Inicio Miradas El sofá de Canal Capital

El sofá de Canal Capital

Género, diversidad sexual y cambio social.
Programa LGBT de Canal Capital
Alonso Sánchez Baute, el presentador del programa. elespectador.com

El domingo 10 de junio se estrenó en Canal Capital un programa dedicado a la temática LGBTI, presentado por el escritor Alonso Sánchez Baute.

La iniciativa es muy interesante y positiva para los televidentes colombianos, porque es la primera vez que la diversidad sexual es el centro de discusión de un programa televisivo (¡en horario familiar!) sin ser ridiculizada o personificada en un presentador chismoso o trivial.

Durante este programa Baute presentó las diferentes secciones con notas llamativas e informadas. Hablamos principalmente de la que se le hizo a la presentadora de este mismo canal, Michell Valencia, de quien se habló sin morbo, sin hacer énfasis en cómo “se volvió mujer”, sino mostrando las diferentes facetas de su vida, su paso por la universidad y su cotidianidad.

A diferencia de otros medios, esta nota utilizó testimonios de profesoras y amigas, lo que complementó el perfil que se estaba ofreciendo.

El Sofá es un espacio que sin duda abrirá nuevas discusiones y le permitirá a muchas personas que no están familiarizadas con la temática LGBTI entender, conocer y debatir cada vez con menos prejuicios. Es un paso importante que debe aprovecharse al máximo.

Quisiéramos, por lo pronto, señalar algunos aspectos del programa que parecieron opacar la buena intención del canal, de su director y presentador y de sus productores. El primero y el más visible, la estética elegida para el programa.

El sofá que está en el set es morado oscuro, el fondo es negro, hay una alfombra persa iluminada solamente con un foco redondo en el centro (cuyo objetivo no se entiende) y Baute estaba vestido de negro, tanto así que tocaba esforzarse para verlo en un ambiente casi funerario. Por qué eligieron la oscuridad a la luz, es una pregunta que nos seguimos haciendo.

Las cámaras que querían hacer tomas innovadoras en ocasiones se excedieron en la mirada a las manos y a los planos cerrados. Cada cierto tiempo nos mostraban las manos de Baute con sus anillos, las manos de Michell Valencia, de Catalina Villa… La intención se volvió un comodín y perdió el sentido de no sólo enfocar el rostro.

Aunque no somos expertos en imagen audiovisual, el cine y los noticieros nos han enseñado que el primerísimo primer plano se hace para destacar algún gesto, una emoción, una característica especial de la persona enfocada.

Sin embargo creemos que esto no fue lo que sucedió pues en varias ocasiones aparecieron planos cerrados que no demostraban ningún interés más que hacer algo distinto que finalmente aburrió.

Por ejemplo la toma de la cara de Catalina Villa, que además se pasó a escala de grises, puso en evidencia la dificultad de una buena iluminación y de un enfoque que no deje de lado las expresiones y los gestos, más que los contrastes de la piel. Afortunadamente esto no es preocupante porque la dirección de arte sabrá cómo pulir estos detalles.

Programa LGBT de Canal Capital
Imagen del nuevo programa

El presentador explicó en el lanzamiento del programa que El sofá no sería un espacio exclusivo para personas y temas LGBTI.

evita poner divisiones entre heterosexual y no heterosexual.

Sin embargo en algunas de las notas se utilizó un lenguaje que generalmente es entendido más por las personas LGBTI que por el resto. Decir, por ejemplo, “raimbow flag” limita el espectro de comprensión de los televidentes, algunos de los cuales no hablarán inglés y tampoco sabrán qué tiene que ver el arco iris con la diversidad sexual. Ampliar el espectro de televidentes significa también incluirlos en un lenguaje claro, explicativo e incluyente (¡por favor, pongan tildes en los títulos!).

Seguiremos con atención los próximos capítulos e invitamos a los lectores de Sentiido a ver el programa, que tiene mucho para decir. También esperamos llegar a entender por qué, después de la nota sobre Barack Obama, se incluyó un comentario sobre el expresidente Virgilio Barco de manera tan gratuita, sin ningún vínculo con lo que se estaba hablando y sin ninguna explicación. ¿Será que se quería llamar la atención de alguien con un nombre parecido?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here