Inicio A Fondo El Sofá de Canal Capital ¿en pausa?

El Sofá de Canal Capital ¿en pausa?

Género, diversidad sexual y cambio social.

Las denuncias hechas por un exfuncionario del programa El Sofá, despertaron dudas sobre cómo se eligen y vinculan a algunos de los contratistas de Canal Capital.

cómo manejó Hollman Morris Canal Capital
Daniel García y Daianny García, quienes hasta hace poco formaron parte del equipo del programa El Sofá de Canal Capital.

Desde el pasado 6 de noviembre, Daniel García, ex contratista de Canal Capital (canal público de Bogotá), ha venido publicando en su cuenta de Twitter mensajes que despertaron inquietudes sobre cómo se eligen y contratan a algunos funcionarios de dicho canal.

García se desempeñó durante cerca de siete meses como investigador y realizador del programa El Sofá, el cual se estrenó hace un año y medio con el propósito de visibilizar la política pública LGBT de la ciudad.

Según Canal Capital, se trata de un espacio de reflexión sobre los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI).

Entre las frases recientemente publicadas en Twitter por García están: “a la espera de que Canal Capital se digne pagarme las tres semanas de trabajo que me debe”, “Canal Capital Televisión Inhumana, hacen trabajar sin contrato y qué problema para que paguen” y “Canal Capital tendrá que responder a la Procuraduría General de la Nación por inconsistencia en pago a contratistas”.

Según Daianny García, quien hasta el pasado 8 de noviembre fue productora de este mismo espacio, las contrataciones laborales en dicho Canal se manejan mediante la figura  de contratistas o prestadores de servicios.

“Elaboran los contratos por determinado tiempo según el presupuesto y, una vez finalizan, son renovados si se considera pertinente. El tiempo máximo de contratación que conocí fue de un año. El mío fue de seis meses, de resto eran por un mes, dos, tres, en todo caso inferiores a seis meses”, asegura Daianny, quien ingresó al Canal en 2007 como practicante de la carrera de realización y producción de televisión.

A finales de agosto, Daniel García le manifestó a Tomás Chaves –director de El Sofá desde julio de 2013– que se acercaba la fecha de vencimiento de su contrato: 14 de septiembre. “Él me respondió que sería renovado”, afirma Daniel.

Con igual propósito buscó a Grace Monserrat, supervisora del contrato. “Ella me pidió que tuviera paciencia porque no se había llevado a cabo el comité de contratación para avalar los nuevos contratos”, asegura Daniel.

Sin embargo, después del 14 de septiembre, Daniel continuó cumpliendo con sus obligaciones laborales durante tres semanas más. Según explica, lo hizo por disposición de Tomás. “Seguí incluso, por decisión de él, presentando el programa, actividad que no estaba incluida ni en mi contrato ni en el de Daianny”.

Tres semanas sin contrato

Daniel cumplió con sus funciones en El Sofá hasta el lunes 7 de octubre cuando de camino al Canal, recibió una llamada de Grace Monserrat. Ella le solicitó que se abstuviera de seguir trabajando y de asistir al Canal porque aún no se había definido su situación laboral.

“Tanto Tomás como Grace tenían claro, desde días atrás, que no me renovarían el contrato y, aún así, permitieron que trabajara tres semanas más. Ahora lo que reclamo son los honorarios de esos días”, dice Daniel.

“Muestra de que Tomás sabía que yo no continuaría en el programa es que no aparecí en los créditos del nuevo cabezote que se grabó el domingo 8 de septiembre. Le solicité, vía WhatsApp, que me dijera si él ya había tomado la decisión de que no seguiría y él me respondió que eso no dependía solamente de él y que a él le gustaba trabajar sin presiones”, agrega Daniel.

cómo manejó Hollman Morris Canal Capital
Tomás Chaves, director de El Sofá de Canal Capital.

Sentiido contactó a Tomás Chaves para conocer su versión al respecto.

Él manifestó que no podía pronunciarse debido a que el proceso administrativo para responder al derecho de petición instaurado por Daniel García está en curso y que cualquier declaración podría viciarlo o complicarlo.  Explicó que el vocero del caso es Ricardo Roldán, secretario general de Canal Capital.

Según Roldán, Chaves no tenía conocimiento de que el contrato de Daniel no sería renovado debido a que no es la persona competente para  tratar ese tema. “No obstante, Chaves, mediante mensaje de chat, le recomendó que no trabajara sin contrato”, dice Roldán.

“Daniel García siguió desarrollando actividades a sabiendas de que su contrato había terminado. Incluso, en un correo electrónico afirmó que lo hacía voluntariamente. El grado de formación profesional del señor García, le daba elementos suficientes para saber que, una vez terminaba su contrato, finalizaba la prestación de sus servicios en Canal Capital”, explica Roldán.

Sin embargo, el 29 de octubre Daniel se reunió con Ricardo Roldán y Grace Monserrat, para intentar acordar una fecha de pago de sus honorarios. Ellos, explica Daniel, le dijeron que debía presentar una carta solicitando al Comité de Conciliación del Canal, si consideraba procedente la conciliación ante el procurador delegado.

“Ese mismo día la presenté y como pasaban los días y no me daban respuesta, el 12 de noviembre instauré un derecho de petición”, asegura.

Tampoco va más

Por otra parte, cuando se confirmó que Daniel no continuaría en el programa, Daianny García, quien se desempeñaba como productora, habló con Tomás para aclararle que, pese a que su contrato terminaba el 8 de noviembre, ella quería continuar en El Sofá. “Él me dijo que le gustaba mi trabajo”, explica Daianny.

No obstante, poco antes de que su contrato finalizara, Grace Monserrat, supervisora de su contrato, la llamó para informarle que su vinculación no sería renovada porque El Sofá entraría en una etapa de receso.

“Estuve dos días sentada en frente de la oficina de Hollman Morris, gerente de Canal Capital, esperando que me atendiera unos minutos. Finalmente lo hizo al final del segundo día. Allí me dijo que había recibido unos informes de Tomás Chaves sobre algunos problemas que estaban pasando en la producción de El Sofá”, señala Daianny.

Al salir de la oficina, Daianny llamó a Tomás para comentarle lo sucedido, quien una vez más le reiteró que estaba a gusto con su trabajo. Sin embargo, al día siguiente reconoció que sí había pasado esos informes y que no quería que ella continuara en el programa.

Según Ricardo Roldán, la salida de Daianny del Canal obedece a que los proyectos de televisión son dinámicos. “Estas son decisiones que pueden tomarse con el fin de renovarlos”, enfatiza.

Por su parte, Daniel García publicó en su cuenta de Twitter que Tomás Chaves llegó a la dirección de El Sofá por “rosca”.  Señaló que Chaves es dueño de una de las salas de edición del Canal y dijo: “preocupa que los recursos públicos no sean bien administrados, Canal Capital TV pública, no TV de roscas”.

En entrevista con Sentiido, también recordó que Tomás es hermano del actor Manuel José Chaves, uno de los protagonistas de la serie “Crónicas de un sueño” emitida por Canal Capital.

Daniel manifestó que son muchas las personas que deben trabajar gratis para el Canal debido a que, cuando finalizan los contratos, el funcionario debe hacer un trámite para su renovación y, mientras éste es aprobado, pueden pasar una o dos semanas que no son remuneradas.

¿Siempre pasa?

“Cuando llevaba trabajando dos semanas sin contrato le comenté a Tomás la situación y su respuesta fue: ‘yo trabajé un mes gratis, eso siempre pasa en las entidades públicas’”, dice Daniel.

Sin embargo, según Roldán, en el caso de Daniel García, el Canal fue asaltado en su buena fe. “Con el argumento de prestar una colaboración voluntaria, el contratista desarrolló actividades teniendo conocimiento de la terminación del plazo de su contrato”, asegura.

Otro de los señalamientos de Daniel García ha sido el presunto desconocimiento de Tomás Chaves sobre los temas de diversidad sexual y de género, eje central del programa El Sofá. En uno de sus tuits escribió: “Incompetencia dirigir un espacio del cual no se tiene el más mínimo conocimiento”.

Para Daniel, aunque no necesariamente las personas que realizan un programa como El Sofá deban ser LGBT, sí es fundamental que conozcan del tema.

“El hecho de que Tomás Chaves sea heterosexual no le impide dirigir El Sofá, el problema es que no tiene ningún conocimiento sobre diversidad sexual y de géneros. Adicionalmente, es una persona de chistes sexistas y machistas”, afirma.

Desde el principio esto causó tanta inconformidad en el equipo de trabajo que Daianny le manifestó la situación a Hollman Morris. “Le dije que estaba preocupada por el futuro de El Sofá porque Tomás no manejaba el tema LGBT, pero Hollman me advirtió que esa era su decisión”, señala Daianny.

Según Roldán, Tomás tiene amplia trayectoria en producción y realización de contenidos audiovisuales. “Su experiencia como documentalista reúne trabajos en defensa de derechos humanos, lo cual da cuenta de su idoneidad para aportar a la línea del Canal”, asegura.

Aunque el secretario de Canal Capital negó las acusaciones de Daniel García, preocupa que, en caso de ser ciertas, en un Canal público se contraten funcionarios según su cercanía con la gerencia. También inquieta el hecho de que, presuntamente, algunas personas trabajen sin remuneración mientras sus contratos son renovados.

Sería lamentable que un Canal que se anuncia como una televisión más humana, incluyente y defensora de derechos humanos, no garantice la estabilidad laboral de sus funcionarios ni la idoneidad profesional de las personas que contrata.

Sin embargo, no deja de llamar la atención que solamente hasta después de ser ratificado que no continuaría en el Canal, Daniel García haya decidido hacer públicas algunas posibles irregularidades de dicha entidad.

¿Qué habría pasado si su contrato hubiera sido renovado? ¿De igual manera habría señalado que Tomás Chaves era una persona incompetente para dirigir El Sofá y que ocupa este cargo por ser cercano a Hollman Morris? ¿Habría denunciado, vía Twitter, que no solamente él sino otras personas del Canal trabajan sin remuneración mientras sus contratos son renovados?

Daniel, incluso, “retuiteó” el 15 de noviembre un mensaje en el que Clara Lucía Sandoval, concejal de Bogotá y abierta opositora a que las personas LGBT tengan igualdad de derechos, que decía:

Es evidente que Sandoval aprovechó la situación de Daniel García para atacar una administración distrital que, independiente de las críticas que reciba, ha enviado mensajes contundentes en favor de la igualdad de derechos de las personas LGBT.

Está claro que dicha concejal usó este caso para señalar a un Canal que ha sido blanco de críticas por parte de funcionarios como ella y de su colega Marco Fidel Ramírez, precisamente por tener en su parrilla programas como El Sofá.

Lo cierto, según Roldán, es que por ahora no se ha pensado en retirar El Sofá de la programación del Canal.

Nota: Sentiido contactó a Hollman Morris, gerente de Canal Capital, para conocer su posición al respecto. Su asistente, Carolina Moreno, respondió que él no está encargado de dar declaraciones sobre el tema sino solamente Ricardo Roldán, secretario general del Canal.

1 Comentario

  1. Es una pena que este tipo de hechos terminen apoyando los argumentos discriminatorios de los opositores de la política LGBT, de Canal Capital y de la administración distrital; faltó cautela

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here