Inicio Miradas Pastas para todos los “gustos”

Pastas para todos los “gustos”

Género, diversidad sexual y cambio social.

A propósito de las declaraciones del presidente de Barilla, Sentiido lanza una innovadora propuesta para que la industria de pastas separe sus productos para consumidores tradicionales y LGBT. Humor. 

declaraciones discriminatorias contra LGBT
Propuesta de empaque de la que podría ser la pasta LGBT Barilla.

Al decir que no está de acuerdo con las familias homosexuales sino solamente con las heterosexuales y que su marca está dirigida fundamentalmente a estas últimas, Guido Barilla, presidente de pastas Barilla, ha partido en dos la historia de este alimento.

A partir de ahora, para seguir la línea Barilla, Sentiido propone que en los supermercados empiecen a separar en dos los estantes donde ubican estos productos: pastas para heterosexuales y pastas para homosexuales.

Ahora, si los comerciantes quieren ser más estratégicos, podrían anunciar estas últimas con un aviso que advierta: “naturalmente concebidas para mujerzuelas inanes y hombres excrementales”.

Para diferenciar el “portafolio LGBT” del “tradicional”, pastas La Muñeca podría remplazar el vestido azul y amarillo de la muñeca ícono de la marca, por uno diseñado con los colores del arco iris.

Otro ajuste podría ser soltarle las dos colitas en las que lleva recogido su pelo, para dejarle un peinado más acorde con su mercado. ¿Qué tal, por ejemplo, mantenerle el tono azul, pero pasar a un corte a la altura de la nuca, con patillas y, en la parte superior, algunas puntas hacia arriba?

Pastas Doria, por su parte, podría ponerles a sus empaques un sello que dijera “apto para LGBT”. Tal cual como los productos orgánicos tienen una marca que garantiza estar libre de químicos y pesticidas, Doria demostraría que su producto está especialmente elaborado para quienes llevan un “estilo de vida homosexual”.

Eso sí, en alguna parte del empaque deberán incluir la siguiente advertencia: “favor no abusar de su consumo. En caso contrario, el género humano podría extinguirse en 50 años”.

Lo más aconsejable sería que el procurador general de la nación Alejandro Ordóñez y el concejal de Bogotá Marco Fidel Ramírez, prefieran las pastas que digan: “producto 100 por ciento natural elaborado por 1 hombre + 1 mujer”.

En caso de ir a un restaurante, sería conveniente, antes de ordenar un plato a base de pasta, preguntarle al mesero qué tipo de materia prima utilizó: si la LGBT o la heterosexual, de manera que cada quien, según su orientación sexual o identidad de género, defina el plato que le convenga.

El brote delator

Pero ¿qué pasaría con las personas homosexuales que aún no han salido del clóset? En caso de pedir la pasta que no está diseñada para ellas, ¿les saldría un brote que despertara las sospechas de los demás comensales?  O ¿las enviaría directo al baño indicando que consumieron la receta que no les correspondía?

En todo caso, no sería aconsejable que estas personas acudieran al viejo truco de pedir “pasta heterosexual” e intentaran disminuir, casi que ahogar, los posibles efectos secundarios de consumir la pasta que no les corresponde, con una generosa dosis de salsa napolitana y queso parmesano. Lo más posible es que un humo verde y pestilente proveniente del plato evidencie que alguien en esa mesa está mintiendo.

En cuanto a la pasta Penne, habría que, especialmente, hacer claridad del mercado al que está dirigida. En caso de no hacerlo, podría suceder que las personas que ordenen la que no se ajuste a su orientación sexual, empiecen a presentar problemas excrementales en pleno restaurante.

En sus declaraciones, Guido Barilla también dijo: “si a los gais les gusta nuestra pasta y nuestra publicidad, comerán nuestra pasta. Si no, comerán otra marca”. Esto significa que, para ese entonces, la publicidad jugará un papel importante. Por esto, los creativos deberán aprovechar productos como los tortellinis para imaginar eslóganes como: “saca la tortillera que hay en ti”.

Es casi seguro que los publicistas de Barilla en Colombia incluirán, en un comercial, al concejal de Bogotá Marco Fidel Ramírez diciendo: “no soy homofóbico, amo a los homosexuales, pero yo consumo la pasta Barilla concebida para gente normal”. Cerrará el anuncio con una tiesa sonrisa y señalando con sus dedos la V de victoria.

Barilla también producirá unos botones para llevar en las chaquetas. Estos tendrán la imagen de Natalia Paris o de Evo Morales acompañada de la siguiente frase: “si quiere volverse homosexual consuma pollo con hormonas y Barilla LGBT”.

Como el matrimonio entre personas del mismo sexo ya es una realidad en Colombia, al procurador Alejandro Ordóñez no le quedará más plan que poner tutelas para evitar que las pastas LGBT estén muy visibles en los estantes de los supermercados. En sus alocuciones dirá: “no podemos aceptar que esta pasta ‘contranatura’ quede a la vista de nuestros niños”.

El senador Edgar Espíndola ratificará lo dicho por el procurador y agregará: “no pueden venir a imponernos sus gustos de pastas. Nuestros espaguetis, lasañas y macarrones son los naturales, los que la mayoría consume”.

Si el mercado de las pastas LGBT prospera, es seguro que otros productos imitarán la estrategia. Así, será fácil encontrar “la verdadera papa criolla diversa”, “la harina de trigo 100 por ciento inane” o “la dictadura de la cebolla LGBT” (cuando esté en cosecha).

Enlaces relacionados:

La extraña manera de amar del “concejal de la familia”
Practicando el estilo de vida homosexual

3 Comentarios

  1. Creo que se debe tener cuidado, y hay que verificar las fuentes, y no generar chismes y malas vibras por una frase dicha en una emisora italiana que diijo el dueño de pastas Barilla…

    • Heider, muchas gracias por comentar. Esta entrada es una propuesta de humor de Sentiido, inspirada en las declaraciones del presidente de Barilla. Hemos aclarado esto en la introducción del texto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here