Inicio En mis zapatos #MeGustanTrans: Gaby y yo

#MeGustanTrans: Gaby y yo

La opinión de los/las lectores/as y colaboradores/as es personal y no compromete necesariamente la opinión de Sentiido ni de institución alguna.

Ditar Temisa nos envía desde Costa Rica su historia de amor con Gaby, para sumarse a la campaña siempre vigente #MeGustanTrans.

Por: Ditar Temisa

Gaby y yo #MeGustanTrans

En el pasado evité explorar mi orientación sexual, principalmente porque crecí en una familia conservadora y católica. Pero siempre supe de mi atracción por las mujeres, aunque también me gustaban los hombres.

Por ello, intenté averiguar más sobre las personas LGBTI para iniciar un proceso de autoconocimiento que más adelante me permitiera desarraigarme de las ideas conservadoras.

Durante esa etapa de descubrimiento, me interesé por el proceso de transición de las personas trans. El tema me cautivó tanto que en una ocasión desarrollé junto a un estudiante un monólogo titulado Transvida, para visibilizar la realidad de estas personas en el colegio donde trabajaba.

De esta manera, la vida parecía enviar señales -o al menos así lo consideré tiempo después- de que conocería a Gabriela. Ella me cautivó desde que la vi subida en un escenario, tocando su bajo, desplegando una pasión desmedida. Ella emanaba una libertad que fluía desde sus dedos sincronizados hasta sus ojos y lanzaba una mirada decidida y certera.

Cuando concluyó su presentación en el escenario de aquel bar en San José, intenté acercarme para invitarla a una cerveza. En un primer momento pensé que era una chica cisgénero y por el bullicio, ella me agradeció y no la volví a ver más.

Tiempo después, durante las elecciones de 2018, Costa Rica vivía una disyuntiva política: se disputaban la Presidencia de la República un partido de extrema derecha, conservador y religioso y otro que le apostaba a una sociedad más igualitaria.

El país se encontraba en una bifurcación: o escogíamos el progreso o el retroceso en derechos humanos.

En medio de una tensión nacional, en redes sociales crucificaban a una activista trans por protestar contra las actitudes fascistas alimentadas en esta contienda política. Esa activista era Gaby, la misma mujer que había conocido en el bar. Apenas vi su fotografía en diferentes páginas, mi alma en vilo inició una búsqueda para saber más de ella.

Cuando supe dentro de los comentarios que era trans, quise acercarme y conocerla mejor. Lo hacía desde un interés genuino. Encontré la valentía para escribirle y halagarla por un artículo sobre ella que había encontrado en una revista. Además, en su muro de Facebook evidenciaba su feminismo y alentaba a chicas en situaciones de agresión a expresarle a ella su situación para poder ayudarlas.

Ahí fue cuando pude aproximarme más a Gaby, pues hacía unos meses yo había terminado una relación de siete años con un hombre agresivo, alcohólico y drogadicto. Cruzamos algunas palabras de apoyo pero no fue suficiente, necesitaba verla y así fue como asistimos a una reunión sobre feminismo. Una vez terminada la actividad fuimos por unas cervezas. Ella era luz pura. Mientras compartíamos nuestras vivencias, sentía su espíritu de lucha.

Gaby Me relataba el duro proceso de transición y los lutos sufridos por querer ser ella misma.

Ella estaba ahí para ayudarme a aliviar mis penas y con una actitud sorora escuchó mi historia con aquel hombre que me llenó de heridas emocionales. Durante esa apertura, levanté la mirada cuando afirmó que era una chica trans y lesbiana.

Hasta ese momento sabía poco sobre su sexualidad, habíamos compartido pocas palabras. Pero ahora se me abría una puerta y quería sentirla, besarla y darle todo el amor que hasta ese momento no tenía ni para mí misma.

MeGustanTrans Gaby y yo
Esta imagen representa nuestra historia de amor.

Traté de encontrar una excusa para dormir con ella. La hora y el transporte fueron las razones para quedarme a su lado. Recuerdo que dormimos juntas pero no ocurrió nada, tenía miedo de perderla después de esa noche. Realmente me interesaba conocerla con mayor profundidad y ese empeño fue el que creó el puente entre ambas.

Luego de ese encuentro nos escribíamos constantemente y de ahí surgió nuestra próxima cita que dejaba ver el interés mutuo que nos teníamos: ese día nos amamos y nos sentimos como nunca antes.

Después todo fue inevitable, la atracción se transformaba cada vez más en un amor envolvente. En medio de las campañas políticas, cruzábamos las calles tomadas de la mano, leíamos literatura y nos reíamos en medio de las miradas arbitrarias.

Eran tiempos de odio pero teníamos el amor suficiente para combatirlo y decidimos vivir juntas. Los problemas empezaron cuando mi expareja supo de nuestra unión, lo que desencadenó su ira desmedida, amenazas de muerte y el enfrentamiento con mi familia.

El ego de un hombre homofóbico, transfóbico y misógino se destrozaba y su frágil masculinidad lo hizo desgarrarme de manera inimaginable. Nos quería muertas. Fue y gritó al negocio de mi hermana que yo era una perversa sexual, me escribía constantemente para hacerme sentir mal, me humillaba y utilizaba a mis padres como un golpe bajo durante sus acusaciones.

Fueron tiempos convulsos y quizás los más duros durante nuestra relación, pero ella siempre con amor trataba de hacerme ver lo sucedido con optimismo. Recuerdo las veces que me abrazaba fuerte mientras yo me ahogaba en llanto, cuando el dolor era inmenso y el miedo me acechaba.

La tormenta bajó una vez interpuse la denuncia contra él. Pero aún había vacíos en mi hogar. Pronto la presión fue tanta que salí del clóset con mi madre. Me dijo palabras muy fuertes pero sus disculpas me abrieron un mundo lleno de amor incondicional: las puertas de la casa de mis padres se abrieron para ambas y así es como hemos mantenido la fuerza.

Gaby llegó a mi vida para transformarme a mí y a mi familia. Pero la lucha es diaria. Hemos cambiado con amor la visión de mundo que tenía mi familia, pero aún queda mucho camino por recorrer en medio de una sociedad cargada de prejuicios y de odio.

Enlaces relacionados:

Por qué #MeGustanTrans
#MeGustanTrans 1: “Me enamoré de una mujer trans”
#MeGustanTrans 2: Cómo tienen sexo y otras preguntas extrañas
#MeGustanTrans y no me avergüenzo
#MeGustanTrans: La historia de amor de Jaison
Travesti, transexual, transgénero… Algunas definiciones útiles
Cómo es tu nombre real y otras preguntas impertinentes

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here