablar más de esta agrupación puesto que tres hombres bisexuales la demandaron porque su equipo de softball, que ocupó el segundo lugar en el Gay World Series de 2008, fue descalificado por violar el límite de jugadores “no gays”.

Los tres competidores aducen que hubo un caso de discriminación, puesto que fueron considerados como no “suficientemente gays” para participar en el campeonato.

Independientemente de los resultados que se le den a la demanda, tenemos aquí un tema interesante para discutir: la fundación de grupos destinados exclusivamente para personas LGBT.

En este caso hablamos de una organización constituida, con más de 30 años de recorrido, que decidió crear su propio campeonato en vista de las repetidas discriminaciones a las que se ve sometido el sector LGBT en el campo de los deportes.

Según la Enmienda ya mencionada, es justo que la organización deportiva tenga derecho a limitar el número de jugadores heterosexuales en sus equipos afiliados, si lo que se busca es constituir una identidad gay en los campeonatos y las prácticas deportivas.

Sin embargo el debate sobre el “deporte gay” es interesante, puesto que en este caso se utiliza como lineamiento la orientación sexual de las personas para determinar si son aptas para el juego o no.

Algunas personas dirán que para eso existen gran cantidad de equipos en los que personas heterosexuales pueden participar, mientras que otros aducirán que esto es una forma de autodiscriminación y de formación de guetos que no ayudan a que la comunidad LGBT sea vista como una parte más de la sociedad.

El trabajo por la inclusión de las personas LGBTI se ve cuestionado con este tipo de organizaciones que, si bien están abriendo espacios que en otros lugares son negados para las personas no heterosexuales, dan pie para pensar que, a raíz de la exclusión que han sufrido las personas LGBT, es necesario entonces operar con las mismas reglas (no se está hablando de comportamientos homofóbicos, por supuesto) del mundo heterosexual, pero a la inversa.

¿Es esto una forma de autosegregación o, por el contrario, es la creación de oportunidades y espacios negados en otras circunstancias para personas LGBTI? ¿Cómo puede vincularse el “deporte gay” a otros campeonatos cuya bandera no está asociada con la orientación sexual de sus competidores?

1 Comentario

  1. Yo creo que hay que entender esto dentro del contexto en que surgió. Este club deportivo es igual que un bar gay, se constituye como un espacio de homosocialización. Llegará el día en que no hayan estos tipos de espacios? sino mas bien todos los espacios podrán ser lo suficientemente incluyentes para heteros/bis/homos? Hay gente gay que prefiere estar con gente gay, hay gente gay que le tiene sin cuidado si hay o no gente hetero a su alrededor, y ‘del mismo en sentido contrario’.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here