Nuestro sitio usa cookies de terceros para permitirnos elaborar estadísticas sobre las visitas y gestionar el envío de nuestras newsletter. Más información aquí.
ACEPTAR

Los niños no son “sagrados”: son sujetos de derechos

La frase “los niños son sagrados” desconoce que la protección de los derechos de los menores debe ser reconocida y garantizada por su carácter de seres humanos, no por estar relacionada con “divinidad” ni con “objetos de culto”.

Por: Carlos Mario Muñoz Sánchez*

El caso de Pedro Costa, el hombre que agredió a una pareja de jóvenes homosexuales que se expresaba su amor frente a un parque de juegos infantiles en el Centro Comercial Andino, en Bogotá, desató un amplio debate en las redes sociales y el interés de los medios de comunicación. Uno de estos fue La W Radio y, específicamente, el programa de la periodista Vicky Dávila del martes 16 de abril.

En esa oportunidad participaron los abogados y activistas Elizabeth Castillo y Alejandro Michells, quienes defendieron la posición de que sí hubo discriminación. Como contraparte estuvieron Ángela Hernández, diputada de Santander y Samuel Ángel, quien en sus redes sociales se define como “defensor de la familia, la vida y los niños”.

En este espacio de La W se discutió la pregunta: “¿Hubo discriminación en el Centro Andino contra una pareja gay?” Y se promovió el debate en las redes sociales con el HT #EnLaWDiscriminaciónEnAndinoSíoNo. Pero ahora quiero enfocarme en una idea que ese día se abordó varias veces y que me despertó inquietud. Tanto Castillo como la contraparte afirmaron: “los niños son sagrados”.

Decidí, entonces, buscar en el diccionario el significado de la palabra “sagrado”. Según la Real Academia Española (RAE) se refiere a: 1. Digno de veneración por su carácter divino o por estar relacionado con la divinidad. 2. Que es objeto de culto por su relación con fuerzas sobrenaturales y 3. Irrenunciable. Es evidente que en ninguna de esas acepciones caben “los niños”.

“Agradezco las intervenciones de Elizabeth Castillo y de Alejandro Michells. fueron concretas, elocuentes y valientes”.

El concepto “los niños son sagrados” se ha convertido en uno de los más repetidos por los sectores “antiderechos”.

Algunas personas podrán decir que esta es tan solo una manera de demostrar lo intocables que son los niños, pero las palabras no son inocuas. Y la protección de los derechos de niños y niñas debe ser reconocida y garantizada justamente por su carácter de seres humanos, no por nada relacionado con “divinidad” ni con “objetos de culto”. De ahí que las personas LGBTI no deberíamos apelar a ese argumento si tenemos en cuenta que lo que buscamos es el reconocimiento de nuestros derechos y libertades.

Al declarar “los niños son sagrados” se desconocen sus ámbitos psicológico, social y cultural y se suprime su humanidad. En últimas, se niega la posibilidad de que algunos de esos menores sean LGBTI debido a que se desnaturalizan su ser y su diversidad (algo que los sectores radicales persiguen con ansiedad).

Al deshumanizarlos se elimina el hecho de que son sujetos de derechos y se desconoce el rol del Estado y de sus instituciones para garantizar que los derechos de niños y niñas prevalecen sobre los de los demás. Por otra parte, qué pasa cuando los “sagrados niños” llegan a la mayoría de edad ¿dejan de ser sagrados? ¿No que esta es una condición “irrenunciable”? Yo preferiría evitar este concepto a la hora de debatir sobre los derechos de los menores y entender a los niños como lo que son niños y no divinidades.

* Estudiante de Negocios y Relaciones Internacionales.

Escrito por
Lector/a de Sentiido
La opinión de los/las lectores/as y colaboradores/as es personal y no compromete necesariamente la opinión de Sentiido ni de institución alguna.
Ver todos los artículos
Artículos relacionados

One thought on “Los niños no son “sagrados”: son sujetos de derechos

Deja un comentario

¿Qué piensas sobre este artículo?

Newsletter Sentiido