Inicio A Fondo Por qué cuesta creer en la rectora del colegio de Sergio Urrego

Por qué cuesta creer en la rectora del colegio de Sergio Urrego

Género, diversidad sexual y cambio social.

Amanda Azucena Castillo, rectora del colegio donde Sergio Urrego estudiaba, emprendió una estrategia de comunicaciones para intentar desligarse de la discriminación de la que se le acusa. Sin embargo, es difícil creer en su versión.   

sergio urrego colombia
Amanda Azucena Castillo, rectora del Gimnasio Castillo Campestre, en una de las tantas entrevistas que dio la semana del aniversario de la muerte de Sergio Urrego.

No es casualidad que Amanda Azucena Castillo, la rectora del Gimnasio Castillo Campestre, el colegio donde Sergio Urrego estudiaba, haya elegido el 4 de agosto de 2015 para dar públicamente su versión sobre lo sucedido con este joven.

Ese día se conmemoró el primer aniversario del suicidio de Sergio y ella sabía que el tema estaría presente en los principales medios de comunicación. En otras palabras, era su manera de hacerles frente a los señalamientos de acoso y discriminación que vendrían.

La rectora había tenido un año para preparar una versión en donde saliera mejor librada, así como el tiempo suficiente para estudiar mejor su discurso y responder a las entrevistas de una manera más estructurada. Todo lo contrario a lo que sucedió el 8 de septiembre de 2014, cuando aceptó una llamada de la W Radio que a mitad de camino optó por colgar.

El pasado 4 de agosto, Amanda Azucena Castillo afirmó que Sergio Urrego no se suicidó por las presiones que sufrió en el colegio, como hasta ahora se ha dicho, sino por ser “un enamorado de la muerte y por el abandono de sus padres”.

Sin embargo, los hechos demuestran otra cosa. Para empezar, Amanda Azucena Castillo fue acusada por la Fiscalía por discriminación agravada, falsa denuncia y ocultamiento, alteración y destrucción de pruebas. Por esto actualmente tiene casa por cárcel.

De igual manera, varias de las acusaciones que recientemente hizo son infundadas o corresponden a interpretaciones acomodadas de la realidad. Estas son algunas:

1.“Sergio se definía como pansexual, lo que incluye prácticas sexuales extremas”:

Estas fueron algunas de las palabras que la rectora pronunció en una reciente entrevista en Blu Radio. Sus declaraciones son confusas porque aunque Sergio sí hablaba de pansexualidad, esa no es la definición correspondiente a esta orientación sexual. Se llama de esta manera a quienes sienten atracción por otras personas, más allá de su sexo y género, lo que puede incluir mujeres, hombres, personas trans e intersexuales.

Sin embargo, independiente de la vida privada de cada quien, pareciera que la rectora Castillo acude a esta afirmación con el propósito de deslegitimar a Sergio, de hacerlo parecer ante la sociedad como un ser raro y pervertido, capaz de cualquier cosa.

2.“Sergio practicaba sadomasoquismo y necrofilia”:

Estas palabras también las dijo Amanda Azucena Castillo en Blu Radio. Cuando el periodista le preguntó por las pruebas que respaldaran dicha afirmación, ella sostuvo que había podido concluirse a través de un perfil elaborado según sus redes sociales.

Basta con dar una mirada a algunas de las cuentas de Sergio, para determinar que lo que hizo la rectora y su defensa, fue una interpretación malintencionada y descontextualizada de algunos de sus comentarios irónicos y respuestas sarcásticas en redes sociales como Ask.fm, muy popular entre adolescentes. Como lo explicó Alba Lucía Reyes, la mamá de Sergio, en una entrevista con Sentiido, su hijo se destacaba por su humor negro.

3.“La causa del suicidio de Sergio fue el abandono en su hogar”:

La rectora aseguró que Sergio Urrego tomó la decisión de quitarse la vida por el desamor de su familia. “En la soledad en la que vivía, la muerte lo sedujo”, afirmó.

Sin embargo, la acusación de discriminación contra las directivas del Gimnasio Castillo Campestre vino del mismo Sergio, quien así lo reiteró en las cartas que les dejó a sus padres. Allí explicó que el acoso sufrido había sido un detonante en la decisión que tomó.

Adicionalmente, como se sabe, en julio de 2014 Sergio y su mamá radicaron una queja en la Secretaría de Educación de Cundinamarca, describiendo la discriminación de la que Sergio estaba siendo víctima en su colegio, tanto por su orientación sexual como por los reclamos que hacía frente a cobros que consideraba injustos.

Además, el 28 de julio del mismo año, Alba y Robert, los papás de Sergio, radicaron una petición de retiro de su hijo del colegio, argumentando un trato discriminatorio y degradante hacia él por parte de las directivas.

Para completar, a pesar de saber que Sergio y Danilo eran pareja, Amanda Azucena Castillo presentó una denuncia ante la Comisaría de Familia, la Unidad de Reacción Inmediata de Engativá y Bienestar Familiar señalando que Sergio, abandonado por su familia, acosaba sexualmente a su novio.

Alba Reyes le dijo a Sentiido que, según la investigación, la rectora Castillo presionó a los padres de Danilo a presentar la denuncia por acoso sexual, a cambio de que su hijo se graduara del colegio.

En una de las notas publicadas al respecto, El Espectador dio a conocer que una de las profesoras de Sergio reveló que la rectora le pidió que hiciera anotaciones negativas en la bitácora personal de este estudiante, incluyendo la denuncia de acoso sexual, para manchar su desempeño y honra después de su muerte.

Si aún quedan dudas de cuál era el trato que Sergio recibía en el colegio, el cual se le convirtió en una pesadilla, basta con recordar que, según información publicada en El Espectador, a la semana siguiente del funeral de Sergio, la rectora les dijo a sus compañeros de curso que, como no habían pedido permiso para ir al velorio, el sábado siguiente tendrían que reponer el día de clase.

Pregunta al margen: ¿Será que la rectora Castillo también pidió que no se registrara a nombre del Gimnasio Castillo Campestre el puntaje del ICFES de Sergio, el más alto de la institución y el décimo a nivel nacional?

4.“Sergio era un niño obsesionado con la muerte”:

Amanda Azucena Castillo dijo estas palabras tanto en BluRadio como en W Radio. En efecto, Sergio tenía una posición muy clara sobre el suicidio y en varias oportunidades se había referido al tema a través de sus redes sociales. Allí, había calificado este acto como “una acción liberadora y la única salida que existe de un infierno terrenal”.

No obstante, es exagerado y descontextualizado afirmar que era “un enamorado de la muerte”, como la rectora lo llamó. Según Alba Reyes, Sergio no era un joven depresivo y nunca antes se conoció de algún intento por quitarse la vida.

Lo que parecen reflejar las palabras de Amanda Azucena Castillo es un interés por comunicar que la decisión de Sergio estaba tomada y que en esta no intervinieron las situaciones de discriminación y acoso presentadas en el colegio.

5.“Cuando el profesor vio la foto de Sergio y Danilo dándose un beso, le pidió a la niña que la borrara de su celular para evitar matoneo”:

En principio se dijo que, en mayo de 2014, el profesor de Educación Física Mauricio Ospina decomisó el celular de una estudiante que tenía una foto de Sergio y su pareja dándose un beso. El docente lo hizo con el propósito de presentar el caso a las directivas del colegio. Posteriormente, tanto Sergio como su novio fueron llamados a psicorientación.

La versión que la rectora dio el 4 de agosto de 2015, fue otra. Dijo que el profesor pasaba por las aulas y escuchó alboroto. Cuando entró al salón del grado undécimo a revisar qué pasaba, una estudiante escondió su celular. El docente le solicitó que se lo mostrara y, al ver la foto, le pidió que la borrara por protección de Sergio y Danilo.

Por otra parte, un año atrás, en septiembre 8 de 2014, Amanda Azucena Castillo afirmó que el beso resultó incómodo para los niños que estaban en el descanso. Sin embargo, este año dijo que el beso no tuvo lugar en un receso sino en el salón de clases.

Aunque el año pasado no mencionó una información que podría considerarse relevante para su defensa, en su reciente versión dijo que las caricias y los besos entre Sergio y su pareja se habían salido del control de los profesores.

Además, en una nota publicada en El Espectador, se dio a conocer que la veedora del colegio Rosalía Ramírez, le pidió a una compañera de Sergio que volviera a hacer una versión “libre” sobre los hechos. “Me dijo que escribiera que ellos se habían dado un beso en clase, no un pico en receso como había sucedido. Cuando se la entregué vi que ella rompió la pasada y que le decía a otras directivas que todo era por el bien del colegio”, explicó la estudiante a ese periódico.

6.“Sergio dejó de asistir a clases por la migraña que padecía”:

Alba Reyes, la mamá de Sergio, explicó que en 2014, una vez su hijo regresó de las vacaciones de mitad de año, las directivas del colegio le impidieron ingresar a clases para llevarlo a psicorientación. De hecho, le dijeron que la única manera de que pudiera volver a clases era presentando un certificado de acompañamiento psicológico hasta el día del grado.

En recientes entrevistas, Amanda Azucena Castillo ha dicho que a Sergio nunca se le impidió el ingreso a clases y que si alguna vez faltó, fue producto de las migrañas que padecía. Aseguró que la mamá del joven había llevado una certificación médica que así lo demostraba.

De este hecho hay otra versión. El 12 de julio de 2014, la mamá de Sergio llevó al colegio una certificación que evidenciaba que Sergio había tenido un episodio de migraña. Lo hizo porque tanto ella como Sergio y Robert habían sido citados en el colegio y, los días previos a dicha reunión, a Sergio le dio migraña y vómito, lo que la obligó a llevarlo a la clínica.

Esta situación impidió que Sergio asistiera a la citación. De ahí que Alba presentara una incapacidad médica que la misma rectora le exigió mostrar.

En otras palabras, ahora Amanda Azucena Castillo se vale de una incapacidad médica presentada por una situación específica, para justificar la decisión de las directivas del colegio de prohibir que Sergio ingresara a clases.

7.“El manual de convivencia del colegio prohíbe que cualquier pareja dentro o fuera del colegio, con el uniforme, demuestre sus relaciones afectivas”:

Por este motivo, explicó la rectora, las directivas les dijeron a Sergio y a Danilo que el beso que se habían dado era una falta grave, tal como sucede con cualquier pareja de la institución sea del mismo sexo u heterosexual.

Sin embargo, según información publicada en El Espectador, la Fiscalía dio a conocer los testimonios de estudiantes que contaron que, después de la muerte de Sergio, los llamaron para que firmaran actas de expedientes disciplinarios contra parejas heterosexuales con una fecha anterior al suicidio, para ocultar el trato discriminatorio a Sergio.

Además, el 8 de septiembre de 2014, la rectora afirmó en la W Radio que no le constaba que el beso hubiera sido obsceno porque no lo vio. No obstante, este gesto fue el detonante para que desde entonces se obligara a Sergio a asistir a psicorientación, se le restringiera el acceso a clases y se le obligara a revelarles a sus padres un asunto de su intimidad: su orientación sexual.

8.“Sergio manifestó agresión contra los profesores y por eso lo llevaron a psicorientación”:

Con esta afirmación, Amanda Azucena Castillo intenta mezclar dos asuntos. Por un lado, Sergio sí cuestionó (lo que no necesariamente puede llamarse agresión) algunas de las decisiones de directivas y docentes del colegio.

Por ejemplo, en una reunión de padres de familia intervino para decir que la rectora le había encargado las chaquetas de su promoción (2014) a un familiar de ella, a pesar de que resultaban más costosas que otras cotizaciones presentadas.

En otra ocasión, cuando Sergio expresó su inconformidad con una decisión tomada en el colegio, un profesor le dijo que él no tenía derecho a opinar. Sergio le respondió, con evidente molestia, que sí podía hacerlo y se salió del salón.

Sin embargo, la investigación ha demostrado que no fue por esto que se le solicitó asistir a psicorientación. Esta petición llegó después de que las directivas conocieran la foto donde Sergio y Danilo se daban un beso.

Enlaces relacionados: 

Un año después, Sergio Urrego vive
Yo también fui Sergio Urrego
Sergio Urrego, su cumpleaños número 17 y su grado póstumo
A pesar de la muerte de Sergio Urrego
El colegio de Sergio Urrego, reflejo de la sociedad
El bullying por homofobia debe salir del clóset
La guía que hizo falta en el colegio de Sergio Urrego

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here