Inicio A Fondo “La muerte de Sergio Urrego nos deja muchas enseñanzas”

“La muerte de Sergio Urrego nos deja muchas enseñanzas”

Género, diversidad sexual y cambio social.

En el acto público de desagravio en memoria de Sergio Urrego, el rector del Gimnasio Castillo Campestre reconoció que las instituciones educativas no deben ser escenarios para reproducir prejuicios sino para superarlos. Aún queda camino por recorrer. 

leyes contra el bullying escolar
Alba Reyes, la mamá de Sergio Urrego, recibiendo el acta de grado de su hijo durante el evento público de desagravio que tuvo lugar en las instalaciones del Gimnasio Castillo Campestre.

Las directivas del Gimnasio Castillo Campestre cumplieron con lo estipulado en la Sentencia C-478 de 2015 de la Corte Constitucional de Colombia. Guillermo Camacho, rector de esta institución educativa, encabezó el 11 de noviembre a las 11:30 de la mañana, el acto público de desagravio en memoria de Sergio Urrego.

El evento incluyó su grado póstumo y un reconocimiento a su proyecto de vida. La Corte consideró que así debía ser porque las directivas del colegio vulneraron sus derechos al libre desarrollo de la personalidad, a la dignidad y a la igualdad.

“Violaron los derechos fundamentales al debido proceso, al buen nombre y a la igualdad de Alba Lucía Reyes y de su hijo Sergio Urrego, al adelantar un proceso disciplinario por el supuesto incumplimiento del manual de convivencia” dice la sentencia.

La Corte se refiere al hecho de que Mauricio Ospina, profesor de Educación Física del colegio, decomisó el celular de una estudiante en el que había una foto en donde Sergio y su pareja, Danilo, compañero de curso, se daban un beso.

Según las directivas de la institución, el manual de convivencia prohibía “las manifestaciones de amor obscenas, grotescas o vulgares”. Y para ellas, el beso entre Sergio y su novio clasificaba como “obsceno”, aunque no sucedía igual si este gesto tenía lugar entre personas de distinto sexo.

Por tanto, les exigieron a Sergio y a Danilo contarles a sus papás que tenían una relación. Adicionalmente, le pidieron a Sergio salirse a diario de clases para ir a la oficina de psicología a hablar de su orientación sexual.

La persecución llegó al punto de elaborar una demanda penal contra Sergio, argumentando acoso sexual hacia su pareja.

Según Alba Reyes, la mamá de Sergio, la investigación demostró que las directivas les pidieron a los papás de Danilo interponer la demanda a cambio de que él pudiera continuar en la institución.

“En ningún momento la rectora, Amanda Azucena Castillo, reparó en el hecho de que la relación entre los dos adolescentes de 16 años era consentida”, señaló la Corte.

Un proceso desproporcionado

Sin embargo, el colegio llegó incluso a denunciar a Alba Reyes en una comisaría de familia por presunto abandono de hogar, argumentando que su hijo pasaba la mayor parte del tiempo con su abuela.

Según Alba, todo esto demuestra que el proceso disciplinario que se adelantó contra su hijo por un beso dado a su compañero sentimental fue desproporcionado, discriminatorio y sesgado.

De hecho, ella ha manifestado que el acoso de las directivas iba más allá de su orientación sexual. Definirse como bisexual fue la excusa que encontraron para “cobrarle” las denuncias que Sergio hacía sobre irregularidades que tenían lugar en el colegio.

Por ejemplo, en diciembre de 2013, en una reunión de padres de familia, Sergio intervino para decir que Amanda Azucena Castillo, le había encargado las chaquetas de su promoción (2014) a un familiar de ella, a pesar de que resultaban más costosas que otras cotizaciones presentadas.

A esto se sumaba el hecho de que el Gimnasio Castillo Campestre es de filosofía católica y Sergio se declaraba ateo.

leyes contra el bullying escolar
Alba Reyes, la mamá de Sergio Urrego, y Guillermo Camacho, rector del Gimnasio Castillo Campestre

Según la Corte, el trato hacia él se convirtió en una forma de acoso escolar que pudo haber influido en su decisión de quitarse la vida el lunes 4 de agosto de 2014.

Además, la sentencia señala que después de su muerte, el colegio incurrió en la violación de su derecho al buen nombre e intimidad, al realizar declaraciones públicas acerca de su proyecto de vida y de la estabilidad de su núcleo familiar.

Esto, debido a que justo el día en que se conmemoraba un año de la muerte de Sergio, Amanda Azucena Castillo expresó en varios medios de comunicación frases como: “la causa del suicidio de Sergio fue el abandono en su hogar”.

De acuerdo con lo ordenado en la sentencia de la Corte, durante el acto público de desagravio estuvo presente el Ministerio de Educación como una forma de asumir un compromiso público contra el hostigamiento escolar y la promoción del respeto por la diversidad sexual en los espacios educativos.

Víctor Saavedra, viceministro de educación preescolar, básica y media, aseguró que la muerte de Sergio puede cambiar al país. “Este caso nos sacudió y nos recordó que la discriminación no puede formar parte de una sociedad que pretende construir una paz sostenible”.

Los compromisos del Ministerio

Por esto, dijo Saavedra, el Ministerio de Educación, en representación del Gobierno nacional, asume los siguientes compromisos:

  • Consolidar y ejecutar las acciones necesarias para fortalecer el sistema nacional de convivencia escolar, creado a través de la Ley 1620 de 2013.
  • Trabajar por la no repetición de estos hechos en los establecimientos educativos mediante la educación en competencias ciudadanas de respeto por la diversidad.
  • Convocar y fortalecer el comité nacional de convivencia escolar.
  • Enseñar y desarrollar, en coordinación con los demás miembros del comité nacional, un plan de acción para los 65 municipios del país donde existen mayores violaciones de los derechos sexuales y reproductivos.
  • Liderar la creación del sistema unificado de información de convivencia escolar.
  • Fortalecer el programa de educación sexual y construcción de ciudadanía del Ministerio de Educación.

En efecto, para atender el déficit de protección que enfrentan las víctimas de acoso escolar, la Corte le solicitó al Ministerio de Educación implementar mecanismos de detección temprana, acción oportuna, acompañamiento y seguimiento a casos de acoso escolar.

En su intervención, Guillermo Camacho, rector del colegio, dijo que aunque la sentencia de la Corte obligó a que dicho evento tuviera lugar en las instalaciones del colegio, “las ganas de paz, de reconciliación y de perdón de un país que quiere la paz, hacen que este acto también tenga lugar en los corazones de sus profesores, padres de familia, trabajadores y amigos”.

“Hoy sabemos que esta amarga experiencia nos tiene que marcar un rumbo de reconciliación y paz, el mismo en el que está inmerso Colombia” dijo el rector.

Camacho afirmó que la decisión de Sergio les ayudará a mejorar. “Nos cambiará la vida. Muchos jóvenes se suicidan en Colombia y tenemos que poner más atención, esfuerzo y amor para evitar que esto suceda”.

“La dolorosa partida de Sergio nos deja una enseñanza: las instituciones educativas tenemos el deber de respetar los mandatos de la Constitución de Colombia que protegen la orientación sexual y la identidad de género. Las aulas no deben ser escenarios para reproducir prejuicios sino para superarlos”.

El rector cerró su intervención señalando que la muerte de Sergio salvará la vida de muchos niños. “Siempre será el momento apropiado para hacer lo correcto y lo correcto es realizar este acto de reconciliación y paz”. También destacó que Sergio obtuvo 370 puntos en las pruebas del ICFES, el décimo puesto a nivel nacional.

El cambio apenas empieza

Alba Reyes, por su parte, aseguró que es gratificante estar en el grado póstumo de su hijo y en la reparación a su buen nombre. “Pero este homenaje debe ir más allá: hoy estamos acá con la esperanza de dar pequeños pasos para avanzar por un sendero que nos lleve a la verdadera paz”.

“Sergio se negó a vivir en una sociedad donde no es posible escoger ni vivir libremente. Todos tenemos el reto de garantizar un ámbito escolar seguro y feliz que respete la diversidad. Empezar es la primera tarea”.

Para Marcela Sánchez, directora de la ONG Colombia Diversa, la discriminación no termina con la sentencia de la Corte Constitucional ni con un acto de reparación y memoria.

“Queda mucho por hacer para que no vuelvan a repetirse hechos tan dolorosos como este, para tener conciencia de que el acoso escolar es un problema y de que no está bien discriminar a una persona por su orientación sexual o identidad de género. Sergio dejó un gran mandato”.

En el acto de desagravio también estuvieron presentes integrantes de la Unión Libertaria de Estudiantes (ULE), a la que Segio perteneció, para exaltar su memoria y celebrar su legado.

Adicionalmente, la Corte ordenó instalar una placa en las instalaciones del colegio con el fin de honrar la memoria de Sergio y de recordar que los espacios educativos deben promover el respeto y la pluralidad.

La placa dice: “una educación ética es el único mecanismo para obtener la perfección, destino último de los ciudadanos. La misma solo es posible si enseñamos en la diferencia, la pluralidad y el imperativo absoluto de respetar a los demás. En memoria de Sergio David Urrego Reyes (1997 – 2014)”.

Enlaces relacionados: 

Un año después, Sergio Urrego vive
Yo también fui Sergio Urrego
Sergio Urrego, su cumpleaños número 17 y su grado póstumo
La guía que hizo falta en el colegio de Sergio Urrego
Un marco legal contra el bullying
El colegio de Sergio Urrego, reflejo de la sociedad
A pesar de la muerte de Sergio Urrego

Comentarios

Comentarios

Powered by Facebook Comments