Inicio Blogs Frau Diamanda, una artista torcida

Frau Diamanda, una artista torcida

Elijo ser Chiki para hablar recio a los poderosos. También, porque soy chik. Soy una cuarentona sexy que tiene barba. |La opinión de los colaboradores es personal y no compromete a Sentiido ni a institución alguna|

La Chiki se estrena en el mundo de las entrevistas. En esta ocasión conversó con La Frau, artista peruana que explora la cultura, los géneros, la pornografía y la estética queer desde hace más de 15 años. 

arte queer
Imagen tomada de la Fan Page de Facebook de Frau Diamanda.

Héctor Acuña es Frau Diamanda. Es escritor/traductor, artista visual autodidacta, drag performer, curador independiente, promotor cultural, Dj visagista. Frau Diamanda es una artista peruana, exdiva NewWave, callejera y pública. Empezó hace quince años con sus intervenciones basadas en el cuerpo travesti y drag.

Conversé con La Frau a principios de noviembre de 2014 y esto me permite compartirles algo de su mundo y de su historia.

La Chiki: Hagamos un breve recuento de lo que ha pasado en tus 15 años de vida artística.

La Frau: Todo ha sido un proceso de experimentación pura. Yo no he pasado por ninguna facultad de bellas artes para empezar a teorizar sobre lo que significa hacer arte. Y es interesante también, cómo a partir de invasiones en la realidad, en lo cotidiano, se puede empezar a generar propuestas a partir de un cuerpo trans, un cuerpo cuir y de un pensamiento político de disidencia sexual, y todas las formas y estrategias que se pueden diseñar. Esto me ha permitido empezar a trabajar sobre diversas plataformas por medio de la escena NewWave, la calle, la música experimental electrónica, la galería de arte, el museo y el circuito académico.

Eso quiere decir que iniciaste haciendo intervención en la calle, en el espacio público…

Empecé en la plataforma NewWave, que son básicamente clubes en donde la gente va vestida de negro y escucha música ochentera. Yo era parte de la movida junto con Giuseppe Campuzano (que en paz descanse la loca), éramos newwavers. Giuseppe fue parte importante porque ya tenía cierto tiempo en ese escenario y cuando llegué nos hicimos amigas y creamos una movida juntas.

De esa época, ¿cómo empiezas a dar el salto a otros ámbitos y llegar a lo que eres ahora?

Éramos una troupe de maricas locas: Eduardo Bermejo, Giuseppe y yo, y como que todo fue yendo sobre la marcha. Éramos las más atrevidas de estas fiestas; éramos las que más experimentábamos con la sexualidad expuesta y eso nos dio pie para empezar a mostrarnos con conchudez, descaro y terquedad. Eso también tenía que ver con una cuestión muy narcisista con el lukearse, el verse bien… pero a la vez también leíamos mucho, íbamos mucho al cineclub y nos interesaban las estéticas torcidas: Almodóvar o Manuel Puig. Teníamos muchos intereses en común y empezamos a desarrollar una tendencia hacia lo torcido; en esa época no sabíamos siquiera lo que era ser cuir ni mucho menos.

Quiero ser la próxima chica Almodóvar. Video de Frau Diamanda (2012).

Empezamos desde lo más narcisista y primario que es el travestismo puro y, a partir de eso, fuimos la transformación corporal, la transformación estética, que dio lugar a la transformación de mentalidad y de pensamiento.

Dentro de esa transformación de las mentalidades, ¿cuál consideras que es el cambio más importante?

Giuseppe fue el primero que empezó a generar cosas; a escribir, a realizar intervenciones y conseguimos amigos artistas y empezamos a visitar las galerías de arte y a intervenirlas con nuestra presencia. En ese tiempo todo era mucho más experimental, radical y la estética se iba formando sobre la marcha y era muy divertido, íbamos a hacer escándalo, no había ningún concepto.

Claro, me pregunto también cómo caía en los 90 esta intervención de locas en una ciudad como Lima.

Hay una cuestión muy interesante en ese sentido. De algún modo siempre hemos estado, aunque me moleste decirlo, en un entorno privilegiado. Una subcultura de clase media limeña; las maricas estudiando en universidades privadas con amiguitos artistas que han pasado por facultades caras. Entonces, como que de alguna manera es una burbuja que nos ha protegido y nos ha dado esa cabida; a regañadientes, pero estuvimos en un estatus de privilegio en todo caso. Ahora lo analizo y me parece bastante complejo.

Y entonces en el contexto actual, ¿cómo y dónde sobrevive Frau Diamanda: sigues en una élite académica y artística en donde es más cómodo o hay una propuesta que se vuelve contestataria?

Manejo las dos cosas; en estos quince años he aprendido a manejar mi imagen y a sacarle provecho; es decir, yo no tengo ningún problema en vender mi trabajo, vender mi imagen como drag o como creadora o vestuarista o maquilladora o traductora. Incluso gano mucho más haciendo un show travesti que traduciendo cien mil páginas…

Entonces no tengo problema al compaginar las dos cosas: puedo estar en una súper fiesta electrónica, pelando el diente a la gente, de anfitriona, tomando champan y me están pagando muy bien, y este dinero lo destino para mis propuestas más radicales. En ese sentido hay una complementación en ambos casos, pero siempre tiro para el lado más radical.

En otro aspecto, he tenido la suerte de trabajar con gente que entiende mi propuesta e incluso consume mi trabajo. La propuesta estética es bastante fuerte: sado-maso, cuir, fetish, postporno o porno; en realidad tengo una estética y la gente que me contrata ya sabe a lo que va.

Me llama la atención que eras cuir cuando aún no se usaba ese término y seguro eras postporno también antes de que eso se pusiera de moda. ¿Cómo te sientes al ver que el entorno construye una onda que tú ya tenías?

Todo proviene de una formación básica. Mi lineamiento estético visual proviene del videoclip de los ochentas; entonces, si me gustaba Madonna, The Cure, Cindy Lauper, ya de por sí ellos manejaban una estética cuir. En los 80 y 90 nadie se asumía como cuir pero ahí estaba la estética en lo postpunk, con los pelos parados, el maquillaje, la exposición, la sobresexualidad… También me baso en la pornografía porque siempre he consumido pornografía, desde muy joven y la pornografía me da esa visualidad, ese gusto por la estética sadomaso y el desborde sexual; entonces, todo ha sido como muy lógico, se ha compaginado.

Ya después del año 95 accedimos a la teoría con Giuseppe; con lecturas que tenían que ver con el género y con las luchas y activismos.

Elektrik, Pink, Punk Video Arte: Frau Diamanda y Abel Kavanagh (2003):

Después del recorrido que describes, ¿cómo te sientes en este entorno de la circulación del arte en galerías y en el mundo académico?

No ha sido fácil para una travesti. Hay muchas cuestiones que he tenido que vencer, empezando por las tensiones en la propia familia y luego también el circuito de la calle y todos los ambientes elitistas de Lima que es una ciudad clasista, racista, homofóbica. Inmiscuirme en estas plataformas ha sido complejo pero siempre he sido muy conchuda y he llegado siempre con la cara pelada y he hecho propuestas y creo que también esa actitud ha hecho que la gente quiera colaborar conmigo.

Empezar a integrar estos ambientes y circuitos me dio pie para empezar a proponer mis proyectos siempre ligados al cuerpo travesti, a las cosas pilosas, al peligro; entonces siempre he tenido claro lo que quería y he hecho lo que se me ha dado la gana.

Pornopoder para festival on line Open Borders UCLA USA: 

Hay una dimensión política en esto. ¿Cómo explotas ese lado?

En los 90 éramos muy jóvenes y no teníamos una actitud ligada a lo político, pero ya estábamos haciendo política al transgredir el cuerpo. Y me empiezo a dar cuenta de que hacer política no significa estar adscrita a un partido o ideología ni compartir las ideas de gente que es arrastrada como borregos, sino que es a partir de mi decisión de mostrar el cuerpo travesti donde empiezo a generar este cuestionamiento, primero sobre el propio cuerpo y ampliar a un cuestionamiento social.

“A la Dietrich” por Angie Bonino:

¿Cuáles son tus nuevos proyectos?

El nuevo proyecto que es mi Portafolio Itinerante, que permite mostrar una genealogía propia, una historicidad marica. El portafolio es la colección de mi registro, de todo el material audiovisual que he estado guardando y coleccionando durante estos años.

El Estigma y la Mártir performance:

Tengo un proyecto anterior que se llama FrauVideografía y está totalmente accesible en YouTube; a partir de allí, fui creando el portafolio. El legado ya está listo.

Aparte del portafolio manejo un festival de videoarte postporno; con una recopilación de artistas de diferentes países; ese festival se llama Pornífero y desde allí, entre varias, se genera una movida de propuestas de crítica social y política. Con estas personas hacemos mucho intercambio. Es muy interesante ser partícipe de esto.

Este festival también tiene el formato itinerante y se ha movido por muchos lados. Es lo que la tecnología me da. Es muy importante la colaboración que se hace posible gracias a las redes sociales. Porque me interesa implantar y hacer visible este movimiento en este país.

Video: Suktion 014

Enlaces relacionados:

Adiós a la Giuseppe.
“Escribí para activistas marimachas, teóricas perras y divas de la academia”.
Especial queer con plastilina.
“Soy travestí porque así nací”.
Travesti, transexual, transgénero… Algunas definiciones útiles.