Inicio A Fondo ¡Listos los resultados de la primera encuesta de bullying LGBT de Colombia!...

¡Listos los resultados de la primera encuesta de bullying LGBT de Colombia! 9 voces opinan

Género, diversidad sexual y cambio social.
Cifras de bullying o matoneo LGBT Colombia
Foto: escudosdelalma.org.

Enrique Chaux

Profesor de Psicología de la Universidad de los Andes e investigador en competencias ciudadanas, manejo de conflictos y prevención de la intimidación escolar (bullying).

 “Ningún manual de convivencia puede discriminar porque estaría violando la Constitución de Colombia”.

1. ¿Qué percepción tiene de los datos que conoció de la encuesta sobre bullying escolar por orientación sexual, expresión e identidad de género en Colombia?

Estudios realizados en América Latina y otros países han venido mostrando que, lentamente y especialmente entre los jóvenes, está teniendo lugar una mayor aceptación y valoración de la diversidad. Saben que existen diferentes orientaciones sexuales y que todas merecen respeto e igualdad de derechos

Sin embargo, resultados como el de esta encuesta evidencian que aún hay muchos jóvenes recibiendo maltrato en sus instituciones educativas por su orientación sexual, expresión e identidad de género.

“Este tipo de encuestas permiten conocer, de manera anónima, la realidad de muchos estudiantes”.

Los estudiantes que agreden son pocos, pero esta violencia hace que la escuela no sea el espacio seguro que quisiéramos que fuera o en donde cada estudiante pudiera expresar su identidad sin miedo a ser maltratado.

2. El bullying LGBT sería menos legítimo si las instituciones educativas especificaran en sus manuales de convivencia que en sus colegios se respetan todas las orientaciones sexuales, expresiones e identidades de género, pero pocas lo hacen. ¿Cómo manejar esto?

En nuestro trabajo con colegios vemos que la mayor parte de las directivas de instituciones educativas está dispuesta a promover la valoración de las diferencias por origen, etnia e incluso por orientación sexual, expresión e identidad de género.

Sin embargo, hay unos rectores y unas asociaciones de padres de familia que tienen resistencias y prejuicios al respecto y no han dado ese paso.

Pareciera como si en todos los colegios discriminaran o que existiera un gran movimiento de rectores y profesores en contra de las diferencias. Pero tengo la percepción de que estas personas son una minoría, pero una minoría que se hace sentir.

Son personas a las que les cuesta comprender que todos tenemos los mismos derechos y quienes todavía creen que un programa educativo que promueva la valoración de las diferencias busca que los estudiantes sean homosexuales.

En primer lugar, la homosexualidad no se puede promover y mucho menos por programas educativos. Eso no pasa. Lo que estas iniciativas buscan es disminuir la discriminación y el maltrato, enseñar que todas las personas tienen los mismos derechos y que pueden expresar libremente sus identidades.

3. El bullying LGBT podría disminuir con una educación sexual que contemple las diversas orientaciones sexuales e identidades y expresiones de género, pero algunos papás, docentes y directivas interpretan esto como “imponer una ideología de género”. ¿Cómo manejar esto?

Los programas educativos que promuevan la valoración de las diferencias y la empatía -la capacidad de ponerse en los zapatos de quienes están sufriendo discriminación- podrían contribuir a la disminución del bullying por homofobia y de otros tipos de maltrato e intimidación que ocurren en los contextos escolares.

Estas propuestas deberían involucrar a estudiantes y a adultos, para que todos puedan reflexionar sobre qué implica la diversidad y estén dispuestos a aceptar que el otro es distinto a mí y que eso no implica que yo me sienta con el derecho de maltratarlo.

4. Para evitar que en los colegios se implemente una educación sexual que contemple las diversas orientaciones sexuales, expresiones e identidades de género, algunas directivas y papás acuden a “la autonomía institucional” y al “derecho de los padres a educar a sus hijos”, ¿cómo manejar esto?

Los derechos de los seres humanos y en particular de niños, niñas y jóvenes están por encima de cualquier autonomía institucional. Ningún colegio puede afirmar que su autonomía le permite violar los derechos de las personas y, menos aún, los de los menores.

Justamente, la Corte Constitucional de Colombia busca que los manuales de convivencia sean consistentes con los derechos de los seres humanos, incluido el libre desarrollo de la personalidad. Ningún manual de convivencia puede discriminar.

5. Algunos docentes evitan apoyar a los estudiantes que son víctimas de bullying LGBT, por miedo a que los señalen de gais o de “promover la homosexualidad”. ¿Cómo fortalecer a los profesores?

Hay muchos adultos que tienen temor de las represalias que puedan recibir si llevan a cabo acciones para favorecer a quien es discriminado. Para enfrentar esto, es importante generar cambios institucionales.

En la Universidad de Los Andes, por ejemplo, lideramos una iniciativa en donde estudiantes y docentes sumamos esfuerzos para dejar en claro que la institución ofrece espacios seguros libres de discriminación.

En esa iniciativa se involucran tanto personas heterosexuales como LGBT o quienes quieran que la universidad sea un espacio seguro, sin maltrato y donde se valoren a las personas con todas sus diferencias.

Ese tipo de ideas permiten que las personas den un paso y digan de manera firme y clara que valoran la diversidad y que no van a tolerar que en su salón de clases se discrimine a una persona por ser diferente a la mayoría. Eso envía una señal de seguridad y de tranquilidad para quien busque apoyo en otras personas.

En estas iniciativas que ya tienen lugar en muchas instituciones educativas (en otros países se conocen como alianzas gay – heterosexuales), las personas dejan claro que están en contra de cualquier clase de discriminación, sin especificar si la víctima es heterosexual u homosexual.

Hay que apoyar aún más estas ideas, muchas veces lideradas por jóvenes. Es importante que las instituciones educativas, ojalá desde la rectoría, estén dispuestas a respaldarlas.

6. ¿Cómo trabajar con los testigos -estudiantes que no son víctimas y que tampoco hacen bullying- quienes prefieren mantenerse al margen para evitar ser calificados como gais o por temor a ser blanco de intimidación?

Una de las principales lecciones que hemos aprendido sobre cómo prevenir el bullying en general, es lograr que la gente comprenda que si ve maltrato alrededor y no hace nada para detenerlo, está contribuyendo a mantener esa violencia. Pero si las personas actúan y en grupo dicen “eso no está bien”, se puede tener un gran impacto para frenarlo.

7. ¿Cómo trabajar en la disminución del bullying LGBT sin que algunos rectores, docentes y papás crean que se está “promoviendo la homosexualidad” como si las orientaciones sexuales pudieran fomentarse?

Nosotros desarrollamos iniciativas que buscan prevenir la discriminación en general. Es más fácil que las personas comprendan que no está bien cualquier tipo de  discriminación, sea por origen, etnia, habilidades, orientación sexual e identidad de género.

Cuando el programa es sobre prevención de bullying en general, es más fácil conseguir la aceptación de papás y rectores y, por tanto, que más personas estén dispuestas a identificar y a frenar cualquier tipo de discriminación. Cuando se trabaja en temas específicos suelen aparecer muchos prejuicios y falsas creencias.

Ir a la siguiente página…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here