Inicio Blogs TransJesuismo

TransJesuismo

Elijo ser Chiki para hablar recio a los poderosos. También, porque soy chik. Soy una cuarentona sexy que tiene barba. |La opinión de los colaboradores es personal y no compromete a Sentiido ni a institución alguna|
Como vivo en un país definido como laico en su  Constitución, me asombra ver que todavía se haga política blandiendo símbolos, libros y argumentos religiosos.
por qué asesinan tantas mujeres transgénero
Andrea Quintero, mujer trans colombiana, fue asesinada en julio de 2013 cerca de una estación de tren en Roma. Imagen CNN.

Decisiones

hoy no estoy chistosa…

Empecé el año pensando en varios temas y con gran dificultad para escoger el de mi primera entrada de 2014. Hubo durante el año pasado muchos hechos realmente preocupantes que me han hecho pensar en escribir sobre el señor procurador: sus acciones contra la ciudad de Bogotá y la democracia, y sobre otros desmanes políticos que desconocen los derechos humanos y la diversidad.

Como debo decidir un tema, me inclino por algo que tiene que ver con varios de estos  irrespetos; la mayoría de las declaraciones y acciones de vulneración vienen amparadas porque sus ejecutores se creen poseedores de la verdad. De una verdad única que proviene de forma directa de un dios único y de una iglesia única. Varias veces oímos, leímos y vimos a personajes “complicados”, como el autodenominado concejal de la familia, esgrimir sus ataques políticos desde una posición religiosa.

El señor procurador también se ha encomendado a una deidad de su credo para amparar su defensa de la moral, con la que disfraza su proyecto de homogenización ciudadana.

Que estos y otros machos se amparen en la religión para defender su posición retrógrada y decadente me parece un síntoma. El síntoma de la religiosidad. No quiero irme en contra de la espiritualidad ni de las posiciones religiosas porque creo que forman parte fundamental de las personas y de su desarrollo en una sociedad. Pero como vivo en un país definido como laico en la Constitución, me asombra ver que se haga política blandiendo símbolos, libros y argumentos religiosos.

¿Cuándo retirarán sus camándulas de nuestras glándulas?

Andrea

Pensando en esto me encuentro una noticia que no trascendió mucho en los medios masivos colombianos pero sí en las redes sociales y en los medios internacionales.

Según CNN, el El 29 de julio de 2013, se encontró el cuerpo de Andrea Quintero, mujer transgénero colombiana muerta a golpes en la estación central de trenes de Roma. Andrea vivía en las calles de esta ciudad. Coincidencialmente, según el mismo medio, ese día el papa de los católicos había pronunciado, desde el cielo, esta frase: ¿quién soy yo para juzgar? Se refería @pontifex a la homosexualidad, mientras volaba en avión hacia Brasil.

Parece que el pontífice, también jesuita, dejó abierta la posibilidad de creer en una posición abierta de la iglesia frente a la diversidad de sexo y de género.

Seis meses después de su muerte, Andrea tuvo un funeral católico en Roma, oficiado por un grupo de curas jesuitas.

Símbolos

El gesto de los jesuitas con Andrea es interpretado por el alcalde de Roma como un símbolo de cambio: “todos somos iguales”, y yo también quisiera creerlo así.

Claro que es un avance que se haga un funeral trans en una iglesia católica y que el oficiante se haya referido a Andrea como ella. Sin embargo, no dejo de preguntarme dónde estaban ellos, los padres de las iglesias, los alcaldes, cuando Andrea deambulaba y mendigaba en las calles o cuando decidió emigrar a Italia para huir de la discriminación…

Supongo que hablaban desde el cielo o le hablaban al cielo mientras en la tierra se quemaban las esperanzas de cientos, de miles de mujeres desamparadas.

Estoy de acuerdo con el alcalde. También veo un gran símbolo en el gesto jesuítico: nos toca morirnos para que los representantes de dios en la tierra nos acojan en su templo. La nota dice que Andrea soñaba con entrar a ese templo para casarse vestida de blanco; también dice que era una católica devota.

Debo reconocer que sirvió también el gesto para que un crimen motivado, con seguridad, por el odio, ese odio que se siembra cuando las personas creen en verdades absolutas y las quieren imponer al resto del mundo, no quedara en el silencio.

Como dije, hoy no estoy chistosa y menos optimista. Hoy siento que las Andreas que caminan y duermen en las calles de las ciudades son las personas más abandonadas por los dioses de los hombres y que la misa no va a cambiar esta situación.

Pero… ¿Quién soy yo para juzgar?

Coleta

“Porque todo daña al amor, excepto él mismo. Todo es duro agrio e insípido, tonto y robado menos Él mismo. Todo es basura, desperdicio, chatez, vulgaridad, plebe, menos Él mismo. ”

Gabriela Mistral, Niña errante: cartas a Doris Dana.

A practicar el amor este año…

@lachikiteka

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here