Inicio Nota al pie Directivas de centro comercial piden disculpas por acto de discriminación

Directivas de centro comercial piden disculpas por acto de discriminación

Género, diversidad sexual y cambio social.

Cumpliendo con lo ordenado por una juez de Bogotá, directivas del Centro Comercial Avenida Chile  pidieron excusas por el comportamiento de unos de sus vigilantes con una pareja del mismo sexo.

parejas gay que han sido discriminadas en Colombia
Este es el momento en que Mauricio Ávila, representante legal del Centro Comercial Avenida Chile, pide excusas por el comportamiento de sus guardias.

El pasado 19 de febrero, Alejandro Aristizábal estaba con su novio en el Centro Comercial Avenida Chile, en Bogotá.

De repente, algunos guardias de seguridad del lugar les pidieron que abandonaran dicho establecimiento.

El argumento era que los besos y abrazos que se habían dado para despedirse (como suele hacerlo la mayoría de parejas), eran “espectáculos que ponían en vergüenza al centro comercial”.  Les dijeron que para darse besos y abrazos  tenían “las esquinas y la clase de bares que frecuentaba gente como ellos”.

Indignados, Alejandro y su novio no solamente convocaron a un plantón, que tuvo lugar el 27 de febrero en el centro comercial, sino que interpusieron una acción de tutela argumentando su derecho a la no discriminación. También señalaron que las demostraciones de afecto en público no están prohibidas.

La juez 34 civil municipal falló a favor de ellos obligando a las directivas del centro comercial a pedir excusas públicamente. El acto tuvo lugar el 18 de junio en la plazoleta principal con la presencia de tres funcionarios de la Defensoría del Pueblo. Allí, Mauricio Ávila Rodríguez, representante legal del Centro Comercial Avenida Chile dijo:

En cumplimiento a lo ordenado por la juez 34 civil municipal de Bogotá, dentro del proceso de tutela, según decisión tomada el 13 de junio de 2014 y notificada el 17 de junio, presento en este acto público excusas por los hechos que motivaron la mencionada acción de tutela.
Esta copropiedad ratifica su rechazo a las actuaciones no autorizadas y contrarias a nuestras políticas, realizadas el 19 de febrero de 2014 por los vigilantes subordinados de la empresa Segurcol Ltda que, según lo determinado por el señor juez, lesionaron sus derechos.
Ratificamos que esta copropiedad no avala ninguna conducta discriminatoria, respeta el libre desarrollo de la personalidad, propicia la sana convivencia, el respeto por los Derechos Humanos y la responsable utilización de sus zonas comunes, por las que transitan niños y familias.

Aunque las directivas cumplieron con lo estipulado en la sentencia, no dejó de sorprender esta última frase, en la que Ávila se refiere al uso “responsable” de zonas comunes. El mensaje pareciera ser que los actos de afecto entre personas del mismo sexo “afectan” a niños y familias.

De inmediato, activistas presentes en el lugar gritaron: “Los besos son afecto, no delito”, “no vulneramos a niños y a niñas por darnos un beso”, “no vulneramos las familias por darnos un beso” y “un beso no es un mal ejemplo”.

Por su parte, Elkin Valencia, quien asistió como representante de la empresa Segurcol Ltda, también presentó disculpas públicas: “Estamos comprometidos con el respeto a los Derechos Humanos, sin discriminación alguna, con el libre desarrollo de la personalidad y todos los derechos fundamentales que involucran el derecho a la libre opción sexual, el derecho a la igualdad y de la dignidad humana. Velaremos por el cumplimiento de cada uno de ellos, para lo cual capacitaremos a nuestro personal para la práctica de esas políticas institucionales”, afirmó Valencia.

Aunque el acto estaba previsto para las cuatro de la tarde, inició a las 4:30, sin presencia de la pareja afectada, debido a que uno de ellos llegó faltando 10 minutos para las 5:00 de la tarde.

A pesar de que las directivas del centro comercial cumplieron con lo estipulado por la juez, es una lástima que solamente hasta que una sentencia lo especifica, se reconozca públicamente que se cometió un acto de discriminación y se pidan disculpas por esto.

Sin embargo, esto no garantiza que los funcionarios de dicho establecimiento sean realmente conscientes de su error al punto que, como ya se dijo, el representante legal habló de la “responsable utilización de sus zonas comunes, por las que transitan niños y familias”. O ¿a qué venían estas palabras justo en ese momento?

Enlaces relacionados:

Personal de seguridad discrimina a pareja del mismo sexo
¿Otro caso de discriminación en Bogotá?
Entre los besos y los libros
Abrazos para un centro comercial
Plantón Centro Comercial Altavista

1 Comentario

  1. Este y demás centros comerciales, están “mamados” del cruissing que se practica en sus baños. Siendo gay, me parece asqueroso entrar a un baño y ver el “hambre” con que algunos desfilan, particularmente en los del Av. Chile.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here