Inicio A Fondo Emoteísmo: la libertad es lo único sagrado

Emoteísmo: la libertad es lo único sagrado

Género, diversidad sexual y cambio social.

Nace el Emoteísmo, una religión pensada para quienes están cansados de que tantos políticos y líderes religiosos rompan corazones y jueguen con la fe. No proponen dogmas ni prometen la salvación sino una mirada reflexiva y satírica que ayude a cambiar el mundo.

Fotos: Andrés Camilo Gómez de goTeam.

que es el Emoteísmo
El Emoteísmo no tienen mayores pretensiones que ser una comunidad de encuentro, escuchar a la gente e invitarla a que participe con acciones poéticas.

El trámite es sencillo. Para abrir legalmente una iglesia en Colombia, se necesita presentar unas actas de constitución, un reglamento interno y un listado de sus filiales. El paso a seguir: arrendar un local, comprar unas sillas Rimax y listo.

Además de no pagar impuestos, rápidamente la iglesia empieza a recibir ingresos (a manera de diezmo). Es tan efectivo el modelo de negocio que, según cifras del Ministerio del Interior, en el país están registradas al menos 6.000 iglesias no católicas. Se constituye más de una diaria.

A esto se suma que cada vez más personas se inclinan por vincularse a iglesias donde sienten que sus líderes se preocupan por ellas y donde encuentran espacios para vivir su fe de una manera más emotiva que en las iglesias católicas. (Ver: Diversidad sexual y nuevas alternativas espirituales).

Los acercamientos a estas otras iglesias suelen ocurrir cuando la persona se siente sola, necesita apoyo, está en un momento de quiebre o en una situación límite. “De ahí que sean tan frecuentadas por personas con adicciones, desempleadas o que están atravesando por un momento emocional doloroso”, explica el sociólogo William Mauricio Beltrán en la investigación Del monopolio católico a la explosión pentecostal. (Ver: Nerú, ¿un traidor de la homosexualidad?).

Como respuesta a todo esto nace el Emoteísmo, una religión politeísta y anarquista que adora a los emoticones. A manera de sátira, sus creadores pretenden cuestionar “la influencia borreguística de las religiones” y la manera como algunos líderes religiosos manipulan las emociones de sus fieles para sacarles dinero.

Antes, Corruptour

Detrás del Emoteísmo están Vanessa Adatto, Verónica Ochoa y Felipe Vergara, todos vinculados al mundo de la dramaturgia. En 2015, Verónica y Felipe lideraron “Corruptour ¡país de mierda!”, una suerte de teatro en movimiento.

En una chiva recorrieron por Bogotá los escenarios relacionados con el asesinato de ese genio del humor que fue Jaime Garzón. La ruta empezaba en el poste contra el que Garzón se estrelló cuando lo asesinaron en 1999. (Ver: País de mierda).

Durante el recorrido –que duraba más o menos dos horas– se subían desde funcionarios públicos, combatientes, amantes, reinas rebeldes, una empleada del servicio indiscreta hasta un humorista fracasado. Más de 15 actores pasaron a diario por la chiva.

Ahora, en el Emoteísmo, Verónica y Felipe asumen el rol de “teólogos emoteístas”. Eso sí, aclaran que no pretenden llenar el vacío espiritual de nadie sino que cada quien llene el suyo.

“El Emoteísmo invita a sus fieles a no quedarse esperando a que los milagros ocurran sino a propiciarlos”.

Su propuesta es no dejarse arrastrar por los miedos con los que algunas religiones manejan a la gente (a la muerte o al cuerpo, por ejemplo), sino que cada persona asuma con entereza el misterio de por qué está acá.

Sentiido habló con Verónica y Felipe.

que es el Emoteísmo
Los emoticones constituyen un lenguaje universal y son los favoritos del Emoteísmo.

1. Con la amplia oferta de religiones, ¿por qué crear una más?

El Emoteísmo se dirige, especialmente, a los vencidos, a los desesperanzados, a los desencantados o a quienes estamos cansados de que en el campo político y religioso jueguen con nuestra fe y a que sistemáticamente nos rompan el corazón. (Ver: La mezcla entre religión y política, ¿inevitable?).

No ofrecemos promesas ni la salvación, de ahí que uno de nuestros lemas sea “¡sálvese quien pueda!”. Para nosotros la salvación no está en ningún mesías, ni en un futuro, ni en un paraíso prometido, sino en nosotros mismos porque ya estamos en el infierno. La salida es retornar al pensamiento, al espíritu crítico y a la imaginación.

El Emoteísmo tiene planeadas procesiones y ceremonias. Algunos milagros serán visibles en redes sociales.

Dejamos de creer en la izquierda, en la derecha y en el centro. Sentimos que hace años la democracia no funciona. En este contexto, lo que podemos ofrecer es un descontento compartido o regodearnos en conjunto en esa desilusión. Ofrecemos espacios para compartir esa incertidumbre y pensar en común en estos temas.

Y al hacerlo, crear una fiesta del descontento para que de esa gran frustración salga algo distinto. Al menos intentar que toda esa mierda sirva como abono. Y puede que no surja nada, pero conectarnos, pensar, reírnos y cantar juntos sobre esa desilusión ya es un hecho extraordinario.

2. ¿Cómo es esa mezcla entre politeísmo, anarquía y emoticones que propone el Emoteísmo?

Detrás del desencanto en el que vivimos hay un piso anarquista o la posibilidad de una transformación real que no tiene nada que ver con el Estado. Para bien o para mal, es lo único que tenemos en nuestras manos. Y en esa actitud autorreflexiva y crítica sobre sí mismos y nuestras acciones, hay un gran potencial de cambiar el mundo.

 “El anarquismo es una luz para el Emoteísmo”.

Lo de los emoticones es tan solo un pretexto. El Emoteísmo es una reacción a las maquinarias de la postverdad, a esa “mentira emotiva” y a su narrativa que ha develado la farsa. (Ver: Postverdad: la gente cree lo que quiere creer).

Así, de igual manera, tomamos los emoticones -elementos con una emocionalidad desbordada- y les damos un nuevo significado. Es algo así como “no quieren que pensemos, entonces vamos a hacer de los emoticones unos seres iluminados y brillantes“.

Son dioses que se saben a sí mismos falsos. Su divinidad es ridícula. Y al hacer la mentira evidente, de alguna manera se convierte en verdad. Son muchos dioses, 2.666 hasta ahora, porque cada año nacen nuevos. Al ser tantos es muy difícil que uno quiera imponerse sobre otro, por eso son naturalmente anarquistas.

“Entre los profetas del Emoteísmo está el humorista Jaime Garzón y otras personas inspiradoras que se han formulado y heredado preguntas.”.

Además, si nos aburrimos con uno o si nos cae mal, podemos acudir a otro. Hay variedad y por eso esa mezcla entre politeísmo y anarquismo es coherente. Pero al ser unos dioses absurdos, ¿cómo vamos a poner nuestro destino en sus manos? ¡Tenemos que labrar nuestro propio camino!

Emoteismo religion
Una de las canciones del Emoteísmo recuerda que sus pastores son falibles y fallidos y que a sus fieles les corresponde no seguirlos. No hay jerarquías, ni gobierno, son simplemente “impastores”.

3. ¿A dónde aspira llegar el Emoteísmo?

A mucha gente le da pereza pensar. Le parece un acto extenuante. Es más fácil dejarse llevar o manipular. Por eso buscamos que el acto de pensar sea más divertido, de manera que podamos practicarlo con mayor frecuencia. Queremos promover el pensamiento crítico y formular esas preguntas que tantas veces evitamos porque nos incomodan.

“En vez de andar pensando en sabotear a Duque o a Petro, encausemos nuestra energía en hacer algo, así sea mínimo, pero más transformador”.

También pretendemos que ese pensamiento crítico sea un aliado del loco exceso y que esté por fuera de las llamadas “buenas costumbres” o de todo lo que nos han impuesto y que limita nuestros cuerpos y pensamientos. Es quitarnos todo eso de encima para poder ejercer nuestra libertad.

El loco exceso alude a territorios que las religiones nos han querido usurpar: el cuerpo y el placer. Busca romper con esos pactos que culturalmente cargamos como que en la infancia nos dicen: “no dé vueltas porque se marea” o “acá no baile”. Y las iglesias juegan con eso a través de conceptos como “pecado”.

Por otro lado, está la imaginación como acción: poner en evidencia que una acción puede transformar y que lo único necesario es tener el impulso para hacerla. La imaginación no puede quedarse en algo mental sino pasar a la acción.

“Hay que buscar la manera en que la imaginación entre por las grietas del poder para allí sembrar flores”.

A través del ejercicio del pensamiento crítico y de destinar espacios para el loco exceso pueden surgir ideas que vayan al mundo a hacer milagros. No quedarse esperando a que ocurran sino propiciarlos porque los milagros no son posibles en un sistema donde le dicen a uno cómo debe actuar.

Al realizar acciones para salirse de ese orden es posible preguntarse: ¿por qué vivir como otros me dicen? No queremos conducir a nadie a ninguna parte sino señalar con una luz arcoíris que existen espacios autónomos y libertarios.

4. ¿Cómo enfrenta el Emoteísmo la postverdad?

Hacemos tan evidentes los mecanismos con los que la postverdad funciona, al punto de que muchas personas entiendan mejor lo que está pasando: que a diario nos dicen grandes mentiras y nos las creemos.

Queremos mostrar que son mentiras tan absurdas o que apelan tanto a las emociones, que es lo mismo que pasa con algunas religiones y con muchos políticos. A veces, incluso, podemos dudar de la veracidad de una información pero si nos conviene porque ratifica nuestra visión de mundo, hacemos de cuenta que es verdad. Y seguimos con el juego.

“Mucha gente crea falsas esperanzas para llevarnos a una iglesia o a votar por un político”.

La idea es derribar al enemigo con su propia fuerza. Es decir, ¿la estrategia es mentir? ¡Pues se le tiene! Tenemos unas mentiras fantásticas y mejores porque somos creativos y creadores. No vamos a enlodar la dignidad de nadie, sino que vamos a decir mentiras bonitas. Por ejemplo, que Germán Vargas Lleras ahora es buen tipo y abraza a la gente.

5. ¿Cómo contrarrestar con más religión el poder de las iglesias?

Para nosotros ha sido doloroso ver las porquerías que hacen muchas iglesias. Ver que tanta gente acude a esos espacios con angustia y con un vacío existencial y que allá juegan con sus emociones y les quitan su dinero.

Les piden aportes una, dos y tres veces durante un culto. Es entonces cuando recordamos la frase: “Dios mate a todo aquel que pretenda enseñarle a otro el camino sin conocerlo”.

“Tratamos de transformar en risa la rabia que sentimos”.

En el Emoteísmo tenemos un súper grupo de músicos que ha compuesto canciones para imitar esa fórmula tan usada en algunas iglesias que lleva a que en momentos específicos la gente experimente ciertas emociones.

Por ejemplo, en un momento dado buscan conmoverla casi hasta hacerla llorar. Se sube el volumen cuando el pastor entra en contacto con “lo divino” y después se baja. Le hemos apuntado a toda esta dramaturgia, a esa estructura conductista para quitarles la máscara a quienes están detrás.

Queremos señalar que muchas iglesias son negocios y así funcionan. La prueba máxima es que nosotros nos vamos a quebrar mientras esas otras seguirán recibiendo cada vez más plata. En el Emoteísmo no pedimos diezmo sino acciones de sabotaje poético y que nuestros fieles salgan al mundo a cambiarlo.

que es el Emoteísmo
El Emoteísmo no funciona como una obra de teatro que se acaba y la gente se va. Es algo continuo donde cada quien puede aportar.

6. ¿Cuál es el mandamiento más importante del Emoteísmo?

Dudarás de todo hasta del mismo Emoteísmo”. Es una manera de abogar por la independencia y por la autonomía, sin esperar a que otros nos digan cómo vivir. Ojalá que en esta religión haya contradictores y nuevas vertientes porque es a través de todo esto que podremos hacer una terapia contra “la influencia borreguística de algunas iglesias”.

“¡Sálvese quien pueda!”, “Mamén” y “Dios Bendiga este negocio” son algunas de las arengas o mantras del Emoteísmo.

Otro de nuestros mandamientos es: “no creerás, cultivarás en ti el don de la incredulidad para encontrar tu pensamiento individual. No perseguirás tan arduamente las respuestas como las preguntas. Es más, no creerás en lo que acá está escrito. La verdad es mutable, así que cógela suave”.

7. ¿Cuáles son los dogmas del Emoteísmo?

Un dogma es una mentira absoluta, mutable, falible, revocable, cuestionable y absolutamente falsa sobre la que no cabe ninguna certeza. Cada vez que todo dogma se proclama solemnemente, podrá ser derogado o negado.

“Queremos sentarnos a pensar y a escuchar a los creyentes, porque muchas veces las religiones son lugares de la no racionalidad”.

Por esto, los dogmas constituyen la base simple y voluble de la doctrina emoteísta: todo emoteísta está obligado a renegar, a desconfiar y a rechazar los dogmas de la manera más simpática posible.

8. ¿Qué puede esperar una persona al convertirse al Emoteísmo?

Para quienes son reacios a los temas religiosos, es más fácil convertirse. Lo difícil es que lo hagan los creyentes que poco se cuestionan. Nosotros los recibimos felices y ojalá en masa. Sería muy interesante que dialogáramos.

Nos gustaría que el Emoteísmo fuera como el Budismo donde no importa que la persona profese una religión. Lo uno no excluye lo otro. De hecho, cuando uno revisa el origen de las religiones, se da cuenta de que no estaban en pugna entre sí y que unas se nutrían de otras. (Ver: El Budismo, de la mano con los derechos humanos).

“Las creencias son variables porque cambiamos con el tiempo, estamos en búsquedas permanentes”.

En la espiritualidad –que no es lo mismo que religión– se canaliza lo mejor del ser humano: su espíritu creativo. Pero cuando esto se convierte en algo tieso, llámese religión o institución, la creatividad se vuelve obediencia. Y nos gusta la idea de que los únicos que tienen acceso a la salvación son los creadores porque hablan el mismo lenguaje del creador.

que es el Emoteísmo

9. ¿Cómo son los rituales y ceremonias del Emoteísmo?

Son espacios de una profunda risa que provoca reflexión, no de una risa que nos anestesia y nos hace olvidar de todo. En estos ritos el loco exceso se hace presente a través del canto, el baile y la música. Son espacios de búsqueda, encuentro, diálogo, libertad y pensamiento.

“En el Emoteísmo no hay líderes. Cualquier persona puede ser sacerdote, pastor, papa o como quiere llamarse”.

Es cierto que también hay testimonios, sermones, oraciones y alabanzas pero en un mundo fantástico lleno de unicornios, arcoíris, algodones de azúcar, masmelos y peluches. Un universo muy dulce.

10. ¿Qué le dice el Emoteísmo al voto religioso, militante y obediente, que se opone a temas como la igualdad LGBT?

El Emoteísmo es una invitación a dudar y a cuestionarse de los políticos y a no esperar nada de nadie. Hay una transferencia de ese voto religioso a esperar la salvación del alma: la salvación a través de un mesías político.

La invitación es a separar esos dos mundos: el espiritual y el político electoral. En algunas iglesias le dicen a la gente que vote por “x” o “y” candidato porque con esa persona “todo estará mejor”. Lo interesante sería que esa persona se cuestione qué acciones realiza en su cotidianidad para que realmente “todo vaya a estar mejor”.

“Queremos construir un libro sagrado en lenguaje emoji donde cada quien los interprete a su manera”.

En el Emoteísmo no respondemos a la agresividad con más agresividad. Aunque hay mucha gente que se la pasa peleando en las redes sociales, hay otras tantas que están cansadas de eso. Esa es la potencia más grande que hay.

Hay que buscar alternativas satíricas para salirse dignamente de esa batalla campal que hay en las familias, en las redes sociales y en los espacios laborales y académicos.(Ver: Diálogo entre opuestos, ¿cómo lograrlo?).

11. ¿Cuál es la posición del Emoteísmo sobre la tal “ideología de género”?

La tal “ideología de género” es otra gran mentira incrustada en el corazón de la postverdad. Es como un pequeño demonio que algunos sectores religiosos soltaron para asustar a la gente. A ese demonio hay que darle masmelos y dulces hasta que se engorde y se vuelva tan inofensivo como un emoticón. (Ver: La tal ideología de género, ¿de dónde viene y para dónde va?).

Para el Emoteísmo, lo realmente sagrado es la libertad y cada quien debe vivir y expresar su orientación sexual e identidad de género como quiera. Ojalá haya mucha diversidad sexual y de género en los ritos y ceremonias emoteístas.

Esa “ideología de género” está pegada con babas, sustentada con versículos religiosos fuera de contexto. Hay que reírse de esa persecución porque muchas religiones tienen unas salidas que dan mucha risa. (Ver: ¿Qué dice la Biblia realmente sobre la homosexualidad).

Cuando visitamos cultos religiosos, más de una vez tuvimos que contener una carcajada porque son muy buenos cómicos. A las personas LGBT les proponemos que mejor nos riamos de esas “ideologías”, que no les demos tanta importancia.

#ReligiónMásDiversidad, es un proyecto apoyado por la Fundación Open Society Institute en cooperación con el Programa para América Latina de Open Society Foundations.

Enlaces Relacionados:

El odio no se enfrenta con más odio
Diálogo entre opuestos, ¿cómo lograrlo?
Chao prejuicios
La tal ideología de género, ¿de dónde viene y para dónde va?
Rodrigo Uprimny: Dios sería el primero en defender el Estado laico

La mezcla entre religión y política, ¿inevitable?
La estrategia electorera de estar en contra de las personas LGBT

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here