Inicio A Fondo Hombres ¿feministas?

Hombres ¿feministas?

Género, diversidad sexual y cambio social.
Hombres feministas
Tak Combative. Foto: archivo particular.

Tak Combative

Filósofo, profesional en Estudios Literarios y máster en Escrituras Creativas. Profesor de yoga kundalini y performer.

“Cualquier persona puede sufrir una violencia por su feminidad, independiente de su cuerpo o  identidad de género”.

Tak tiene una historia de amor tormentosa con el feminismo. Llegó a este cuando estudiaba en un colegio femenino de monjas, gracias a Stella, una profesora. Con ella leyeron apartes de La dominación masculina de Pierre Bourdieu. Ahí empezó a percibir el feminismo como un asunto importante y rebelde al que quería pertenecer.

Sin embargo, cuando entró a estudiar Filosofía en la Universidad Nacional de Colombia, el feminismo no solo era invisible, sino hasta mal visto (ya lo sabrán por la polémica que se generó hace poco). “Esas histéricas del departamento de género”, recuerda que decían.

Tak olvidó el feminismo hasta que comenzó su tránsito de género y dejó de reconocerse como mujer para pensar en algo intermedio y, en ocasiones, en construirse como hombre. Entonces, triste e irónicamente, encontró que el feminismo era (aunque no todo ni en todo lugar ni en todas las personas) un espacio de hostilidad hacia las personas trans.

En muchos de estos espacios, los hombres trans son criticados por su supuesta reivindicación al patriarcado (sistemas donde los hombres tienen el poder) y las mujeres trans eran excluidas por no ser “totalmente” mujeres.

No obstante, Tak sabe que hay muchos tipos de feminismo y de feministas y prefiere asumir esta propuesta como una manera de estudiar, visibilizar y transformar las desigualdades y violencias causadas por el sistema sexo/género.

1. Hace unos días en una entrevista en el portal La Silla Vacía, la psicóloga y feminista Florence Thomas dijo: “ningún hombre puede ser feminista, pero sí pueden ser solidarios”. ¿Qué opina de esta afirmación?

Desde que empecé a abandonar mi identidad como mujer y pensaba en el feminismo, buscaba argumentos para seguir sosteniendo que yo formaba parte de esto y que luchaba por desenmascarar las desigualdades y violencias de género.

Decía que tenía vagina y que había tenido una identidad femenina, que tenía derecho a hablar de feminismo y que ahora como persona trans era, además, víctima de otras violencias. Trataba de justificar que algo de mujer había en mí para legitimarme como feminista.

Pero ¿no resulta absurdo que haya que dar explicaciones para defender la igualdad? El sistema sexo/género nos atraviesa a todos por el hecho de tener un cuerpo y vivir en sociedad.

También, porque el género es un espectro del que vamos y venimos, de manera que cualquier persona puede sufrir una violencia por su feminidad independiente de su anatomía o de su identidad de género. En ese sentido, esa es una justificación -si es que se necesita- para que quien así lo considere pueda nombrarse feminista.

2. La periodista Catalina Ruiz-Navarro expresó en una columna que cualquier persona, incluidos los hombres, pueden ser feministas siempre y cuando estén dispuestos a desmantelar las discriminaciones y desigualdades en todos los aspectos de su vida. ¿Qué opina de esta posición?

3. ¿Qué opina de la idea de que no les corresponde a los hombres discutir hacia dónde deben ir los feminismos, sino que el principal deber de un hombre feminista es auto evaluarse para evitar comportamientos discriminadores?

2 y 3. Son preguntas que activan muchas alarmas. El subtexto podría ser: “claro, mucha inclusión y todo, pero ¿qué pasaría si los hombres se tomaran el feminismo y dijeran hacia dónde debe ir?”. Nos escandalizamos porque, en ese caso, se cometería una injusticia y las luchas y triunfos de las mujeres se vendrían abajo.

Aquello construido y reconocido como feminismo ha seguido y sigue su curso a manos de quienes lo piensan y practican. No habría que suponer que si los hombres participan se van a apoderar de éste o que si dan ideas al respecto serán negativas para las mujeres.

Es lo mismo que dar por hecho que todas las mujeres que se proclaman feministas son justas o que solo por ser mujeres no pueden tener ideas cuestionables sobre el rumbo del feminismo. Esas son generalizaciones.

No podemos negar que el feminismo también se ha utilizado para agredir a otros, al menos simbólicamente, porque nuestro pensamiento y ego tienen un lado perverso y utilizan cualquier idea, por más libertaria o igualitaria que parezca, para satisfacer los deseos propios de dominación.

El feminismo seguirá vivo en la medida en que siga movilizando sujetos y grupos para pensar y actuar diferente frente al sistema sexo/género. Apoyando la postura de Catalina Ruiz-Navarro, también resalto que una mujer tampoco puede ser feminista si no desmantela las desigualdades y discriminaciones en su propia vida.

4. Algunas personas coinciden en que no les compete a los hombres decir si pueden o no formar parte de la lucha por la igualdad de género sino que este es un asunto exclusivamente femenino. ¿Qué opina al respecto?

No estoy de acuerdo. Esta postura supone que no hay nada en los hombres que tenga que ver con lo femenino.

5. ¿De qué manera cree que los hombres pueden aportar, de la mano de los feminismos, a darle un nuevo significado a ser hombre y a trabajar en temas como las nuevas masculinidades?

Las transformaciones empiezan una vez una persona se reconoce como hombre, piensa en el sistema sexo/género y observa realmente -no evadiéndose ni burlándose- los efectos de éste sobre su vida. Se cuestionará cada acción y, si es su momento, podrá a través de su ejemplo, transformar a otros y, si tiene la disposición o la vocación, empezará a hablar y a construir teorías sobre nuevas formas de ser hombre. Pero esto depende de muchos factores y nadie está obligado a hacer algo que no le nace.

Ir a la página siguiente…

Enlaces relacionados:

“¿Cómo es tu nombre real?”, y otras preguntas impertinentes
Ser un muppet: ni hombre ni mujer
La libertad de ser quien uno es
“Una mujer más, eso es todo lo que quiero ser”
El decreto para el cambio de sexo: un paso más para las personas trans
Diferentes formas de ser transgénero
¿Nacer en el cuerpo equivocado?
Cis…¿Qué?
Los retos de la población transgénero
Caravana trans. Primera parada: La Florida

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here