Inicio A Fondo ¡Listos los resultados de la primera encuesta de bullying LGBT de Colombia!...

¡Listos los resultados de la primera encuesta de bullying LGBT de Colombia! 9 voces opinan

Género, diversidad sexual y cambio social.
Cifras de bullying o matoneo LGBT Colombia
Foto: javerianacali.edu.co

María Clara Cuevas

PhD en Psicología con énfasis en violencia en niños y adolescentes. Profesora e investigadora del departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Javeriana (Cali) y terapeuta infantil. 

“no se puede pedir que no se discriminen a indígenas o a negros, pero sí a quienes no son heterosexuales.

1. ¿Qué percepción tiene de los datos que conoció de la encuesta sobre bullying por orientación sexual, expresión e identidad de género en Colombia?

Las cifras coinciden parcialmente con lo que se viene encontrando de acoso escolar.

2. El bullying LGBT sería menos legítimo si las instituciones educativas especificaran en sus manuales de convivencia que en sus colegios se respetan todas las orientaciones sexuales, expresiones e identidades de género, pero pocas lo hacen. ¿Cómo manejar esto?

Con lo que ha pasado en los últimos meses, es necesario que el Ministerio de Educación establezca, con mayor claridad, los lineamientos a seguir. En este momento estamos parados por lo que ocurrió con la revisión de los manuales de convivencia.

Así como el Congreso promulgó el Decreto 1965 mediante el cual se reglamentó la Ley 1620 de 2013 de convivencia escolar, también se necesita que el gobierno “aterrice” esto. De no ser así, con todas las reacciones que se vieron por parte de padres de familia y de otras instancias, se podrían generar más problemas de los que se resuelven.

“La intimidación escolar LGBT no es un tema ajeno a la convivencia escolar, es una arandela más que se estaba pasando por alto”.

Lo cierto es que se estaba hablando de exclusión por muchas razones, sin tener en cuenta que la orientación sexual, la expresión y la identidad de género también son causas de maltrato y acoso escolar.

La recomendación es no dejar el tema de lado. Sin embargo, hay que reconocer que así un rector quiera trabajar la inclusión LGBT, si esto no ha sido muy bien socializado con el resto de la comunidad educativa, se le puede armar un problema.

3. El bullying LGBT podría disminuir con una educación sexual que contemple las diversas orientaciones sexuales e identidades y expresiones de género, pero algunos papás, docentes y directivas interpretan esto como “imponer una ideología de género”. ¿Cómo manejar esto?

Padres de familia e instituciones educativas son la instancia educadora por excelencia y quienes de manera concertada debieran impartir los primeros elementos de formación en sexualidad.

Si bien ese es el ideal, en algunos sectores hay rechazo de que así sea. De hecho, no hemos sido capaces de movilizarnos por asuntos que sí son claramente violadores de los derechos humanos, de la manera en que se vio en las marchas del 10 de agosto para protestar contra el Ministerio de Educación.

Eso que sucedió tiene que llevarnos a preguntar cuál es la cultura general que opera en el país en relación con la diversidad sexual y de género. Todo esto nos está señalando que, por un lado, no hubo suficiente información y que por otro, hay que hacer pedagogía sobre una serie de posturas arraigadas en algunos sectores de la sociedad.

4. Algunos docentes evitan escuchar o apoyar a los estudiantes víctimas de bullying LGBT, por miedo a que los señalen de gais o de “promover la homosexualidad”. ¿Cómo fortalecer a los profesores?

Esto es una clara muestra de la cultura general que hay en relación con el tema de la homosexualidad y el género. Por eso creo que la pedagogía debe ir más allá de las instituciones educativas.

5. ¿Cuáles serían sus sugerencias para disminuir el bullying en las instituciones educativas, pero especialmente el bullying por orientación sexual e identidad y expresión de género, uno de los más ocultos?

Por mandato de la Ley 1620, las instituciones educativas tienen que realizar acciones coordinadas sobre convivencia escolar. Independiente de la razón por la cual las personas son excluidas -raza, clase social, orientación sexual o la que sea- todas están contempladas en la convivencia escolar.

Así como decimos que no tenemos que juzgar a las personas por razones de raza y diferencias físicas, tampoco podemos hacerlo por orientación sexual, expresión e identidad de género.

“La ley de convivencia escolar es clara: aborda derechos humanos, inclusión, convivencia escolar y derechos sexuales y reproductivos”.

Todas las causas de exclusión importan pero en el tema LGBT sí hay factores culturales, religiosos y hasta políticos que influyen en ciertas posturas que no permiten analizar los hechos desde un punto de vista educador.

6. Para evitar que en los colegios se implemente una educación sexual integral que contemple las diversas orientaciones sexuales, expresiones e identidades de género, algunas directivas y papás acuden a “la autonomía institucional” y al “derecho de los padres a educar a sus hijos”. ¿Cómo manejar esto?

Hay posturas que obedecen más a personas que a instituciones. En todo caso, estos no son asuntos que se deciden según la opinión de la gente sino que deben ajustarse al mandato del Ministerio de Educación.

La Ley 1620 es para todas las instituciones educativas. Y si entre las causas de exclusión están la orientación sexual, la expresión y la identidad de género, la ley también las contempla.

Llama la atención que solo hasta tres años después de promulgada, algunas personas empezaron a cuestionarla: la revisión de los manuales de convivencia es obligatoria desde 2013.

Hay que invitar a reflexiones sobre qué es y qué implica la Ley 1620, entender que cuando hablamos de acoso escolar se busca proteger a niños, niñas y adolescentes de cualquier forma de exclusión.

“Yo no puedo proteger a los niños si saco una de las causas de acoso escolar o ¿de qué protección estaríamos hablando?”

Yo no puedo pedir que no discriminen a indígenas, negros y a las personas con sobrepeso, pero sí a quienes no son heterosexuales. La ley perdería sentido. No podríamos hablar de convivencia. La diversidad sexual y de género no se puede sacar sino mirarla en el marco de los derechos humanos y del respeto por cualquier diferencia.

Los datos de esta encuesta son un insumo para generar una reflexión con una mirada analítica y posturas educadoras. La discusión se ha desdibujado. El tema central es la educación de niños, niñas y adolescentes y el respeto por todas las personas para que por ninguna razón sean objeto de discriminación y violencia.

Ir a la siguiente página…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here