Inicio Expresiones Al mundo le hace falta una buena barba

Al mundo le hace falta una buena barba

Género, diversidad sexual y cambio social.
Personas con barba: esto es lo que propone una revista española que habla de la diversidad de identidades y formas de existir. Cuarta entrega del especial “Queer con plastilina”.
Con esta portada, Una Buena Barba se lanzó al mundo de las publicaciones culturales en junio de 2010.

Una Buena Barba es una revista con un fuerte interés por la ilustración y la “cultura queer”. Entra dentro del tipo de publicaciones denominadas fanzines (por su abreviatura en inglés de Fan’s Magazine) que se enfocan en temas para públicos específicos y tienen un formato pequeño y económico.

Desde la aparición de la edición piloto en junio de 2010, cada número está dedicado a un lugar o un tiempo, lo que le ha permitido a Una buena barba tratar temas como el espacio, la cultura queer de los 90, Rusia e Inglaterra, entre otros. Cada fanzine tiene autores invitados que envían sus textos y en ocasiones también ilustran los contenidos.

Este es, sin duda, uno de los aspectos más llamativos de Una Buena Barba: aprovechar la imagen visual no para complementar lo escrito, sino para crear una relación inseparable entre las letras, las formas y los colores.

Sentiido contactó a Jessica y a Miriam, las creadoras de esta publicación como parte del especial “Queer con plastilina”. Esto fue lo que compartieron:

¿Cómo se hace Una buena barba? 

La revista la llevamos entre dos: Miriam Persand y Jessica DeCamp. Juntas decidimos el tema de cada número y seleccionamos el contenido. Después, Miriam se encarga de parte de diseño e ilustración. Selecciona ilustradorxs, crea lettering e ilustraciones y maqueta la revista. Realiza también todos los materiales de promoción.

Por su parte, Jess escribe a posibles articulistas, selecciona el contenido, corrige los textos y, en ocasiones, traduce. También solemos escribir algún artículo nosotras mismas, pero está claro que la revista no existiría sin las personas que colaboran en ella.

Los fanzines conllevan un proceso algo diferente: elegimos un tema, lanzamos una convocatoria abierta y seleccionamos las mejores propuestas para su publicación.

En la descripción de lo que es Una Buena Barba, hablan del interés de difundir la cultura feminista y queer. ¿Qué tiene para ofrecerle el feminismo a la cultura queer y viceversa?

Como revista nos sentimos más queer que feministas: lo queer nos parece una versión más actualizada del feminismo que tiene en cuenta los diferentes tipos de opresión y cómo se entrecruzan y afectan a diferentes personas de diferente manera.

Pero no queremos olvidarnos de todas las mujeres que han luchado en nombre del feminismo a lo largo de la historia y por eso lo mantenemos como parte de nuestra ideología. Es decir, en nuestra opinión, el feminismo es la lucha por la liberación de la mujer y la teoría queer se cuestiona qué es una mujer.

¿Cuáles fueron los motivos decisivos que las llevaron a crear Una Buena Barba?

Somos profesionales del mundo del diseño gráfico y de la edición, así que se podría decir que la revista surgió de nuestra necesidad de militar en lo queer haciendo lo que más nos gusta y lo que mejor sabemos hacer cada una: respectivamente, el diseño y la ilustración y la edición.

Se puede ver que en Una Buena Barba lo queer es tratado desde una perspectiva muy visual y artística. ¿Por qué creen que la imagen es una parte central de la cultura queer?

No creemos que la imagen sea una parte central de la cultura queer, pero como decíamos,  hacemos hincapié en un activismo que utiliza los recursos que tenemos más cercanos y sobre los que mejor podemos actuar.

Como una de las directoras de Una Buena Barba es diseñadora gráfica e ilustradora, era evidente que la revista iba a tener un fuerte componente visual. Nos parecía también importante promover la cultura artística queer, incluyendo ilustraciones y portafolios de ilustradorxs queer o feministas de todo el mundo.

qué es ser queer
Ilustración hecha para el artículo del mismo nombre, publicado en el número 4 de 2012.

¿Por qué llamar a una revista “Una Buena Barba”? ¿Qué lugar tiene la barba en todo esto?

La barba es un marcador del sexo que, aun siendo tradicionalmente asociada con la heterosexualidad masculina normativa ha sido subvertida por drag kings, mujeres barbudas, “osos”…

Nos interesa especialmente la mujer barbuda ya que “queer” significa extraño en inglés y eso nos recuerda a los circos antiguos en los que se exhibían personas con alguna rareza que no les permitía encajar en la sociedad normativa.

Es también una referencia a este fragmento del folletín “Lo bello y lo sublime”, del filósofo alemán Immanuel Kant:

“El estudio trabajoso y la reflexión penosa, aunque una mujer fuese lejos en ello, borran los méritos peculiares de su sexo, y si bien la rareza de estas condiciones en su sexo las convierte en objeto de fría admiración, debilitan al mismo tiempo los encantos que les otorgan su fuerte imperio sobre el sexo opuesto. A una mujer con la cabeza llena de griego, como la señora Dacier, o que sostiene sobre mecánica discusiones fundamentales, como la marquesa de Chastelet, parece que no le hace falta más que una buena barba; con ella, su rostro daría más acabadamente la expresión de profundidad que pretenden.”

¿Quiénes leen Una Buena Barba? ¿Es una revista para personas queer?

Hacemos la revista que nos gustaría leer. Cuando te das cuenta de que no eres el público objetivo de ningún medio de comunicación, puedes echarte a llorar o puedes crear tu propia publicación cultural.

Nos parece fundamental la existencia de fanzines y revistas independientes que hablen alto y claro de lo que quieran, que sean reivindicativas y con las que la gente se pueda sentir identificada.

Recuerdo cuando cogí por primera vez una revista feminista, en mi adolescencia. Fue una experiencia absolutamente reveladora y transformadora. A mí siempre me había gustado mucho leer libros y revistas, pero las publicaciones que leía no me representaban.

Esta revista era diferente, y al leerla supe que quería ser como las mujeres que escribían en ella: inteligente, luchadora y graciosa. En otras revistas, los valores que se promovían eran más bien otros; la mayoría, enfocados a complacer a los demás.

En ese sentido nos dirigimos a un público feminista y conocedor de la lucha queer, porque sabemos lo que es tener hambre de representación y de cultura propia. Sin embargo también queremos acercar la cultura y la teoría queer a personas que no la conocen. Nos encantaría que nuestra revista incitase a la gente que no es activista a militar en lo queer de alguna manera.

Según afirman en alguno de sus números, Una Buena Barba pasó de ser una publicación digital a impresa. Esto parecería un proceso “a la inversa”, dado que la mayoría de medios se están desplazando de lo impreso a lo virtual ¿Que llevó al equipo editorial a tomar esta decisión?

qué es ser queer
El número 5 de Una Buena Barba estuvo dedicado al espacio.

Está claro que somos unas fetichistas del papel. Nos encanta el acto físico de hojear una revista, un fanzine o un libro.

Con los fanzines es algo más especial aún: las tiradas son bajas, los precios son baratos y hay contacto entre la persona que lo produce y la persona que lo lee, sea por carta, e-mail o directamente.

Ir a la imprenta y recoger una caja llena de revistas que has creado tú, es una sensación indescriptible. Desde el principio quisimos imprimir la revista, pero cuando empezamos no vivíamos en España sino en Inglaterra, así que hubiera sido demasiado difícil distribuir la revista desde allí.

El proceso de editar una revista, llevarla a imprenta, promocionarla y distribuirla o venderla personalmente es algo agotador pero también divertido. Conocemos bien las desventajas del papel y es cierto que publicar en digital nos salía prácticamente gratis, pero no nos importa porque no buscamos ganar dinero con esto.

De hecho, cada céntimo que ganamos lo utilizamos para imprimir el siguiente número. Sin embargo, no nos olvidamos de la gente que no se puede permitir comprar nuestras publicaciones o que vive lejos, así que todavía subimos los números de la revista y los fanzines a la red en PDF en cuanto se agotan físicamente.

¿Por qué hacer números temáticos por países o espacios geográficos? ¿Cambia la cultura queer dependiendo a su ubicación?

La cultura queer cambia de un país a otro forzosamente, ya que el contexto político y la historia también varía de país a país. Decidimos centrarnos en un país diferente en cada número para evitar centrarnos solo en Europa o en Estados Unidos: error en el que caen a menudo las publicaciones feministas.

También era una manera de descubrir nuevas culturas y países con cada número. Hemos aprendido muchísimo a lo largo de estos años gracias a eso. No tendría sentido que nos pusiésemos a opinar sobre un país que no es el nuestro sin saber, así que siempre investigamos a profundidad y procuramos contactar con personas del país en el cual se centra el número para que ilustre, escriba un artículo, o simplemente nos dé su opinión.

Miriam siempre elige a una persona del país elegido para ilustrar la portada (la única excepción es nuestro número sobre el espacio) e incluimos también una entrevista con ella para que nos hable de su visión de su país.

¿Ha tenido la cultura queer (o los movimientos, o las identidades queer) alguna incidencia en la movilización del 15M (o “las/los indignadas/os) en España? ¿Por qué hablan en uno de sus números de que, aunque la idea promovida de que “la lucha es para todos”, en realidad es para algunos sectores determinados de la sociedad?

Con esto, queríamos decir que la lucha de las mujeres y personas LGBTQI suele ser algo secundario para los movimientos sociales, o algo que directamente no existe.

Es común oír, por ejemplo, que la lucha no debería ser de las mujeres sino de las personas. Esto niega y suprime las diferencias entre las experiencias y las opresiones de cada persona debido a su raza, género, orientación sexual, clase socioeconómica, capacidad o aspecto físico y acaba centrándose nuevamente en los problemas del hombre blanco heterosexual.

qué es ser queer
Artículo sobre la “Liberación gorda” o “Fat Activism” publicado en el número 3, dedicado a Inglaterra.

Enlaces relacionados:

Especial “Queer con plastilina”
El hombre actual, su dolor, su barba

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here