Inicio Blogs Una familia no convencional, rara o queer

Una familia no convencional, rara o queer

La coalición “Religiones, Creencias y Espiritualidades en Diálogo con la Sociedad Civil” reúne a comunidades religiosas, instituciones y organizaciones basadas en la fe (OBF) para la conformación de un espacio de diálogo y acción comprometido con la inclusión y los derechos humanos. Promueve la sensibilización y formación sobre la pluralidad de visiones del campo religioso, a través del acompañamiento e incidencia política en América Latina en alianza con organizaciones civiles, movimientos sociales y espacios religiosos.

Analizar el texto bíblico de Mateo que relata la historia del nacimiento de Jesús nos anima a liberarnos de las presiones sociales, de las imposiciones presentadas muchas veces como “divinas” y de la idea de que solo existe un tipo de familia establecida por Dios. 

Por: Karoline Mora Blanco*

Una familia no convencional, rara o queer
Foto: Instituto María Auxiladora con Creative Commons.

Quiero hacer una lectura del texto bíblico de Mateo 1:18-25 analizando la forma en que el autor construye su discurso y sus posibles significados.

Mi interés por retomar este aparte nació después de conocer una visión del mismo en el que se hace énfasis en la desgracia que significaba que José (varón) perdiera control sobre las situaciones y las propiedades de su vida (incluida María).

El texto mostraba, incluso, una rivalidad entre masculinidades por defender “su propiedad”.

Para revisar este aparte haré uso de la crítica narrativa que propone comprender el texto en su dinámica literaria. También tendré en cuenta el discurso o la forma en que se articula la historia:

1. Estructura:

El texto tiene una estructura básica: estabilidad, tensión, un punto de inflexión y nuevamente estabilidad. En el verso 18 la situación se presenta por el narrador de manera muy concreta: informa que una mujer comprometida para casarse está embarazada –no de su prometido– y que será la madre de Jesús el Mesías.

En el verso 19 se describe a José preocupado por la situación. En varios comentarios bíblicos se dice que él está contemplando la ley y que es un hombre justo al no exponer a María.

Sin embargo, por el texto bíblico lo único que sabemos es que José está preocupado. Nada apunta a que, necesariamente, fuera un hombre bueno (justo), sino a que está preocupado por hacer “lo correcto”, por ser aceptado en su contexto y por responder, según los órdenes sociales, a la situación que se les presenta a él y a María .

En los versos 20 y 21, debido a la preocupación de José, Dios interviene enviando a su ángel a decirle que la situación no está mal ante los ojos de Él, que es aceptable que se case con ella a pesar de estar embarazada por obra del Espíritu Santo.

El mensajero de Dios también le pide a José que forme parte de esa familia “rara” (o queer). En los versos 22 y 23 el narrador acude a una vieja profecía para ayudar a aceptar el embarazo de María. (Ver: Queer para dummies).

Estos versos revelan otra información que está por fuera del entendimiento tradicional de un embarazo: la mujer que lleva un niño en el vientre es llamada ¡virgen!

El término griego utilizado es “parthénos” el cual es traducido como “joven” o “virgen”. Por supuesto, esta palabra ha experimentado una evolución. Lo que en principio se entendió como una joven madura que no ha experimentado su primer parto, pasó a ser una mujer que no ha tenido relaciones sexuales.

En los versos 24 y 25 José no repudia a María sino que se casa con ella. En el 25 se especifica que se casó pero que no tuvo “relaciones maritales” con ella. En últimas, tomar a María como esposa fue lo que Dios le mandó aunque no tener relaciones maritales no está necesariamente relacionado con lo ordenado por Dios.

2. Personajes:

José es el personaje principal. En lugar de ser caracterizado como un hombre justo (como lo dicen muchos comentarios bíblicos), lo encontramos como un hombre que busca salir de una situación incómoda y que no quiere enfrentar las circunstancias de su vida que difieren de lo socialmente aceptado.

En cuanto a María, el narrador informa que está embarazada por obra del Espíritu Santo y que el niño que carga en su vientre es el Mesías, pero no dice nada sobre su personalidad ni de lo que pensaba o quería hacer en relación con su embarazo.

El ángel actúa como un personaje secundario: es el medio usado por Dios para dar su mensaje a José.

3. Evocación a otro texto bíblico:

El narrador hace uso de una profecía del Antiguo Testamento para apoyar su historia. En el versículo 23 recuerda las palabras de Isaías 7:14. Al ser retomadas en este texto funcionan como una profecía que se cumple con el embarazo de María.

4. Autor:

El autor demuestra conocer la información más íntima, al punto de saber que José no tuvo relaciones maritales con María. Está contando la historia del nacimiento del Mesías y, de paso, deja ver lo raro (o queer) de este embarazo y de esta familia. El autor insiste en que la situación extraña del embarazo y el matrimonio de María son aceptadas por Dios. (Ver: 10 dudas básicas sobre la cultura queer).

5. Lector:

El lector podría ser aquella persona que, al igual que José, está preocupada por no cumplir con las normas sociales y que necesita saber que su situación fuera de lo común es aceptada. Este texto le dice: “sí, está bien”.

6. Punto de vista del narrador:

En las enseñanzas y en los comentarios bíblicos pareciera que el embarazo de María representa una tensión en la vida de José. Pareciera que el autor está a favor de aquellas formas de familia que funcionan fuera de la norma.

7. El discurso en Mateo 1:18-25:

Al mirar los diferentes elementos literarios (presentados aquí de modo muy breve) podemos encontrar una nueva lectura de este texto bíblico: hay una tensión entre lo “socialmente correcto” y lo “correcto para Dios”.

Existen leyes y tradiciones que son entendidas como divinas o aceptadas por Dios, pero el discurso de este texto bíblico nos enseña que Dios no sigue estas normas.

Ahora, a pesar de que Él acepte estas situaciones fuera del orden social, la historia nos muestra que esto no necesariamente significa que no habrá oposición social.

José, sin embargo, dejó atrás sus temores y preocupaciones frente a la presión social y actuó fuera del reconocimiento y la aprobación social.

Conocer esta historia del nacimiento de Jesús debería liberarnos de las presiones sociales y de las imposiciones injustas presentadas muchas veces como divinas. (Ver: Hay muchas voces religiosas que no son “antiderechos”). 

Y de manera puntual, debería liberarnos de la idea de que solamente existe una familia establecida por Dios. Familias hay muchas y diversas. ¡Que vivan todas! ¡Que Dios nos libre de las ataduras sociales!

Enlaces relacionados:

¿Qué dice la Biblia realmente sobre la homosexualidad?
Hay muchas voces religiosas que no son “antiderechos”
La mezcla entre religión y política, ¿inevitable?
Diversidad sexual y nuevas alternativas espirituales
El activista espiritual
La sanación emocional
El budismo, de la mano con los derechos humanos
El sí pero no de la Iglesia Católica frente a los homosexuales
Por sus obras les conoceréis
Nerú, ¿un traidor de la homosexualidad?
Ser homosexual y ser feliz
Andrés Gioeni, el primer exsacerdote católico casado con otro hombre

* Licenciada en teología, master en género y religión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here