Inicio A Fondo ¡Listos los resultados de la primera encuesta de bullying LGBT de Colombia!...

¡Listos los resultados de la primera encuesta de bullying LGBT de Colombia! 9 voces opinan

Género, diversidad sexual y cambio social.
Cifras de bullying o matoneo LGBT Colombia
Foto: archivo particular.

Fidel Mauricio Ramírez

Docente e investigador en diversidad sexual y de género.

“Muchos niños no denuncian este bullying por miedo a ser señalados de no ser como los demás”

1. ¿Qué percepción tiene de los datos preliminares que conoció de la encuesta sobre bullying escolar por orientación sexual, expresión e identidad de género en Colombia?

En los colegios distritales se ha visto un avance en la aceptación de los estudiantes LGBT. Las cifras de esta encuesta se ajustan a las de países como Ecuador, México y Brasil.

2. El bullying LGBT sería menos legítimo si las instituciones educativas especificaran en sus manuales de convivencia que en sus colegios se respetan todas las orientaciones sexuales, expresiones e identidades de género, pero pocas lo hacen. ¿Cómo manejar esto?

La sexualidad de los menores sigue siendo tabú. La experiencia que tuve trabajando en el área de diversidad sexual de la Secretaría de Educación, es que entre los docentes hay desconocimiento del tema. No logran entender qué es la diversidad sexual y de género.

En algunas oportunidades, por ejemplo, nos decían que tenían alumnas lesbianas o alumnos gais, pero en muchos casos los menores no se identificaban así sino que los profesores lo daban por hecho por su expresión de género, es decir por su manera de vestirse o de comportarse.

Tenemos que educar a los docentes al respecto, pero el tema religioso influye mucho. Algunos profesores abordan la sexualidad según sus creencias y dicen que otras orientaciones sexuales distintas a la heterosexual son pecado.

La educación es la que nos puede salvar y, especialmente, la formación de los docentes en las licenciaturas. Ahí puede aportarse a una mayor apertura y sensibilidad frente al tema.

3. Para evitar que en los colegios se implemente una educación sexual que contemple las diversas orientaciones sexuales, expresiones e identidades de género, algunas directivas y papás acuden a “la autonomía institucional” y al “derecho de los padres a educar a sus hijos”, ¿cómo manejar esto?

La educación es un derecho fundamental que prima sobre otros. La autonomía institucional no se puede poner al mismo nivel del derecho a la educación que no solamente es un derecho de los niños sino una obligación del Estado.

Se trata de un servicio público que puede ser prestado por privados pero donde el Estado tiene la obligación de garantizar que se ofrezca bajo los parámetros constitucionales o, en otras palabras, sin manuales de convivencia homofóbicos.

“La Ley General de Educación (115 de 1994) ratifica la obligación de la educación sexual y de una formación integral en ciudadanía”.

Algunas personas afirman que a la escuela no le corresponde formar en sexualidad, que esto le compete solamente a la familia y que las instituciones educativas deben limitarse a formar en áreas específicas como matemáticas o español.

Esto no es cierto. La Ley 115 establece que la función educativa va más allá de desarrollar competencias en áreas específicas, también debe formar en ciudadanía lo que incluye que una persona pueda reconocer y vivir libremente su sexualidad.

4. Algunos docentes evitan escuchar o apoyar a los estudiantes víctimas de bullying LGBT, por miedo a que los señalen de gais o de “promover la homosexualidad”. ¿Cómo fortalecer a los profesores?

Para muchos docentes la sexualidad es un tabú. Además, tanto estudiantes como docentes somos vistos y tratados como seres asexuados. Lo cierto es que desde 1999 la orientación sexual fue eliminada del código disciplinario como impedimento para que los profesores pudieran ejercer su profesión.

Muchos docentes evitan mostrarse sensibles frente a la realidad de determinados niños, por miedo de que vayan a pensar que son gais. El maestro debe poder prestar sus servicios siendo quien es. Hay que empezar por desmontar los prejuicios que existen alrededor de las orientaciones sexuales no heterosexuales desde la formación docente.

Así como se ignora la sexualidad de los niños y adolescentes LGBT, también se desconoce la sexualidad de los maestros homosexuales, quienes muchas veces sufren de bullying por parte de estudiantes y de otros profesores.

Yo tuve colegas que se negaban a tratar la diversidad sexual y de género porque “eso era para problemas” o porque les daba miedo que fueran a sospechar de su sexualidad y los despidieran. Y aunque no es posible hacerlo, hay temor de abordar el tema.

5. ¿Cómo trabajar con los testigos -estudiantes que no son víctima y tampoco hacen bullying- quienes prefieren mantenerse al margen para evitar ser calificados como “gais” o por temor a ser blanco de intimidación?

El bullying homofóbico pretende “normalizar” a los niños que son diferentes a la mayoría. En muchos casos, los estudiantes que son testigos de este tipo de maltratos, los legitiman porque consideran que ese bullying “ayudará” al niño a “adaptarse” a la sociedad. Esa violencia se convierte en algo normal.

“Hay docentes que les dicen a los estudiantes ‘compórtate de manera más masculina para que no te molesten'”. 

En el fondo, no se considera mala porque, en teoría, le está ayudando al niño a ser más “macho” o a la niña más femenina. Los responsabilizan de las agresiones.

Por este motivo, muchos niños tampoco se atreven a decir que son víctimas de violencia LGBT. Sienten que van a recibir una acusación por parte de sus padres o docentes por, supuestamente, no portarse bien. Es importante hacer campañas para que este tipo de violencia no se vea como algo normal.

6. ¿Cuáles serían sus sugerencias para disminuir el bullying en las instituciones educativas, pero especialmente el bullying por orientación sexual e identidad y expresión de género, uno de los más ocultos?

Lo primero es implementar una formación sexual integral en los colegios. Hay que superar el tabú de que los niños no tienen sexualidad. Asimismo, el Estado debe intervenir para garantizar que ni los manuales de convivencia ni ninguna otra norma atente contra las personas LGBT.

También es fundamental la formación docente. Son los profesores quienes aterrizan estos temas. Y en la medida en que se logre una intervención temprana con ellos, formándolos y sensibilizándolos frente a estas realidades, será posible transformar la escuela.

Otra necesidad son las escuelas de padres. Algunos colegios han dejado de lado esa función y es importante implementarla. También es clave que los estudiantes tengan alternativas para denunciar los abusos.

Muchas veces estas denuncias se quedan en los coordinadores y, con el tiempo, el tema queda olvidado. Insisto en desnaturalizar la violencia, que no se considere parte del comportamiento normal de niños y adolescentes.

7. Buena parte de las personas que se oponen a una educación sexual que contemple las diversas orientaciones sexuales e identidades y expresiones de género, argumentan creencias religiosas. Teniendo en cuenta que Colombia es un Estado laico, ¿cómo manejar esto?

Una institución educativa tiene la libertad de ser confesional, pero eso no significa que pueda pasar por encima de la Constitución. El hecho de que sea confesional, no puede ser motivo para que en ciencias sociales no se enseñen las teorías evolucionistas.

“Un colegio puede ser confesional, pero debe reconocer que existen diferentes orientaciones sexuales e identidades de género”.

Las libertades no son ilimitadas y no pueden pasar por encima de los derechos de niños y adolescentes. Vivir en un Estado democrático implica tensiones entre las libertades que se disponen y las que tienen que ser negociadas. Hay que crear un diálogo.

Lo preocupante es que el Gobierno ceda a intereses religiosos como se vio con el Presidente Santos cuando después de reunirse con líderes de la Iglesia Católica dijo que el Ministerio de Educación no iba a imponer una “ideología de género”, cuando lo que existe es un enfoque de género.

Ir a la siguiente página…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here