Inicio Nota al pie ¡Que ruede la bola!

¡Que ruede la bola!

Género, diversidad sexual y cambio social.
Entre el 2 y el 9 de diciembre, la ciudad de Cali celebra los Juegos de la Diversidad Sexual y de Género, auspiciados por la Secretaría de Recreación y Deporte de la Ciudad.

Actividades LGBTI en Cali ColombiaEl primer domingo de diciembre se inauguraron  los III Juegos de la Diversidad Sexual y de Género en el velódromo Alcides Nieto Patiño de la ciudad de Cali.

Acompañados por los equipos inscritos, las organizaciones encargadas de ejecutar el proyecto, el personal de logística y dos grupos de porristas de la ciudad, a la inauguración de los Juegos asistieron entre 150 y 200 personas, público que ha ido creciendo a lo largo de la semana conforme se va conociendo más de las jornadas deportivas.

Esta iniciativa es promovida y financiada por la Secretaría de Deporte y Recreación de Cali, a cargo de la excandidata a la Alcaldía Clara Luz Roldán.

La organización y ejecución del proyecto lo lleva a cabo la Fundación para la inclusión social y el derecho a ser felices, Fundasfe, junto con la Fundación Glairis, y la Fundación Chaina, que se ha encargado exclusivamente del torneo de voleibol. Los otros deportes en los que se abrió convocatoria fueron: fútbol, natación y baloncesto.

Uno de los distintivos principales de estos Juegos, especialmente en la categoría de natación y en la jornada de la maratón en tacones, es su carácter recreativo, con el cual se pretende contribuir a crear una conciencia de la importancia del deporte más allá de la competencia.

También a reconocer las realidades de los inscritos que, por diferentes motivos, no han tenido la oportunidad de acceder a espacios y actividades deportivas con anterioridad o no tienen los recursos suficientes para conseguir la ropa adecuada para practicar cada disciplina (en la maratón de tacones los competidores deben llevar su propio calzado según las especificaciones dadas).

“Deporte LGBTI”

En alguna ocasión, Sentiido cuestionó la utilidad de hablar de la orientación sexual en el deporte como un mecanismo para visibilizar la diferencia sexual y de género.

Ángelo Araújo, quien forma parte del equipo de Fundasfe, explica que se ha hecho creer que los únicos espacios en los que las personas LGBTI pueden socializar sin miedo a ser discriminados o señalados son los bares, cafés y discotecas.

Sin embargo, los Juegos de la Diversidad son una oportunidad para mostrar que las personas diversas sexualmente no sólo se encuentran en lugares de rumba; también realizan actividades como las deportivas y para ello hacen uso de espacios que no necesariamente están orientados al sector LGBTI.

La experiencia de organizar y convocar para los Juegos ha traído muchas sorpresas, pues según Ángelo, de las organizaciones y colectivos que más se esperaba que participaran en el evento es de las que menos se ha recibido colaboración e interés.

Muy pocas fundaciones enfocadas en diversidad sexual se vincularon a la ejecución del proyecto y por eso se ha hecho especial uso del voz a voz y de la difusión por redes sociales y lugares de socialización para personas LGBT. Asimismo, se esperaba una donación de la Secretaría de Cultura que nunca llegó.

También ha sido una excelente oportunidad para que se den a conocer equipos que generalmente juegan en zonas muy localizadas de la ciudad y que difícilmente tienen acceso a canchas privadas o en otros sectores.

Un buen ejemplo de ello son los equipos de fútbol de mujeres trans que se inscribieron y que lograron el quórum suficiente para una hexagonal; el equipo ganador de esta categoría se enfrentará con el equipo ganador de la categoría de fútbol femenino, que tuvo el mayor número de equipos inscritos de los Juegos.

Esto no significa, sin embargo, que los equipos estén conformados exclusivamente por personas LGBTI. No es un requisito que los competidores den a conocer su orientación sexual y hay muchos deportistas que se han vinculado a los Juegos porque su interés principal es el deporte que los hace parte de un equipo o de un grupo de personas con las que comparten una misma pasión.

Según Ángelo, es importante destacar que la diversidad sexual tiene que ver con todas las orientaciones sexuales, incluida la heterosexual.

Una de las fortalezas que Ángelo encuentra en el hecho de que los Juegos se lleven a cabo en espacios abiertos a todo el público, ha sido que quienes casualmente llegan a algún polideportivo y se encuentran con los partidos, han tenido la oportunidad de hablar con competidores y organizadores, compartir ideas y opiniones y así reducir sus miedos y prejuicios sobre lo que creen que son los gays, bisexuales, trans y lesbianas.

Es, entonces, una ocasión en la que las personas, sin importar su orientación sexual o identidad de género, compartan intereses, efervescencias deportivas y se concentran en la emoción del juego.

Integración para todos

Una de las principales dificultades que han tenido los organizadores ha sido encontrar los espacios necesarios para cada torneo. Sin embargo, Ángelo considera que esto ha permitido mayor movilidad e integración de las zonas de alta concentración deportiva con otras que generalmente no se asocian con estas prácticas.

El Distrito de Aguablanca, por ejemplo, conocido por su desnidad demográfica , su pobreza y la presencia de pandillas, fue escenario de uno de los partidos de fútbol que se llevaron a cabo esta semana, al cual asistieron aficionados de la zona y de otras comunas.

Sorpresivamente, la Policía Metropolitana de Cali, una institución que en otras ocasiones ha sido acusada de maltratar especialmente a las mujeres trans de la ciudad, ha estado pendiente de los juegos: ofreció su cancha sintética para que se llevara a cabo uno de los partidos y ha prestado seguridad extra para organizadores y competidores.

Algunas personas se preguntarán cuáles son los criterios para organizar las categorías de los diferentes deportes y si estas no contribuyen a reforzar la visión esquemática de la sociedad, en la cual todo se divide entre hombres y mujeres.

Ángelo explica que en un principio pensaron en organizar los Juegos en categorías mixtas, pero según la asesoría deportiva que recibieron por parte de la Secretaría de Deporte, podía haber una ventaja entre los equipos dada la constitución corporal y las formas de juego.

La fuerza, la velocidad, la potencia muscular y el manejo del cuerpo suelen utilizarse de forma diferente en los equipos de mujeres, hombres y trans, por lo cual se optó por la división en estas tres categorías.

Los Juegos de la Diversidad Sexual y de Género también son un motivo para que organizaciones de otras ciudades se pregunten qué tan viable es hacer lo mismo.

Finalmente, en ciudades como Bogotá o Medellín, donde los espacios académicos y culturales para este sector de la población son frecuentes y concurridos, poco se oye de convocatorias deportivas, con algunas excepciones como encuentros a caminatas o a jornadas en bicicleta.

Algunos de los integrantes de Fundaspe, entre los que se cuentan Guillermo Burgos, Eugenio Sánchez y Juan David Cruz, esperan que a mediano plazo se pueda ampliar la cobertura de los Juegos y puedan traerse equipos de otros Municipios y Departamentos para ofrecer una mayor integración con otras regiones y nuevos espacios de socialización y visibilización.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here