Inicio A Fondo Orgullosamente feministas

Orgullosamente feministas

Género, diversidad sexual y cambio social.

Matilde De Los Milagros Londoño

28 años y una de las editoras del sello de libros de El Malpensante. Formó parte del colectivo feminista Estereotipas.

Fotos: @andresgofoto de @goteam.media

mujeres Orgullosamente feministas
“El feminismo les permite a las mujeres ser quienes quieran con y sin maquillaje, con o sin pelos, con o sin hijos y con el peso que tengan. Es el camino hacia la libertad”.

“Es muy fácil decir ‘feminazis’ para evadir la responsabilidad que se tiene en el machismo, el sexismo y los sistemas de opresión.

Matilde nació en Manizales pero desde hace muchos años vive en Bogotá donde estudió Literatura y Periodismo en la Universidad Javeriana.

Los últimos cuatro años de su vida los pasó en Nueva York (Estados Unidos) en donde se graduó de Literatura y Escritura Creativa en The New School. Durante un año trabajó en TED (Talks) en Manhattan y hace unos meses regresó a Bogotá.

Su primer encuentro con el feminismo fue en Nueva York donde la diversidad es parte de la cotidianidad. Tenía compañeros LGBT y de diferentes etnias y procedencias y Matilde empezó a notar que ellos escribían mucho sobre esos temas.

Al principio no entendía por qué lo hacían, pero con el tiempo descubrió que ella, por los privilegios que tenía, no necesitaba abordarlos. Finalmente nunca ha tenido dificultades económicas, es una mujer cisgénero, heterosexual y blanca. (Ver: ¿Cis qué?).

Ni siquiera pasó por los obstáculos que normalmente enfrentan las personas latinas en Estados Unidos. Había vivido en un mundo con muchas facilidades que, sin darse cuenta, habían ocultado las dificultades de otros.

Esos privilegios habían hecho que, en principio, Matilde viera las historias de sus compañeros como repetitivas hasta que entendió que esas diferencias eran la causa de discriminación y opresión de muchos de ellos.

Más adelante, en una compañía en la que trabajó, vivió una situación de acoso sexual. Contactó a la columnista Catalina Ruiz-Navarro para que le sugiriera cómo manejar la situación.

Ella la aconsejó y de pasó la invitó a aplicar como practicante de Estereotipas, colectivo feminista del que Ruiz-Navarro fue cofundadora. Más adelante Matilde entró a formar parte de ese proyecto que, aunque ya se acabó, le cambió la vida.

“Le tengo miedo a ser cómplice de injusticias. Cuando soy consciente de ellas, no puedo quedarme callada”.

De ahí en adelante entró de lleno al feminismo. Y una vez entendió el tema, no hubo vuelta atrás. Antes de regresar a Colombia esa nueva realidad la asustó porque rápidamente se dio cuenta de que podría representarle perder amigos.

Matilde tiene muy claro que el feminismo no hace las cosas más fáciles, pero sí permite la posibilidad de que las mujeres puedan ser quienes quieran con y sin maquillaje, con o sin pelos, con o sin hijos y con el peso que tengan. Es el camino hacia la libertad.

mujeres Orgullosamente feministas1. ¿Por qué cree que tantas personas no se identifican como feministas?

Decir que uno es feminista cierra puertas. Eso es triste. Pero hay que asumir esa identidad con tranquilidad y con la certeza de lo que implica. Cuando yo digo “soy feminista” y la gente me conoce, esa puerta no se cierra porque ven que no hay nada que temer.

“muchas personas no se identifican como feministas por los prejuicios que existen alrededor de esta palabra”.

Es una lástima que tantas personas eviten apropiarse del término y de su significado y se pierdan de la oportunidad de darle un vuelco a lo negativo que existe en el imaginario colectivo.

Lo primero es entender que no hay un solo feminismo, que el mundo es diverso y eso es justamente lo bonito. ¿Por qué cerrarles las puertas a testimonios y opiniones que solamente aportan?

2. ¿Cómo responde a la frase “el feminismo promueve una guerra de sexos”?

Son comentarios desinformados y una manera facilista de liberarse de asumir ciertas responsabilidades con quienes han sido víctimas de discriminación. Es una forma de intentar silenciar a las mujeres y a quienes ponemos la discusión sobre la mesa.

Es muy fácil decir “las feministas son feminazis” para no tener que aceptar que somos machistas, sexistas y que hemos sacado provecho de los sistemas de opresión.

“No hay nada más fácil que señalar y descalificar en vez de argumentar”.

Ser intolerante a esos comentarios cierra conversaciones que si yo fuera más paciente podría tener, pero yo no defiendo la discriminación. Estas frases son una salida facilista para señalar, descalificar y decir “con ustedes no se puede hablar“, en vez de asumir la discusión de fondo.

3. ¿Desde qué orilla contribuye a la equidad de género?

Las redes sociales son poderosas. Yo trato de hacer activismo responsable a través de ellas. Ahora, cuando alguien me conoce, entre lo primero que le digo es que soy feminista y me resulta inevitable no tener un enfoque de género en todo lo que hago.

En El Malpensante, donde trabajo, somos cinco mujeres en el equipo editorial. Todas feministas lo que de alguna manera marca una pauta en nuestro trabajo. Nunca nos vamos a creer el cuento de “no hay tantas mujeres escritoras o no hay muchas mujeres artistas“. Esa es una excusa para no buscar.

4. ¿Cómo responde a la crítica “el feminismo coarta la libertad de expresión porque ya no se puede decir nada”?

Lo “políticamente correcto” se ha convertido en una estrategia para disfrazar el respeto que todas las personas merecen. Yo no soy “políticamente correcta” por no hacer chistes machistas, simplemente soy consciente de la realidad de los demás y de que el machismo y el sexismo terminan en violencia y muertes.

Me parecen irresponsables quienes creen que es más importante poder decir lo que se les dé la gana sin importar las consecuencias de sus palabras.

mujeres Orgullosamente feministas5. ¿Cuáles son los retos del feminismo en Colombia?

Lo más importante es que la gente esté dispuesta a escuchar lo que tenemos para decir. Es clave que las mujeres nos oigan, pero los hombres aún más.

“Uno de los retos es de comunicación. Y no solo de las feministas. O ¿de cuándo acá se volvió nuestra responsabilidad enseñar del tema?

Una de las estrategias es decirles a los hombres “esa mujer a la que maltratan podría ser tu hermana o tu hija“, pero a mí eso me molesta porque no se trata de buscar la manera de mostrarles que la violencia de género también los afecta, el simple hecho de que quien la viva sea un ser humano es suficiente para que el tema nos importe a todos.

6. ¿Cómo lograr que el feminismo aumente su impacto?

Una estrategia es acudir a la cultura pop, a su lenguaje y a ejemplos y lenguajes de cine, televisión, literatura, entretenimiento y política para explicar y divulgar los conceptos clave del feminismo. Es importante que el tema resulte atractivo. El feminismo debe ponerse de moda, pero entendiendo su significado y propósito.

7. ¿Cómo han contribuido las nuevas tecnologías en el feminismo?

Nos permiten tener más mecanismos de difusión, pero también les ofrece la misma facilidad a quienes están presionando desde el otro lado como los supuestos defensores de la “libertad de expresión” que en realidad quieren defender el irrespeto.

Así como Donald Trump tiene una cuenta de Twitter para decir lo que quiera, nosotras también. En ese sentido, es un arma de doble filo, pero que se puede aprovechar muy bien para hacernos oír.

8. ¿Pueden los hombres ser feministas?

Me molesta cuando un hombre dice que es feminista y a duras penas se ha leído un artículo sobre el tema o piensa que estar de acuerdo con que exista igualdad es suficiente para identificarse de esta manera.

Llamarse “feminista” implica cambios en el día a día y en la forma de ver el mundo. Yo también tuve que pasar por ahí y tuve que esforzarme para cambiar mis hábitos, entonces que los hombres lo digan con tanta tranquilidad pero que en su cotidianidad tengan comentarios o prácticas en contravía de la igualdad es desesperanzador.

Si realmente son feministas deben aprender del tema, tener datos en su cabeza y defender los postulados feministas cuando llega el amigo a mostrarles la foto privada de la mujer con la que se acostó. Puede haber hombres feministas, pero les toma trabajo llegar a serlo realmente.

Enlaces relacionados:

Es feminismo: no humanismo ni “igualismo”
Feminismo: de dónde viene y para dónde va
Feminismo en Colombia: una historia de triunfos y tensiones
Feminismos innovadores
Hombres ¿feministas?
8 miradas al discurso de Emma Watson
Más voces se suman contra la violencia de género

Agresiones con agentes químicos ¿violencia de género?
Ataques con ácidos y el machismo de cada día
La convivencia pacífica con el machismo
Yo, el feminista
“Le agradezco a mi mamá que no me obligó a ser una nenita”
90-60-90 suman 240