Inicio Miradas Las ironías de la legislación colombiana

Las ironías de la legislación colombiana

Género, diversidad sexual y cambio social.
Información del caso de adopción del periodista norteamericano Chandler Burr
Foto: eltiempo.com

Primera noticia: El 30 de noviembre de 2011, el presidente Juan Manuel Santos, sancionó la Ley antidiscriminación que fue propuesta por el Movimiento MIRA.

Originalmente el proyecto estaba orientado a proteger a la población afrocolombiana, pero posteriormente fueron incluidas las categorías de sexo, raza, etnia, nacionalidad y orientación sexual, entre otras.

Segunda noticia: El 1° de diciembre de 2011 la cadena CNN saca a la luz la historia del periodista norteamericano Chandler Burr, quien tras haberle sido aprobada la adopción de dos niños Colombianos por parte del ICBF, le fue revocado el permiso, supuestamente, por haberle ocultado su homosexualidad a la institución.

El senador Carlos Alberto Baena del Movimiento MIRA justificó el proyecto de ley aduciendo que era hora de tener herramientas legales para impedir la discriminación, en vista de que por los medios educativos y culturales no se obtuvieron resultados significativos.

Por esta razón, quienes discriminen pueden tener condenas de cárcel de entre 1 y 3 años y multas de 10 a 15 salarios mínimos.

Para algunos foristas de diferentes medios virtuales consideran que es una buena salida para castigar injusticias e irrespetos contra las personas. Otros, por su parte, insisten en que el cambio debe darse dentro de las instituciones estatales o sociales, puesto que no ha cambiado en nada la capacitación de los técnicos y funcionarios de la Fiscalía, ni ha transformado la realidad social que en Colombia persiste en relación a la discriminación (Mauricio Noguera).

Lo que nos parece irónico es que la ley antidiscriminación quiera poner todo su peso legal sobre actos que atenten contra la identidad de las personas y que una entidad del Estado como el ICBF, que entre otras labores debe garantizarle bienestar a niños sin hogar, permita que a un hombre que cumple con todos los requisitos solicitados, que estuvo bajo observación durante dos años, le quiten sus hijos porque no dijo que era homosexual a lo largo del proceso (¡el señor Burr es un reconocido periodista en los Estados Unidos en donde su orientación nunca se ha ocultado!). ¿No huele un poco a un caso de discriminación, de esos que quiere castigar el Estado con cárcel y salarios mínimos?

Información del caso de adopción del periodista norteamericano Chandler Burr
Chandler Burr / semana.com

En una entrevista hecha por la W, Chandler Burr insiste en que el problema no es no haberlo dicho (pues nunca se lo preguntaron) sino que él, en efecto, sea homosexual.

Las justificaciones que le dieron se basan en razones de “seguridad”, pues omitió información fundamental y que al “no decirlo demuestra que no lo asume y eso muestra que no está cómodo con su orientación sexual”.

Para no extendernos en la maraña de explicaciones, excusas y enredijos que salieron a flote en la entrevista, recomendamos que la escuchen atentamente y tomen nota de lo que les suena discriminatorio.

Según Rodrigo Uprimny, abogado del señor Burr, estos son algunos de los argumentos que no han sido tenidos en cuenta durante el proceso:

  1. No se puede discriminar a una persona por su orientación sexual.
  2. El artículo 68 del Código de infancia y adolescencia no establece que el adoptante tenga que ser heterosexual.
  3. La sentencia T 290 de 1995 de la Corte Constitucional aclara que la orientación sexual de una persona no es un criterio relevante para determinar si es un padre adoptante idóneo.

Y añadámosle, para condimentar más este precioso bocadillo, que hace pocos meses la Corte Constitucional dictaminó que las parejas del mismo sexo tienen el derecho a constituir familia. ¿No es una familia un padre o una madre solteros que tienen hijos?

Nos gustaría saber qué pensaría el presidente Santos (si se enterara de la noticia), qué pensarían los integrantes del Movimiento MIRA, autores de la ley antidiscriminación y tan amigos de las causas LGBT, y a quién se le ocurriría pensar que dicha ley debería aplicar también para instituciones que le niegan el hogar a dos niños de difícil adopción (tienen 13 y 9 años y el mayor conocía la orientación de su padre) que encuentran un padre idóneo.

2 Comentarios

  1. No tengo nada en contra de la poblacion LGBT, pero no estoy de acuerdo con lo que hicieron con los menores, se los quitaron a una pareja de personas(hombre y mujer) y se los dieron en adopción a este periodista, me pregunto: por ser Americano?, por ser periodista? o por el convenio del TLC. Soy estudiante de derecho y me parece que es una afrenta contra los derechos de los niños, en general de las personas, porque atenta contra la dignidad humana.
    Supongo que el Estado(ICBF) irá a compensar los años que esta pareja Colombiana, invirtió en dichos menores. Habrá que pensar en los errores jurídicos que se cometieron en tal decisión.

    • Luis Carlos, ya que es estudiante de derecho revisemos sus clases de familia:
      1. Como sabrá a nadie le quitan la paternidad/maternidad por capricho (aunque el caso Burr demuestre lo contrario). Que los niños hayan sido “quitados” a una pareja, realmente fue el producto de un proceso de restablecimiento de derechos (revise el Código de infancia y adolescencia) en el que se plantean las razones por las cuales los niños son retirados de su familia y declarados en adoptabilidad. Para no hacer la historia larga, los niños Burr fueron declarados en adoptabilidad hace varios años , es decir, a los padres biológicos que tanto le preocupan les quitaron las custodia y la patria potestad debido a que estaban vulnerando los derechos fundamentales y los niños por eso fueron ubicados bajo el cuidado del ICBF… Que los padres demanden al Estado por su propia falta de responsabilidad le parece razonable?
      2. Usted habla de una afrenta de los niños por haber sido dados en adopción, sabe cuál era la situación de los niños antes de la adopción y cuál será la situación de los niños después? Los medios de comunicación han documentado la situación precaria de educación de ellos, adicionalmente son niños de 9 y 13 años de difícil adoptabilidad por su edad (es poco probable que los niños sean adoptados a esa edad) y son hermanos, es decir que podrían ser adoptados individualmente, pero en este caso fueron adoptados conjuntamente. El Sr. Burr ha explicado en medios las posiblidades educativas y más que eso, la familia que le puede ofrecer a esos niños. Para el Departamento de Estado de EEUU, para el ICBF Colombia y expertos en trabajo social y psicologia después de dos años de estudio les pareció que él sería un excelente padre, con qué criterios diceentonces usted que es una afrenta a los derechos de los niños?
      3. Desde hace mucho tiempo los niños no son materia de comercio y sería bueno que reevaluara hasta que punto sus convicciones y creencias personales constituyen en realidad argumentos jurídicos. Es imposible jurídicamente que dos niños hagan parte de un tratado de comercio. Ahora bien, de fondo creo que usted quiere señalar el poder e influencia que de por medio tuvo el hecho de que el Sr. Burr sea un ciudadano americano, creo que en ese sentido tiene razón. Esto me genera otra duda: Si en este caso el Sr. Burr tenía posiblidades económicas para contratar abogados, es un excelente padre certificado por profesionales de dos países, es un ciudadano americano y además contó con medios de comunicación que deununciaron su situación, y aún así ocurrieron las arbitrariedades procesales que hicieron de este caso una situación de interés internacional, ¿qué será la situación de otros padres gay y lesbianas (que existen) y que no cuentan con todas estas posibilidades a pesar de ser buenos padres y se ven sujetos de la arbitrariedad del Estado y de la crítica de la sociedad colombiana…? Creo que hay muchos que dicen preocuparse por los niños, pero en una ponderación sencilla de derechos se evidencia de forma abrumadora que el interés superior de estos dos niños, no hubiese podido ser defendido de una forma mejor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here