Inicio Miradas Travesti, una breve definición

Travesti, una breve definición

Coordinadora de proyectos en Sentiido. Doctora en Lenguas y Literaturas Romances (Universidad de California, Berkeley). Profesora de Género y Sexualidad y Literatura Latinoamericana en American University (Washington DC).

En los últimos años el término “travesti” ha tomado fuerza y reconocimiento gracias al trabajo de activistas, intelectuales, artistas y personas travestis en Latinoamérica.

Travesti una breve definición
La activista Lohana Berkins nació en Pocitos, en la provincia de Salta (Argentina). En 1994 fundó la Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual (ALITT). Falleció en 2016.

En términos generales, la palabra “travesti” forma parte de las categorías utilizadas para hablar de identidad de género, no de orientación sexual. (Ver: Diversidad sexual y de género para dummies).

De manera similar a “trans”, “transexual” y “transgénero”, “travesti” es un término que reúne a un grupo diverso de personas que no se identifican con el sexo asignado al nacer. (Ver: Travesti, transexual, transgénero… Algunas definiciones útiles).

Sin embargo, más allá de nombrar una identidad personal, en muchos lugares de Latinoamérica, particularmente en Argentina, el término travesti designa una identidad política que reivindica el derecho a autodefinirse más allá del binario de género.

Como lo explicó la activista argentina Lohana Berkins en “Travestis: una identidad política” (2006): “Las travestis somos personas que construimos nuestra identidad cuestionando los sentidos que otorga la cultura dominante a la genitalidad. La sociedad hace lecturas de los genitales de las personas y a estas lecturas le siguen expectativas acerca de la identidad, las habilidades, la posición social, la sexualidad y la moral de cada persona. Se considera que a un cuerpo con un pene seguirá una subjetividad masculina y a un cuerpo con una vagina seguirá una subjetividad femenina.

El travestismo irrumpe en esta lógica binaria de las sociedades occidentales que oprime a quienes se resisten a ser subsumidas y subsumidos en las categorías ‘varón’ y ‘mujer’”. (Ver: El género existe y no es una ideología).

Más adelante Berkins resume de manera más sencilla: “gran parte de las travestis latinoamericanas reivindicamos la opción de ocupar una posición fuera del binarismo y es nuestro objetivo desestabilizar las categorías varón y mujer”. (Ver: Alanis Bello: no quiero ser un hombre ni una mujer).

Etimológicamente, la palabra “travesti” viene de las palabras latinas “trans” que quiere decir “cruzar” o “sobrepasar,” y “vestite”/“vestire” que quiere decir “vestir’.

A principios del siglo XX el término “travesti” fue apropiado por discursos científicos patologizantes que, particularmente desde la psiquiatría (especialmente Magnus Hirschfeld y Harry Benjamin), nombraban la discordancia entre el sexo asignado al nacer y la identidad y la expresión de género como trastornos de la identidad y/o la conducta sexual.

Esta concepción médica del travestismo ha tenido consecuencias devastadoras para las personas travestis pues sus identidades fueron invalidadas al ser erróneamente concebidas como el resultado del deseo temporal de vestirse con prendas asociadas al género contrario (a esto se le conoce como cross-dresser).

Esta noción tuvo un impacto importante en códigos de policía y normativas que prohibieron (y en varios lugares continúan prohibiendo) el uso de prendas asociadas al género contrario. Este acto era percibido como un comportamiento individual (no como una identidad viable) vinculado a una perversión sexual que, en el mejor de los casos, debía permanecer en el ámbito de lo privado y lo nocturno.

Por esto, Berkins señala: “un análisis del travestismo necesariamente debe dar cuenta de la criminalización de la identidad travesti y de las consecuencias de esta criminalización en la vida cotidiana y sobre la subjetividad de las compañeras travestis”.

“El motor de cambio es el amor. El amor que nos negaron es nuestro impulso para cambiar el mundo. Todos los golpes y el desprecio que sufrí, no se comparan con el amor infinito que me rodea en estos momentos. Furia Travesti Siempre”, escribió Lohana Berkins en su carta de despedida.

Teóricas, militantes y artistas travestis de toda la región han denunciado la manera en la que el término ha sido usado para definir a las personas travestis como enfermas, criminales y sin derechos. En contraposición, resaltan y movilizan el carácter transgresor y político de las identidades travestis particularmente en materia de derechos y equidad social.

En consecuencia, las demandas políticas del movimiento travesti denuncian y buscan transformar las estructuras sociales, económicas, políticas, jurídicas y judiciales que han producido y continúan reproduciendo violencia y exclusión contra estas personas.

Una vez más, las palabras de Berkins son esclarecedoras: “El término ‘travesti’ ha sido y sigue siendo utilizado como sinónimo de sidosa, ladrona, escandalosa, infectada, marginal”.

“Nosotras decidimos darles nuevos sentidos a la palabra travesti y vincularla con la lucha, la resistencia, la dignidad y la felicidad”, Lohana Berkins.

Finalmente, es importante recordar que en algunos lugares “travesti” continúa teniendo una carga negativa y es utilizada peyorativamente para invalidar y ejercer violencia contra las identidades trans y travestis. Además, muchas personas no se identifican con este término y prefieren “trans”, “transexual” o “transgénero”.

Independientemente de las diferencias en terminología, lo más importante es tener una escucha activa, prestar atención a la manera en la que las personas y colectivos se identifican a sí mismos y tratarlos con el respeto y dignidad que todos merecemos. (Ver: Lenguaje incluyente para todas, todos y todes).

Para más información, ver: “Un itinerario político del travestismo” y “Las travestis siempre estuvimos aquí” de Lohana Berkins, “Travesti: Una teoría lo suficientemente buena” de Marelene Wayar, “Reivindico mi derecho a ser un monstruo” de Susy Shock y “El museo travesti del Perú” de Giuseppe Campuzano, entre otros.

Enlaces relacionados

Alanis Bello: no quiero ser un hombre ni una mujer
Brigitte Baptiste, una navegante del género
El género existe y no es una ideología
El género desde una perspectiva trans
Nada más frágil que la masculinidad
Hay muchas formas de ser mujer
No soy un hombre ni una mujer, ¿entonces qué soy?
Lo dramático del activismo trans
Ser un muppet: ni hombre ni mujer
10 dudas básicas sobre la cultura queer
Queer para dummies
Cis.. ¿qué?
Travesti, transexual, transgénero… Algunas definiciones útiles
La sanación emocional

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here