Inicio Expresiones Y el Ciclo Rosa Académico tuvo lugar

Y el Ciclo Rosa Académico tuvo lugar

Género, diversidad sexual y cambio social.

Aunque este año el Ciclo Rosa Académico no pudo tener como locación la Universidad Javeriana, sus directivas manifestaron que desde ya trabajan para que esto no vuelva a ocurrir.

ciclo rosa académico Bogotá
Germán Mejía, decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Javeriana y Raúl Vallejo, embajador de Ecuador en Colombia, durante la inauguración del Ciclo Rosa Académico 2013.

A pesar del interés de algunos sectores por obstaculizar la puesta en marcha del Ciclo Rosa Académico 2013, finalmente el evento tuvo lugar entre las fechas previstas: 28 y 30 de agosto y con Ecuador como país invitado.

Incluso, logró superar complicaciones adicionales como el paro del sector agrario colombiano que dificultó, en algunos casos, el acceso al lugar.

En lo que sí ganaron quienes se opusieron a la realización del evento, argumentando que “promueve el estilo de vida homosexual” fue en que, por primera vez, en sus más de diez años de trayectoria, el escenario no pudo ser la Universidad Javeriana en Bogotá. En su reemplazo fue escogido el auditorio del Museo de Arte del Banco de la República.

Lo positivo, explica Carmen Millán de Benavides, investigadora del Instituto de Estudios Sociales y Culturales Pensar de la Universidad Javeriana, fue que pudo ser trasladado a otro espacio también emblemático de pensamiento.

Un punto a favor del “boom” mediático que generó el cambio de sede fue que, a pesar de que el evento era reconocido, se hizo aún más visible y llevó a que más personas se interesaran por asistir.

El escándalo que suscitó el hecho de que altos jerarcas de la Iglesia Católica presionaran a las directivas de la Universidad Javeriana para que el Ciclo Rosa Académico no tuviera lugar allí, llevó incluso a que fuera necesario abrir inscripciones para ir. Tradicionalmente no era requisito.

“Había más público que espacio disponible. Los cupos se agotaron cuatro horas después de abiertas las inscripciones”, explica César Sánchez-Avella, uno de los organizadores del evento.

Sin embargo, el hecho que este año no pudiera tener lugar en las instalaciones de esta universidad no significa que la Javeriana esté al margen del Ciclo. Para la muestra, Germán Mejía, decano de la Facultad de Ciencias Sociales fue quien lo inauguró.

“No estoy acá a escondidas de las directivas de la universidad. Ellos lo saben y están de acuerdo porque el Ciclo sigue formando parte de la Javeriana. Lo que pasó este año no puede volver a presentarse y estamos trabajando para que así sea. Se están activando mecanismos para evitar que por los intereses de un pequeño grupo, un evento como este no pueda tener lugar en una institución académica”, señaló Mejía.

Aseguró, también, que de no existir libertad de cátedra en esta universidad, no llevaría 34 años trabajando allí. “Esa libertad fue justamente la que tocaron quienes se opusieron a que esta institución fuera la sede del Ciclo”.

La historia se repite

ciclo rosa académico Bogotá
Los cuatro integrantes del comité organizador del Ciclo Rosa Académico 2013: Carmen Millán, Marta Cabrera, Fernando Ramírez y César Sánchez-Avella.

No obstante, esta no fue la primera vez que las directivas de la Universidad Javeriana recibieron presiones para entorpecer la organización del Ciclo Rosa Académico.

“Aunque sí fue la primera vez que cumplieron con su propósito de que no tuviera lugar en esta institución”, señala Sánchez-Avella.

Durante los dos primeros Ciclo Rosa, la presión fue tan fuerte que se tomó la decisión de separar el Ciclo Rosa Académico del Ciclo de Cine Rosa. La Javeriana se quedó con el primero y actualmente la Cinemateca Distrital está a cargo del segundo.

El evento también fue causa de una gran polémica cuando por sugerencia de personas católicas diversas sexualmente, se propuso analizar la fe y la diversidad sexual. “El asunto fue tan difícil que estuvimos a punto de llevarlo al Teatro Libre de Bogotá”, explica Carmen Millán de Benavides.

Este año, sin embargo, los opositores consiguieron que no tuviera lugar en una institución pontificia (título que reciben las universidades eclesiásticas o aquellas que forman parte de la Iglesia Católica). “Se constató que hay enemigos de verdad, grupos de católicos radicales muy poderosos”, enfatiza Germán Mejía.

La estrategia para lograrlo empezó con una entrevista que el padre Alberto Múnera, director del Instituto Pensar, le concedió a la organización católica ACI Prensa, material que después replicó Voto Católico Colombia. Esto condujo a que se recogieran firmas para evitar que el Ciclo Rosa Académico se llevara a cabo en la Universidad Javeriana.

“Los opositores consiguieron las herramientas necesarias para poner contra la pared a la Compañía de Jesús o a los jesuitas que dirigen esta institución académica”, dice Mejía.

Al ser una universidad pontificia, monseñor Rubén Salazar, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia y monseñor Ettore Balestrero, nuncio apostólico en el país, les pidieron a los jesuitas cumplir con el voto de obediencia propio de los religiosos y aceptar su solicitud de que la Javeriana no fuera sede del Ciclo. Ellos lo hicieron aunque sin estar de acuerdo.

Los jerarcas de la Iglesia Católica, agrega Mejía, violaron procedimientos y protocolos establecidos. “El nuncio, por ejemplo, no tiene autoridad para hablarle a un jesuita de la manera en que lo hizo”.

Manifestando su total respaldo a este espacio académico, Raúl Vallejo, embajador de Ecuador en Colombia, señaló en la inauguración del Ciclo Rosa que es terrible cuando la jerarquía del poder político y la del eclesial se confabulan para condenar a un colectivo humano: “esto demuestra una discriminación nada cristiana”.

¿Se vale todo?

Muestra de esto es el hecho de que la discusión sobre el Ciclo Rosa Académico haya terminado amarrada a las posiciones de algunos jesuitas sobre ciertos temas. ACI Prensa, por ejemplo, se refiere al padre Carlos Novoa como el “promotor del aborto en Colombia” y al padre Alfonso Llano como “hereje”.

“Vale la pena analizar cómo actúan estos grupos radicales. De hecho, al otro día de conocerse la noticia de que este año el Ciclo no tendría lugar en Javeriana, los opositores celebraron su ‘triunfo’”, dice Mejía.

Manifestaron alegría de que la universidad se perdiera de ser la anfitriona de un espacio de discusión, tolerancia, inclusión y respeto. “Algunos de los principales valores de una institución universitaria”, agrega Mejía.

“El evento no intenta hacerle propaganda a nada ni a nadie. Es un escenario para defender el derecho a pensar y para promover el intercambio de ideas, algo que un sector de la Iglesia Católica no quiso entender”, afirma Mejía.

Durante la inauguración del evento, Raúl Vallejo manifestó que valdría la pena recordarles a aquellos que condenan las diferencias entre los seres humanos y deciden, como en la Inquisición, perseguir y silenciar a otros, lo que dice Pablo en Gálatas: “ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Aunque lo sucedido este año con el Ciclo Rosa Académico fue grave, vale la pena celebrar que un año más este evento pudo tener lugar. Ojalá en 2014 regrese a su casa original y nuevas voces y diferentes panelistas nacionales se animen a participar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here