Inicio Miradas #MeGustanTrans 1: “Me enamoré de una mujer trans”

#MeGustanTrans 1: “Me enamoré de una mujer trans”

La opinión de los/las lectores/as y colaboradores/as es personal y no compromete necesariamente la opinión de Sentiido ni de institución alguna.

Carlos comparte la historia de cómo se enamoró de una mujer trans y de los retos sociales que enfrentó para defender su relación. #MeGustanTrans

#MeGustanTrans. "Me enamoré de una mujer trans"
“A pesar de que al enamorarme de una mujer trans me cuestioné mi orientación sexual, con el tiempo me di cuenta de que esto no tenía nada que ver”.

Por: Carlos Camargo

Soy de la ciudad de Maracaibo, Venezuela. Cuando tenía 25 años, salí con unos amigos a una fiesta porque uno de ellos cumplía años.

Entre tanta gente vi a una hermosa mujer, de cabello rubio, largo. Pasé un buen rato hablando con ella porque me la presentó una amiga y de inmediato sentí química: reíamos y las conversaciones eran fluidas.

En ningún momento existieron  esos “silencios incómodos” que a veces se presentan -quizás por nervios- al hablar con alguien por quién te sientes atraído.

Recuerdo que le dije a mi amigo Reinaldo: “¡Leticia es muy hermosa!” Y él me respondió: “Sí es muy hermosa, pero no es el tipo de mujer que quizás te guste“. Yo le dije sorprendido “¿Por qué, cuál es el problema?” Él me dijo: “Ella es una mujer trans”.

Yo quedé perplejo, no lo podía creer, le dije: “No me jodas. Tú lo dices porque quizás te gusta a ti o le estás haciendo la segunda (ayuda) a otro pana tuyo”. Él replicó: “¡Es verdad! si quieres pregúntale a Carolina quién fue la que te la presentó”.

Al confirmar lo que me decía Reinaldo, inmediatamente entré en un cuestionamiento muy fuerte sobre mi orientación sexual.

Lo primero que pensé en mi ignorancia fue: “no puedo creer que yo sea gay”.

Fue muy duro porque a pesar de saber que era una chica trans, no podía dejar de pensar en ella. En la fiesta le había pedido el número para llamarla e invitarla a salir, y por temor al “que dirán” no lo hice.

Un mes después de haberla conocido en aquella fiesta decidí llamarla e invitarla a salir y ese día decidimos vernos en un café para conversar y conocernos mejor.

En ese momento ella me preguntó “¿Por qué hasta ahora decidiste llamarme? Ha pasado un mes”. Yo le respondí: “Estaba de viaje por trabajo”, lo cual era mentira.

En ese momento Leticia quiso ser directa conmigo y me dijo: “Sé que nos conocemos hace poco, pero quiero dejar todo claro para que no haya errores, soy una mujer trans y eso es un ‘problema’ para muchos hombres, porque al saber lo que soy se van y no se más de ellos. Si ese también es tu caso, no te preocupes, no te sientas obligado a seguir hablando conmigo o invitándome a salir”.

A lo que respondí: “Ya sabía que eras una mujer trans. Siendo honesto por eso tardé en llamarte, tenía muchas dudas y cuestionamientos sobre el hecho de sentirme atraído hacia una mujer trans, pero entendí que hay una gran diferencia entre orientación sexual e identidad de género. Además, me gustas mucho”. (Ver: “Diversidad sexual y de género para dummies“)

Empezamos una relación en una ciudad donde la gente se burla y hace chistes por estar con una mujer trans, pero siempre ignoré lo que decían, al final importaba mi felicidad.

Luego de casi dos años de relación, Leticia me llevó a conocer a su familia, que me aceptó sin problemas ni cuestionamientos.

Luego decidí que era la hora de que ella conociera a mis padres. Optamos por no decirles que era trans para que conocieran primero su lado humano y se dieran cuenta que ella era una mujer excepcional.

Había una ventaja y era que por las características andróginas de ella y su voz delgada, mis padres y hermanos no se darían cuenta, ¡y así fue! Mis padres llevaban tres meses conociéndola, hasta que llegó el día en que todo salió a la luz.

Un domingo estábamos almorzando en mi casa pasando un buen momento, cuando de repente mi hermano bajó las escaleras y dijo asombrado “¿Carlos, quién es ella realmente?” Yo dije: “No sé qué quieres decir”. A lo que él respondió: “¿por qué no nos habías dicho que ella es un travesti?”

Mi mente se nubló en ese instante tratando de descifrar cómo carajos mi hermano se había enterado que ella era una mujer trans.

Yo le respondí: “No sé de qué hablas”. Mi hermano dijo: “Ya di la verdad, di que eres marico y que te gustan los hombres”.

Mi reacción fue golpearlo y se armó un gran problema en la casa. Mis padres estaban molestos preguntándome por qué no les había dicho que Leticia era “travesti”.

Al final tuve que explicar todo, incluso las diferencias entre travesti, transgénero y transexual. Así de atrasado está el tema en mi ciudad. (Ver: Travesti, transexual, transgénero… Algunas definiciones útiles)

Recuerdo que le dije a mis padres:

“Mírenla, llevan tres meses conociéndola, han venido tratándola como mujer, incluso me dijeron que les cae bien que les gusta que ella sea mi novia, ¿qué cambió ahora? Su identidad de género es la de una mujer aunque la sociedad no quiera aceptarla. Ella es mi mujer y la quiero, y a quien no le guste, que se guarde su comentario porque no me interesa escucharlo”.

La respuesta de mi padre fue tajante: “cuando tengas una mujer de verdad como novia, puedes volver a la casa, pero no quiero este tipo de “aberraciones” acá. Tomé entonces la decisión de irme.

Todo este tema afectó la relación al punto que terminamos luego de 3 años y 6 meses de relación. Nunca entendí el hecho de haberme enfrentado a mi familia y al mundo por una mujer a la que quise mucho.

Pero ella no valoró lo que hice y simplemente decidió terminar la relación alegando que “no podía vivir con el rechazo de mi familia”.

Yo le dije: “lo que importa es que yo te quiero y quiero estar contigo sin importar lo que diga la gente. La relación es de los dos y al final de cuenta somos nosotros quienes queremos ser felices”. Sin embargo, la relación se acabó.

Yo entiendo que las mujeres trans pasan por muchas decepciones: hombres que sólo las quieren para sexo y cosas así. Pero a veces tienen la oportunidad de tener al lado a alguien que está dispuesto a visibilizarlas y dar todo por ellas, pero no lo valoran.

No me arrepiento de que Leticia haya sido parte de mi vida, fueron tres años y medio de hermosos momentos. Al fin y al cabo, las personas están en tu vida sólo por un tiempo determinado.

Esta ha sido mi única experiencia de vida con una persona trans porque sólo había tenido novias cisgénero (mujeres que no son trans).

Me gustan por igual,  para mí mujer es mujer y no hay diferencia, lo cual me hace un hombre heterosexual aunque la gente diga lo contrario. (Ver: Cis… ¿qué?)

Es complicado intentar conocer a una mujer trans hoy en día sin encontrarte con muchas barreras. La gran mayoría ha pasado por decepciones amorosas y le cuesta confiar en un hombre, pero siempre he dicho que conocer a una mujer y tener una relación no es algo que se busca, simplemente se da, fluye.

Sé que en algún momento de la vida conoceré a una mujer (cisgénero o trans) que quiera compartir una vida conmigo.

¿Has tenido una relación con personas trans y sientes atracción hacia ellas? Cuenta tu historia para que más personas sepan que no están solas y que se trata de amor o atracción, como cualquier otro.
Escríbenos a editorial@sentiido.com o publica tu historia en redes con el HT #MeGustanTrans Sigue la conversación en Twitter con: @sentiido y @MatiGonzálezGil

Enlaces relacionados

Travesti, transexual, transgénero… Algunas definiciones útiles
Cómo es tu nombre real y otras preguntas impertinentes
La supuesta amenaza de un hombre embarazado
Un mundo con mujeres, hombres y los demás también
Soy un mupett: ni hombre ni mujer
Creo que soy mamá de un niño trans
“No soy marica, soy mariconcísimo”