Inicio A Fondo Una luz por la vida y en memoria de las víctimas LGBT

Una luz por la vida y en memoria de las víctimas LGBT

Género, diversidad sexual y cambio social.

“Frente a la muerte, vida” y “frente al odio, amor”, fueron dos de las frases pronunciadas durante el acto simbólico en la Plaza de Lourdes en Bogotá, liderado por activistas LGBT de Colombia, en memoria de las personas asesinadas en Orlando (Estados Unidos).

actos conmemorativos por las víctimas LGBT de Orlando
La Plaza de Lourdes, en pleno corazón de Chapinero, fue el escenario escogido para el acto conmemorativo.

El dolor por las 49 personas asesinadas y las más de 50 heridas por Omar Mateen en la discoteca Pulse en Orlando (Florida) traspasó fronteras. La mayoría de las víctimas fueron personas jóvenes, latinas, lesbianas, gais, bisexuales y trans (LGBT) que se encontraban celebrando el fin de semana del orgullo LGBT.

Entre quienes más lamentaron este episodio están las personas LGBT de todo el mundo que sintieron que habían podido ser ellas y quienes, de una u otra forma, han padecido discriminación y violencia.

Todas las muertes duelen, pero este sentimiento se concentra cuando se trata de 49 personas que fueron asesinadas por ser quienes eran”, afirmó Elizabeth Castillo, recordando la columna El dolor por Orlando del activista Mauricio Albarracín. 

No todas las víctimas de este episodio eran LGBT, pero son ellas quienes han sufrido los chistes homofóbicos, la exclusión de sus familias, el bullying escolar y los discursos de odio. Y la masacre es la punta de todo lo anterior.

Para rendir un homenaje a quienes perdieron la vida en Pulse y a las miles de personas que han sido asesinadas por causa de su orientación sexual e identidad de género, activistas del movimiento LGBT de Colombia convocaron el pasado 15 de junio a las 7 de la noche a un acto simbólico en su memoria en la Plaza de Lourdes, en Bogotá.

“El movimiento LGBT colombiano rechaza la violencia ocurrida en Orlando justo en el mes en el que celebremos el orgullo de ser quienes somos. Eran 49 personas con un rostro, un nombre y una vida. Eran los hijos, los hermanos, los papás, los amigos y los compañeros de trabajo de alguien”, señaló Elizabeth Castillo durante el acto.

Allí, se recordaron sus nombres y edades y los asistentes encendieron una vela por la vida y en contra de la violencia, como una manera de honrar la memoria de quienes el odio y los prejuicios les arrebataron la vida

“Es conmovedor y emocionante ver esta plaza llena de gente. Cuando los odios andan sueltos, uno ama en defensa propia”, dijo Castillo recordando una frase del escritor uruguayo Mario Benedetti.

También señaló que la homofobia mata y a edades muy tempranas como en el caso de Sergio Urrego. “El propósito de este encuentro es enviar un mensaje de amor, donde la vida y la libertad superan el odio”.

La masacre, la punta de la pirámide

Fue una oportunidad para recordar que actos como el de Mateen están alimentados por discursos machistas, fundamentalistas y de desprecio por la diversidad sexual y de género, propios de algunos líderes religiosos, educadores y políticos.

actos conmemorativos por las víctimas LGBT de Orlando
Cientos de velas fueron encendidas para conmemorar a las víctimas LGBT.

“Deben saber que sus palabras tienen efectos. Invitamos a quienes se oponen a la igualdad, a quienes denigran de las personas LGBT y a quienes nos consideran sospechosos por amar a nuestras parejas y a nuestros hijos, a que asuman la responsabilidad de sus palabras. Una cosa es la libertad de expresión y otra promover el odio”, afirmó Castillo durante el acto.

“Esta noche reafirmamos que la violencia no nos callará y que frente a la muerte, la respuesta es vida. Hechos como el sucedido en Orlando no pueden traducirse en venganza. El movimiento LGBT debe continuar por su camino de justicia y respondiendo al odio con amor, nunca con violencia”, afirmó Alejandro Michells uno de los organizadores del evento, retomando las palabras del también activista y abogado Mauricio Albarracín en su columna El dolor por Orlando publicada en El Espectador.

En el acto se recordó que la solidaridad demostrada durante estos hechos evidencia que las personas LGBT no están solas.

“Somos muchos. Hay que cambiar las lágrimas por orgullo. Rechazamos la violencia en Colombia y en el mundo. Quienes murieron en Orlando no son víctimas del terrorismo sino de la homofobia. Frente a la muerte vida, frente a la violencia, movilización. Frente al dolor, acciones”, dijo Elizabeth Castillo.

Alejandro Michells recordó que el próximo 3 de julio Bogotá tendrá la marcha LGBT 2016, cuyo tema será “paz en igualdad”. Se espera que este año la asistencia sea multitudinaria. “Vamos a invitar a nuestros amigos, vecinos y familiares. Será la movilización más grande de Colombia a favor de la paz para seguir luchando por un mundo más igualitario que respete las diferencias”.

Fotos del acto conmemorativo:

Enlaces relacionados:

El asesino de Orlando no era un monstruo
¿Victimismo gay? 8 voces opinan
Más que homofobia, violencia por prejuicio
Colegios: les llegó la hora de reconocer la diversidad sexual y de género
Así son los crímenes LGBT
Proteger a los niños de la diversidad sexual y de género
¿Ustedes por qué siempre están juntas?
El referendo de Viviane Morales ¿tiene futuro?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here